Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trabajo doméstico: herramientas para la inclusión financiera

Apuntando a combatir la informalidad, Zolvers lanzó una plataforma de pagos que facilita el blanqueo de las relaciones laborales

Miércoles 10 de enero de 2018
SEGUIR
PARA LA NACION
0
En la Argentina, apenas el 30% de las empleadas domésticas están en blanco
En la Argentina, apenas el 30% de las empleadas domésticas están en blanco. Foto: LA NACION

Así como Mercado Libre encontró en Mercado Pago uno de sus principales negocios, Zolvers, la plataforma online que ofrece una plantilla de personas dedicadas a brindar servicios para el hogar, descubrió con Zolvers Pago una oportunidad de enorme potencial para incluir en el mundo financiero a los trabajadores que tradicionalmente se mantuvieron en el sector en negro.

Enfocada en un mercado laboral que se caracteriza por la falta de información y la alta informalidad, la empresa que fundó Cecilia Retegui en 2013 descubrió que podía solucionar estos dos problemas asesorando en aspectos regulatorios tanto a las empleadas domésticas como a los empleadores.

"Cuando arrancamos con la plataforma nos fuimos dando cuenta de que había mucha desinformación, desde cuál era el salario de mercado para los servicios de hogar, a si los empleadores debían pagar aguinaldo o no. Además, las empleadas pensaban que perdían la asignación universal por hijo (AUH) si se las ponía en blanco y, mismo los empleadores creían que por pedir el servicio un solo día a la semana no había que formalizarlas. Había una necesidad muy grande de información", cuenta Retegui.

Así fue como comenzaron a brindar información y ayudar desde el blog de la página web. Pero a partir de marzo implementaron una nueva unidad de negocios que, además de asesorar a los usuarios, ofrece la opción para los empleadores de formalizar la relación laboral ante AFIP, dar el alta de la empleada en la obra social y la ART, y permite automatizar el pago de sueldo y aportes desde una cuenta bancaria.

"Al cliente le resolvemos un problema, porque si llega a despedir a alguien que tiene hace dos años en negro, después tiene que pagar el doble de indemnización. La idea es que la relación laboral sea lo más abierta y transparente posible", explica.

Mercado potencial

En la Argentina hay cerca de 1,5 millones de empleadas domésticas, donde más del 70% se encuentra en el mercado informal, señala Retegui. El problema con la informalidad en el sector doméstico es que las empleadas se pierden un montón de beneficios estatales al no estar registradas ante AFIP. Uno de ellos es el acceso a la tarifa social en servicios públicos, como la electricidad, el gas, el agua corriente y el transporte, donde llegan a tener hasta el 55% del boleto subsidiado.

"Hoy las empleadas domésticas reciben una serie de beneficios impositivos por estar en blanco. Pero a diferencia de los demás rubros que dan servicios para el hogar -como el plomero, electricista, gasista, etc.-, las empleadas domésticas o las cuidadoras de personas mayores tienen que pedir al cliente que las registre en blanco", explica Retegui.

La nueva línea de negocios de la empresa, Zolvers Pago, está pensando para que la utilice cada empleada doméstica, más allá de si está registrada en la página de oferta de servicios de la plataforma. Además, luego de firmar un acuerdo con el banco Comafi, las empleadas pueden abrir una cuenta bancaria con la empresa, sin necesidad de tener que ir a una oficina del banco.

"La mayoría de las empleadas que se registraron nunca había tenido una tarjeta de débito o de crédito. No tenía acceso a las promociones de pagar en cuotas o a los descuentos de los supermercados. También nosotros empezamos a dar microcréditos, para que, por ejemplo, puedan acceder a comprarse una heladera en cuotas", comenta la fundadora.

Al momento, el precio promedio de mercado del servicio de limpieza de una hora cuesta $81,5 mientras que la semana de una empleada doméstica con cama sale $12.500 (depende de si se cuenta hasta el viernes o sábado). La empresa le otorga al personal de este último servicio la posibilidad de acceder a créditos de hasta $5000. Además, organizan reuniones semanales donde participan cerca de 500 empleadas por evento donde se les brinda educación financiera.

"También tenemos un convenio con Unilever que nos da productos para regalarles a las mujeres que vienen a la reunión. Después ellas completan una encuesta que le sirve a la empresa de consumo masivo", dice.

Presencia internacional

Retegui recibió hace unas semanas el reconocimiento del premio Marianne, que tiene como objetivo "identificar y recompensar a mujeres emprendedoras, audaces y comprometidas con la comunidad".

"Marianne es una organización de mujeres vinculadas a Francia, activas profesionalmente y referentes en sus áreas de acción. Nació en la Argentina con el patrocinio institucional de la Embajada de Francia y con el objetivo de promover los lazos entre los países y Francia, mediante mujeres destacadas en los negocios, las ciencias, las artes, la cultura, lo político y lo social. Con este premio se busca echar luz sobre el emprendedorismo femenino argentino, poner en relieve la audacia de las mujeres que emprenden y tender un puente hacia Francia", explican desde la organización.

Zolvers se creó en 2013 y, con casi cinco años de operación, tiene presencia internacional en México, Chile y Colombia. "El nombre tiene que ver con resolver problemas ("solve" es resolver en inglés), pero lo escribimos con Z", explica Retegui.

La fundadora estudió Ingeniería en Sistemas en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y luego hizo un MBA en la Universidad del CEMA. Con una inversión inicial de 25.000 dólares creó la compañía hace casi cinco años.

En la actualidad, Zolvers cuenta con 300.000 usuarios (entre empleados y empleadores) y un personal de 17 personas en el país. En México, en su momento, la empresa había conseguido entrar en una ronda de inversión donde recibieron 50.000 dólares. Ahora están en busca de más fondos para potenciar la nueva unidad de negocios, con foco en la inclusión financiera de los trabajadores de la base de la pirámide

Mucho para hacer

Luces y sombras del trabajo doméstico

Informalidad

En el mercado argentino se estima que existen alrededor de 1,5 millones de empleadas domésticas, aunque apenas el 30 por ciento se encuentra trabajando formalmente y el resto permanece en negro.

Precariedad

De acuerdo a las estadísticas oficiales, se trata de una ocupación femenina casi absoluta y con un bajo nivel educativo: casi el 80% de las empleadas domésticas no cuentan con el secundario completo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas