Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lucas Pratto, el pase más alto de la historia de River para complacer a Gallardo: los números de su llegada

Llega por alrededor de 11 millones de dólares, pago récord del club de Núñez; en el fútbol argentino queda por detrás de lo que Boca desembolsó por Riquelme y Tevez

Martes 09 de enero de 2018
0
Foto: LA NACION

Punto final. La novela del mercado de pases de verano tuvo un desenlace feliz para todas las partes involucradas. Lucas Pratto se convertirá hoy en jugador de River, que hará la compra más cara de toda su historia para satisfacer uno de los máximos deseos desde que Marcelo Gallardo es técnico de la institución. Contratar al delantero de San Pablo de Brasil era el gran objetivo de la dirigencia millonaria, que le prometió al Muñeco hacer lo imposible por sumar los cinco refuerzos que pidió a fin de año.

Serán alrededor de 11 millones de dólares los que River desembolsará en cuotas para poder quedarse con el pase Pratto tras varias semanas de una ardua negociación entre San Pablo, dueño del 50% de la ficha, y Atlético Mineiro, que tiene un 45% (el 5% restante es de la cadena de supermercados BH). Pero la cifra oficial continúa siendo una incógnita: desde Brasil aseguran que son 11,5 millones de euros, mientras que en Núñez no dan precisiones sobre el tema. Además, habría un plus por objetivos de otros dos millones de dólares.

Diferencias al margen, la transacción marcará un antes y un después, ya que la más costosa de la institución había sido el regreso de Ariel Ortega en el 2000, cuando Parma recibió 5,5 millones de dólares por el 50% del pase (fue una compensación de aportes por el 10% del pase de Hernán Crespo de Parma a Lazio).

Además, será la tercera compra más cara del fútbol argentino: la primera fue en 2008 cuando Boca le pagó 15 millones de dólares a Villarreal por Juan Román Riquelme y la segunda en 2015 cuando Boca sumó a Tevez desde Juventus por una cifra bastante similar (alrededor de US$ 14.000.000).

Pratto, que ayer se despidió en conferencia de prensa de San Pablo, voló anoche hacia Buenos Aires y hoy a las 9 se realizará la revisión médica en la Clínica Rossi junto con el arquero Franco Armani, que llegó proveniente de Atlético Nacional de Colombia (se ejecutó la cláusula de rescisión por 4 millones de dólares). "Ya está todo acordado. La idea es que firmen el martes (por hoy) y el jueves estén trabajando con el plantel en la pretemporada. La petición fue que ambos estén antes del viernes en Miami", le dijo a la nación un integrante de la CD millonaria.

"Vuelvo por mi hija"

El deseo del delantero de regresar a la Argentina tiene que ver exclusivamente con la necesidad de estar cerca de su hija Pía, de siete años. "Vuelvo por mi hija, que me necesita. Soy hijo de padres separados y en 29 años nunca tuve una figura paterna. El que tiene hijos entiende lo importante que es para mí estar cerca de mi familia", explicó Pratto, quien jugó los últimos tres años en Brasil.

"Si no había acuerdo entre San Pablo y River no iba a enojarme. Tuve ofertas de otros clubes de Brasil y las rechacé. No soy un mercenario. Mi salida no obedece a razones económicas ni deportivas. Es mentira todo lo que se dijo. No necesito jugar en mi país para ir al Mundial. Si hiciera 15 goles en San Pablo o River sería lo mismo", agregó el atacante, quien jugó cinco partidos con la selección en las eliminatorias y anotó dos goles en la gestión de Edgardo Bauza, aunque no es prioridad de Jorge Sampaoli. En su paso por Brasil consiguió 55 tantos en 154 juegos y en 2017 logró 14 en 48.

Con la gran obsesión del técnico ya lograda (lo había solicitado por primera vez en junio de 2014, cuando asumió), y el refuerzo en el arco, ahora la prioridad la tendrán otras dos negociaciones que también están avanzadas: Lucas Zelarayán y Silvio Romero. Por el mediocampista ex Belgrano, River aceleró para abonar un millón de dólares por un préstamo por un año con opción de compra por otros 6 millones, aunque el acuerdo tenía diferencias en cifras y cláusulas, ya que Tigres de México pretendía fijar una compra obligatoria de mayor valor. Todo se definiría en las próximas horas y hasta podría haber una oferta por un porcentaje de su ficha.

En tanto, luego de la charla que tuvieron Gallardo y Romero, el delantero de América de México podría ser otra carta más, a la que buscó en varias oportunidades. El club azteca necesita liberar un cupo extranjero para concretar la llegada de otro atacante (está en la mira el holandés Luuk de Jong) y esa situación podría ser clave para bajar la cifra, que ya se redujo de 8 a 6 millones de dólares por el pase.

Mientras el plantel se entrena en doble turno en el complejo de la Universidad Internacional de Florida, el modelo del River 2018 se va definiendo con sus nuevas caras. A la espera de la posible partida de Carlos Auzqui (préstamo a Standard Lieja de Bélgica) y de Gonzalo "Pity" Martínez (Sporting de Lisboa lo busca, pero solo se irá por los 15 millones de euros de su cláusula de rescisión), el Muñeco puede empezar sonreír: tras acordar su renovación por cuatro años, los dirigentes están dispuestos a cumplirle todos los deseos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas