0

May renueva su gobierno para intentar recuperar aire político

Golpeada tras varios pasos en falso y en medio de la tensa negociación por el Brexit, hizo el mayor cambio desde que asumió
Silvia Pisani
0
9 de enero de 2018  

May, con su nuevo equipo, en la puerta de Downing Street
May, con su nuevo equipo, en la puerta de Downing Street Crédito: Daniel Leal-Oliva / AFP

MADRID.- Necesitada de revitalizar el gobierno después de medio año signado por los reveses y las derrotas, la primera ministra británica, Theresa May , comenzó la más profunda reforma de su equipo desde que llegó al poder, en julio de 2016.

Lo más importante es la designación del exministro para Europa David Lidington, como su nueva "mano derecha", en reemplazo del renunciado Damian Green, que se vio forzado a renunciar en medio de un escándalo de pornografía.

Tan significativo como la elección del nuevo primer secretario de Estado, es que la debilitada primera ministra decidió no modificar las funciones y los nombres de sus ministros claves. Al menos, hasta ahora.

El nuevo equipo será el que la acompañe en los nuevos tramos de negociación del Brexit, tal como se denomina a la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE), que empiezan en los próximos días.

El primero, en este mismo mes, para acordar los términos del llamado "período de transición" hasta que se consume la salida de Gran Bretaña. El segundo, a partir de marzo, para dar forma a la "futura relación" entre Londres y Bruselas.

Lo más significativo de la reforma es lo que no ocurrió. Se mantienen en su lugar los cuatro cargos más significativos de su gestión.

El ministro de Relaciones Exteriores, el ambicioso Boris Johnson, sigue en su despacho y David Davies en el de superministro negociador del Brexit. Eso, como señal a quienes esperan una salida "dura".

Del otro lado, como señal para quienes esperan una salida "blanda", se mantienen Phillips Hammond como secretario del Tesoro y Amber Rudd como secretaria de Interior.

El cambio que sí venía cantado era la necesidad de reemplazar a Green, que tuvo que renunciar luego de comprobarse que había mentido en un escándalo con imágenes pornográficas encontradas en una de sus computadoras.

La elección del sustituto cayó en Lidington, de 61 años, un experimentado conservador que llegó al Parlamento en 1992, con dominio de temas europeos y de defensa, conocido por su afición a la historia. Al extremo que para muchos es un rostro popular por haber participado y llegado a la final en certámenes televisivos de cultura general.

"No soy alguien que abandone. Estoy aquí para el largo plazo", dijo May anoche, al descartar la posibilidad de llamar a elecciones anticipadas y poner pecho al difícil momento.

La conservadora viene de ocho meses espantosos. En junio pasado perdió la mayoría propia en el Parlamento y quedó atada a su frágil alianza con el ultraconservador Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte.

Eso fue un palazo al que siguieron otros. El más significativo, hace pocas semanas, cuando una rebelión dentro de su propio partido permitió aprobar una ley que somete al voto del Parlamento todo acuerdo con el Brexit.

Ese revés disparó otro de los cambios. El hasta ahora secretario de Inmigración, Brandon Lewis, sustituirá a Patrick Mc Loughlin, a quien se considera responsable de ese duro revés, al frente del partido conservador.

Todo apunta a que la reestructuración podría seguir en las próximas horas con cargos que tienen que ver más con política interna y con un intento de May por recuperar el humor de los británicos en su favor. Algo que no parece sencillo.

En forma paralela, se concretó la renuncia del secretario de Estado para Irlanda del Norte, James Brokenshire, sobre cuya espalda pesaron los siempre frágiles acuerdos con el DUP.

De fondo hay una creciente incertidumbre sobre el futuro del Brexit, ante crecientes manifestaciones de duda por parte de dirigentes políticos y de la sociedad civil.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.