Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El sector productivo festejó la nueva tendencia bajista, pero pide más financiamiento barato

Funcionarios y empresarios estiman que el menor costo de capital solo beneficia a los grandes

Miércoles 10 de enero de 2018
SEGUIR
LA NACION
0

En el ala productivista del Gobierno la irritación con el sector financiero es tal que, en cada oportunidad posible, Marcos Galperín es puesto de ejemplo. Su plataforma fintech, MercadoCrédito, ya financió con $784 millones (unos 8000 préstamos a noviembre pasado) a 6300 pymes y emprendedores.

Ese fenómeno es quizás uno de los pocos que acercan a varios funcionarios que hasta hace poco pertenecían al sector privado industrial con la primera línea del Banco Central, en tensión desde hace meses por las altas tasas que Federico Sturzenegger eligió de referencia para frenar la inflación.

Para este sector oficial, la noticia de un nuevo "sendero" de reducción de esa tasa fue ayer recibido como una buena noticia. Pero a medias. Esos funcionarios sostienen que el verdadero problema es lo que denominan el credit crunch o la restricción de crédito al sector privado. Se trata, nada más y nada menos, que de la primera enmienda del Plan Productivo Nacional del oficialismo y continua siendo -creen- uno de los principales escollos para la expansión de la economía aunque el Gobierno festeje la posibilidad de endeudarse a 4% en dólares. Para estos funcionarios, pero también para el sector privado (fundamentalmente las pymes) se trata de un beneficio que solo disfrutan el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y algunas multinacionales.

"Solo el 20% del sector privado tiene acceso al sistema financiero", repiten como mantra y allí resuena la novedad de las fintechs, pero también la inminente expansión de capital de un banco ligado al desarrollo que el Gobierno ya impulsó.

Entre los industriales la baja tiene sabor a poco, pero la interpretaron como el inicio de "un sendero", pese a que el Central de Sturzenegger rehúya de esa idea. La baja acotada de ayer, según interpretaron, busca no generar nerviosismo con el dólar en momentos de aumentos de tarifas que impactan en la inflación y que pueden minar el inicio de las paritarias. En el Ministerio de Trabajo repiten el 15% sin cláusula gatillo.

Los empresarios reclaman crédito productivo, que el dólar no se atrase, que el que BCRA impida los "ruidos" para mantener cierta previsibilidad y evitar la dolarización con tasas reales, pero no tan altas que restrinjan el crédito. "Deberían ser similares a las del bono de la deuda que emite el país", dicen.

"Lo importante es que la tasa bajó y que siga bajando gradualmente", dijo ayer a LA NACION Diego Coatz, director ejecutivo de la UIA. "Es fundamental que la tasa de interés baje, pero que en dólares siempre sea positiva para que el depositante en pesos gane. Ahora, tiene que ser razonable", afirmó el economista.

"Es una buena señal pero se esperaba más", dijo el presidente de CAME, Fabián Tarrío. Y agregó: "Las pymes necesitan desahogo financiero y con esa baja es insuficiente, pero es un primer paso en una política más pro pyme". La economía crece pero se desacelera y da escasas señales para invertir. Ayer, el Indec informó que la capacidad de la industria de sectores no ligados a la obra pública sigue debajo del 70% esperando más desembolsos y el arranque brasileño.

Acceso al crédito e inversión

20% Acceso al financiamiento

Es el porcentaje, según fuentes oficiales, de empresas privadas que tienen acceso al financiamiento tradicional en la Argentina

69,2% Capacidad instalada

Según el Indec, ese fue el nivel general de la capacidad instalada de la industria durante noviembre pasado. Casi todos los sectores no vinculados a la obra pública estuvieron por debajo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas