0

Diplomacia olímpica: las dos Coreas bajan la tensión tras dos años de silencio

Negociadores de los dos países sentaron las bases para reducir las hostilidades en medio de la carrera armamentista de Pyongyang; la primera etapa serán los Juegos de Invierno
0
10 de enero de 2018  

Los jefes de las delegaciones se Seúl y Pyongyang, ayer, al momento de sellar los acuerdos bilaterales tras 11 horas de negociaciones
Los jefes de las delegaciones se Seúl y Pyongyang, ayer, al momento de sellar los acuerdos bilaterales tras 11 horas de negociaciones Fuente: AFP

SEÚL.- En un intento de reducir su enconada enemistad tras un año que tuvo al mundo en vilo, las dos Coreas reactivaron ayer el diálogo tras dos años de silencio, en una cumbre que trató desde la participación en los Juegos Olímpicos hasta la línea directa de crisis entre las fuerzas armadas y la distensión de la frontera más militarizada del mundo.

La reunión sentó en la misma mesa a delegaciones de los dos países luego de la inédita declaración de Año Nuevo del dictador norcoreano Kim Jong-un, que se abrió a un entendimiento con sus vecinos del sur en momentos en que la escalada con Estados Unidos por la cuestión nuclear alcanzó niveles extremos.

Pese a la novedad del avance, los detractores advirtieron que Kim intenta introducir una cuña entre Seúl y Washington para reducir la presión internacional y las sanciones, poniendo en práctica una táctica de corto plazo y no una estrategia de largo aliento.

La cumbre tuvo lugar en la localidad fronteriza de Panmunjom, del lado surcoreano, donde los gobiernos hicieron su primer acercamiento luego de meses de vértigo. "Creo que dimos un primer paso importante hacia el desarrollo de las relaciones norte-sur", dijo el jefe de la delegación surcoreana, el ministro de Unificación, Chon Myonung-gyon.

El motivo formal de la reunión era la participación de los atletas coreanos en los inminentes Juegos Olímpicos de Invierno, en la localidad surcoreana de Pyeongchang, del 9 al 25 de febrero, un tema que permitió abrir camino a temas mucho más delicados y potencialmente más explosivos, relacionados con la tensión armada.

En un comunicado conjunto después de 11 horas de conversaciones, Pyongyang se comprometió a enviar una gran delegación a los Juegos. Además de los atletas clasificados, viajarán funcionarios, periodistas, simpatizantes y, quizá lo más llamativo, un grupo de porristas. También habrá grupos artísticos y equipos de taekwondo.

El equipo de porristas norcoreanas tiene una historia particular y en su país alcanzan el nivel de celebridades. Además de sus aptitudes para el canto y el baile, las animadoras, seleccionadas en universidades y escuelas de música, deben ser fidelísimas al régimen de gobierno. De hecho la integrante más famosa fue Ri Sol-ju, ahora casada con Kim.

Los negociadores también acordaron que los atletas desfilen juntos en las ceremonias de apertura y clausura de la competencia, y que las asociaciones de la Cruz Roja de ambos países organicen durante los Juegos un encuentro entre familias que quedaron divididas por la frontera luego de la guerra.

Los atletas de las dos naciones no desfilan juntos en eventos deportivos desde los Juegos Asiáticos de Invierno de 2007, en China, después de que las relaciones se enfriaron durante una década de gobiernos conservadores en Corea del Sur.

Solo dos atletas norcoreanos clasificaron para estos Juegos, lo que subraya el carácter altamente simbólico de la distensión deportiva: la pareja de patinaje artístico de Ryom Tae-ok y Kim Ju-sik.

Como no se contaba con ellos, el Comité Olímpico Internacional (COI) dijo que dispondrá rápidamente su inclusión en el evento. "El COI saluda con gran satisfacción las propuestas sobre las que Corea del Norte y Corea del Sur alcanzaron un acuerdo", señaló el presidente de la organización, Thomas Bach.

El líder de la delegación norcoreana en Panmunjom, Ri Son-gwon, dijo por su parte que acordaron "colaborar activamente" en los Juegos Olímpicos para "realzar el prestigio del pueblo coreano".

También se estableció que la "línea roja" de comunicación militar entre ambas Coreas, anunciada días atrás y clave para evitar accidentes y malentendidos, quedará abierta a partir de hoy. Pyongyang la había cortado en febrero de 2016, luego de la decisión surcoreana de cerrar un parque industrial conjunto.

La situación empeoró a lo largo de 2017 con las amenazas entre Kim y el presidente norteamericano, Donald Trump, en una escalada donde incluso se refirieron a sus respectivos "botones nucleares".

Estados Unidos, que tiene 28.500 soldados en Corea del Sur como legado de la guerra de 1950-1953, al comienzo respondió con frialdad a la idea de las reuniones intercoreanas. Pero Trump las calificó más tarde como "algo bueno".

Los negociadores coincidieron además en mantener conversaciones para reducir la beligerancia en la frontera, un límite erizado de armas y en constante tensión, otro avance significativo luego del largo retroceso bilateral.

Agencias AP, AFP, ANSA y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.