0

Un guión ya conocido por EE.UU., que por ahora mira desconfiado

Eric Talmadge
0
10 de enero de 2018  

TOKIO.- Corea del Norte arrancó el nuevo año con una flamante iniciativa diplomática destinada a seducir a Corea del Sur cuando esta se prepara para ser sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, el mes que viene. Pero Pyongyang se está apegando a un decididamente duro y ya familiar mensaje al presidente norteamericano Donald Trump: da un paso atrás y deja que los coreanos resuelvan sus propios problemas.

Los medios estatales norcoreanos vienen machacando con el tema de "una sola nación coreana" desde que el líder Kim Jong-un dio su tradicional mensaje de Año Nuevo en un tono sorprendentemente conciliatorio. Y el martes, cuando negociadores de alto nivel de ambos países se reunieron por primera vez en dos años, Pyongyang volvió a amplificar sus críticas contra Washington y Trump.

Es un camino que Corea del Norte ha tomado muchas veces en el pasado, pero que por lo general no pasó a mayores.

Las aspiraciones del Norte de que las negociaciones por la reunificación favorezcan su posición y al mismo tiempo excluyan o minimicen el rol de Estados Unidos son difíciles de tragar para el Sur, que mantiene una fuerte alianza militar con Estados Unidos.

Con ese telón de fondo, las conversaciones del martes fueron planeadas como graduales y exploratorias. Cuesta imaginar cualquier avance mayor o cambio de política del Sur en los grandes temas -la desnuclearización, el más relevante de ellos-, sin que Estados Unidos sea consultado. Así que Washington probablemente no tenga demasiado de qué preocuparse. En un comunicado conjunto, las dos Coreas se comprometieron a mantener futuras charlas sobre reducir las tensiones militares a lo largo de su frontera y a "cooperar activamente" en los Juegos de Invierno, a los que Corea del Norte enviará una delegación.

Pero el principal delegado norcoreano se quejó duramente de los informes de los medios de prensa surcoreanos que decían que en las charlas se había discutido el desarme nuclear del Norte. El negociador Ri Son Gwon dijo que esos informes eran descabellados, ya que "todas nuestras armas estratégicas de última generación, como las bombas atómicas, las bombas de hidrógeno y los misiles balísticos intercontinentales, apuntan contra Estados Unidos, y no contra nuestros compatriotas surcoreanos".

Mientras empezaba la reunión del martes, el partido gobernante del Norte aprovechó para fustigar a Trump en su órgano de difusión, donde aseguraron que la afirmación de Trump de haber sido quien dejó sentadas las bases para esas negociaciones con su dura política de sanciones y presiones internacionales eran "un sofisma ridículo".

"Es muy deplorable ver a los políticos norteamericanos jactarse de un fracaso diplomático como si fuese un éxito", escribió el diario del partido norcoreano.

"Las relaciones Norte-Sur son un asunto interno de la nación coreana", dijo en la víspera de las negociaciones la agencia oficial de noticias del Norte, en un informe que enfatizaba el modo en que norcoreanos y surcoreanos debían impedir "la interferencia y la tiranía" de los extranjeros que buscaban mantener dividida a la nación coreana. En otro artículo, llamaban "lunático" a Trump y decían que Estados Unidos tiene que aceptar que ahora Corea del Norte es una potencia nuclear.

Como primer paso después del discurso de Año Nuevo de Kim, Corea del Sur accedió a posponer maniobras militares conjuntas con Estados Unidos hasta después de los Juegos de Invierno y de los Juegos Paraolímpicos. Eso allanó el camino para que los negociadores se sentaran a discutir la propuesta de Kim de enviar una delegación de funcionarios, atletas y fans del deporte a los Juegos de Pyeongchang. También hablaron de otros temas bilaterales.

Si bien la estrategia del Norte de concentrarse en el orgullo étnico y la unidad es otro intento claro para distanciar a Washington de Seúl, también tiene un atractivo emotivo que resuena en ambos lados de la zona desmilitarizada.

Resta saber exactamente cómo toma Washington la reciente movida de las dos Coreas y cuál es su injerencia. Tanto el secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, como el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijeron creer que las conversaciones se limitarían al tema de los Juegos Olímpicos, una posición que no coincidía con lo que informaba Seúl. Cuando los negociadores finalmente se sentaron a hablar, discutieron varios temas, entre ellos, el reencuentro de las familias separadas por la guerra.

"¿Es el principio de algo?", se preguntaba Tillerson en una entrevista en Washington la semana pasada. "Es prematuro decirlo". Tal vez sea prematuro. Pero, al menos por el momento, parece que las dos Coreas han tomado las riendas del asunto.

Agencia AP- Traducción de Jaime Arrambide

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.