Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los seis desafíos de Carlos Tevez para su tercer ciclo en Boca

El Apache debe recuperar la confianza de algunos hinchas, demostrar que no perdió nivel y sostener el objetivo ganar la Libertadores

Miércoles 10 de enero de 2018
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La alegría de Carlos Tevez por este nuevo regreso
La alegría de Carlos Tevez por este nuevo regreso. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

Abandonar la clausura en el fútbol chino para volver a sentir el calor xeneize que siempre lo abrigó no será solamente una mudanza de placer para Carlos Tevez . Estar en Boca implica aceptar las exigencias del regreso, para las que comenzó a preparase cuando determinó que su destino sería otra vez el club de la Ribera. Por eso no demoró ni una hora en sumarse a la pretemporada , ni fue necesaria una puesta a punto personalizada. Desde el primer día en el que llegó al complejo en Cardales trabajó a la par de sus compañeros. Ágil, atento, y compenetrado, con el semblante de su experiencia y el entusiasmo de un joven, transpira y se ríe en su lugar en el mundo del fútbol. Los siguientes son algunos de los desafíos que lo esperan.

Cambiar la mirada del hincha

Este nuevo regreso tiene menos efervescencia que el anterior, cuando a mediados de 2015 y después de casi una década en Europa, su sola presencia colapsó la Bombonera. La partida a China murmurada pero nunca anunciada, con un tardío video de despedida, provocó el enojo de varios hinchas. "Si dije que nunca me fui es porque mi sentimiento siempre estuvo acá. La gente me trata igual que antes; siento ese amor y ese cariño", aseguró ayer. Sabe que marcar diferencias adentro de la cancha será la forma de archivar cualquier resquemor del pasado.

Demostrar su vigencia

A un mes de cumplir 34 años, en 2016 jugó apenas 17 partidos en el Shanghai Shenhua, en contraste con los 29 goles que había hecho en 46 encuentros con la Juventus en la temporada previa a su primer regreso. Dejar atrás un año sabático de alta competencia y recuperar su competitividad internacional es una imposición para traccionar a Boca en un año especial. "Extrañaba la adrenalina de antes de salir a jugar, ese cosquilleo en el cuerpo que tenés en el túnel antes de salir a la cancha", remarcó.

Potenciar a sus compañeros

Con la madurez de un largo recorrido, explotar sus virtudes será también sacar lo mejor de un plantel con muchos recursos. Cristian Pavón y Edwin Cardona, los dos jugadores que tendrá a sus costados, terminaron muy bien el año y Tevez puede elevarlos todavía más para que Jorge Sampoli y José Pekerman no duden en incluirlos en las listas mundialistas de Argentina y Colombia. Si en 2016 Fernando Gago había sido el generador que le ayudó a levantar su nivel, ahora deberá ser él quien apuntale el sostenido crecimiento de Wilmar Barrios.

Asumir el liderazgo

Sin Gago, recuperándose de la rotura de ligamentos, la capitanía la tomó Pablo Pérez. Aunque el rosarino continúe con la cinta, el principal referente, para sus compañeros y también para la gente, no será otro que el Apache. Si bien ayer se refirió al desgaste que le generó esa responsabilidad, ahora lo espera el mismo lugar; aunque, según sus propias palabras, muchas cuestiones mejoraron desde aquel alejamiento y eso lo relaja.

El cambio de esquema

Con su vuelta, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto dejarán el 4-3-3 que utilizaron el año pasado (y que prefieren en el abanico de sistemas) como sostén táctico para su equipo. Así, volverían al 4-2-3-1 que había quedado archivado desde la partida de Tévez. "Por lo que hablé con Guillermo la idea de los dos es arrancar cómo habíamos terminado (en diciembre de 2016). Vamos a practicarlo estas semanas y empezar con ese esquema nuevo, porque Boca venía jugando de otra forma y ahora cambia un poco", explicó.

Ganar la Copa Libertadores

El certamen continental que ganó en 2003 es el motor de Tevez. Lo fue para retornar desde Italia, pero se apagó el 17 de julio de 2016, cuando Boca quedó eliminado en las semifinales ante Independiente del Valle, de Ecuador. Solo el envión de un torneo local positivo lo hizo llegar hasta el cierre de aquel año con la camiseta azul oro. Lo "remolcaron" hasta el Shanghai Shenhua en un año de exclusiva competencia doméstica para Boca. Ahora, otra vez está en marcha ese deseo y lo dejó en claro: "Vuelvo porque quiero ganar la Libertadores. Pasaron muchos años de la última y es momento de sacarnos ese peso de encima y levantar la séptima".

Carlos Tevez está de regreso, en el lugar en el que más cómodo se siente, pero también donde deberá superar las pruebas que lo esperan.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas