Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mensaje de la gobernadora: "Angelici seguramente no se va a presentar"

Para Vidal, los negocios del amigo de Macri pasan por los bingos, no por los casinos

Miércoles 10 de enero de 2018
SEGUIR
LA NACION
0

Un mensaje político. Una reafirmación de principios. El primer coletazo de la recuperación de recursos del Fondo del Conurbano. La decisión de María Eugenia Vidal de licitar por primera vez en 23 años la operación de las tragamonedas de siete casinos y de cerrar cuatro salas de juego en la provincia de Buenos Aires puede interpretarse en más de un sentido.

Pero, ante la consulta de LA NACION, la gobernadora buscó dejar bien cerrada una cuarta posibilidad: que la licitación sea aprovechada por el empresario del juego, operador judicial, amigo del Presidente y titular de Boca Juniors, Daniel Angelici , para dar el salto del mundo de los bingos al territorio de los casinos.

No hace falta explicar: hasta los últimos días de la presidencia de Cristina Kirchner y la gobernación de Daniel Scioli , detrás de cada movimiento en el mundo del juego se sospechó la apertura de una oportunidad para el empresario Cristóbal López . Desde la llegada de Mauricio Macri al poder, el nombre de Angelici ocupó ese espacio en el radio pasillo bonaerense.

"Angelici participa del negocio de los bingos, no de los casinos. Seguramente no se va a presentar [en esta licitación]", sostuvo Vidal a LA NACION. "No es el ámbito de su actuación. Y todo lo que él tenía en materia de bingos se lo dio la gestión anterior, no nosotros", reforzó.

Un mensaje que será música para los oídos de la diputada Elisa Carrió, ariete de sí misma en la cruzada para mantener a raya la influencia de Angelici sobre la gestión de Cambiemos.

En soledad o en sociedad con otros empresarios, como Daniel Mautone, Angelici opera tres bingos bonaerenses. Lo mismo que Cristóbal López, que casi da el batacazo al intentar ingresar al casino Trilenium, de Tigre. Sin embargo, el gran jugador en este rubro, con un tercio de los 46 bingos bonaerenses (y los más rentables), es la española Codere.

"Nadie vino a hablarme", dijo Vidal, ante la consulta por las presiones de un sector económico que siempre supo tocar las fibras más sensibles del poder político. "No tuve ninguna presión, salvo algo muy acotado de los sindicatos", agregó Matías Lanusse, titular del Instituto de Lotería y Casinos.

De hecho, Vidal promete que cerrará cualquier posibilidad de que el juego vuelva a crecer en la provincia. Y dio a entender que, si consigue la reelección, intentará restringirlo aún más.

"Tenemos una posición muy clara en contra del juego. No hemos hecho más porque la ley nos condiciona alguna cuestiones", señaló, para enfatizar: "Si yo hubiera tenido la posibilidad de tomar la decisión de cero, no habría bingos ni casinos en la provincia".

La cuenta, para Vidal, es sencilla: limitar el juego es un promesa de campaña que, si sigue al frente de la provincia, intentará convertir en política de Estado. Siempre que la ecuación económica lo permita. La recuperación del Fondo del Conurbano parece haber ayudado. "Que la provincia cuente con una parte de los recursos que le quitaron durante tantos años permite pensar estas cosas", reconoció.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas