Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un tribunal que marcó rumbos

Miércoles 10 de enero de 2018
0

El 21 de diciembre pasado, el Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia dejó de funcionar, cerrando así una labor fecunda de casi un cuarto de siglo. Había sido creado por las Naciones Unidas para juzgar a los responsables de los crímenes cometidos durante la Guerra de los Balcanes, en los primeros años de la década del 90.

En 1993 tuvieron lugar crímenes de lesa humanidad y de genocidio en la ex-Yugoslavia, por lo que se estableció el Tribunal Penal Internacional para los países que habían conformado Yugoslavia. Se elaboró un estatuto para una corte penal internacional y en 1994 se sometió a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En su labor, el tribunal condenó a 90 responsables de genocidio, crímenes de guerra y otros delitos de lesa humanidad. La tarea requirió interrogar a 5000 testigos y dedicar a ella más de 10.000 días de trabajo en los distintos procesos e investigaciones. En sus 24 años de funcionamiento acusó a 161 personas y juzgó, entre otros, al presidente serbio Slobodan Milosevic, que murió en 2006 bajo custodia antes de conocer el veredicto.

El mencionado tribunal definió la arquitectura contemporánea de la justicia penal internacional. Para ello analizó los crímenes aberrantes cometidos en Srebrenica, Sarajevo, Bosnia-Herzegovina y Croacia.

En su labor aclaró al mundo, especialmente en el caso "Tadic", que los crímenes de lesa humanidad no solo son aquellos cometidos por agentes del Estado, sino que cualquier persona, en diversas circunstancias, puede ser responsable de haberlos cometido, lo que en la Argentina se ignora sistemáticamente.

El tribunal que acaba de cumplir su mandato fue seguido por otros, de distinto tipo y estructuras, creados para los crímenes cometidos en Ruanda, Sierra Leona, Camboya, Timor Oriental, el Líbano y Kosovo. Por esta razón será siempre recordado como un ícono cuando de juzgar adecuadamente a quienes han cometido crímenes de lesa humanidad se trata. Su funcionamiento estuvo caracterizado -como correspondía- por la imparcialidad y la independencia, y también por el profesionalismo con el que su planta humana profesional desempeñó con toda eficacia su difícil cometido.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas