Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Contraste para la selección: Italia y España, la ilusión y el peligro en dosis similares

La selección jugará contra Italia el 24 de marzo, en Basilea o en Zurich; tres días después lo hará contra el seleccionado de Julen Lopetegui en el Wanda Metropolitano

Miércoles 10 de enero de 2018
SEGUIR
LA NACION
0
Sergio Busquets y Ever Banega, protagonistas del último cruce entre España y Argentina
Sergio Busquets y Ever Banega, protagonistas del último cruce entre España y Argentina. Foto: Archivo

La despedida de la selección argentina del país será con un amistoso en la Bombonera, presumiblemente frente a Bolivia, el 30 de mayo. Y, quizá, el 8 de junio dispute el último amistoso antes del Mundial frente a Israel, en algún escenario europeo por confirmar. En ambos casos, el entrenador Jorge Sampaoli asumirá esos encuentros con el plantel definitivo ya resuelto. El corte y las dudas habrán pasado y los 23 elegidos no tendrán retorno. Por eso, las pruebas que realmente servirán para ajustar apellidos serán las de finales de marzo. Dos, y ambas despiertan sensaciones encontradas en el cuerpo técnico albiceleste. El presidente de la AFA, Claudio Tapia , ya les confirmó -más allá de algunos detalles que restarían cerrar- que los adversarios serán Italia y España. Dos campeones del mundo, dos pruebas de jerarquía. Pero dos realidades opuestas que impactan sobre la lectura que hace el cuerpo técnico de Sampaoli y Sebastián Beccacece.

El choque con el seleccionado español de Julen Lopetegui, el 27 de marzo, en el Wanda Metropolitano, el nuevo estadio de Atlético de Madrid, no altera a Sampaoli. Le parece una medida muy interesante. Un ensayo atractivo para calibrar funcionamiento y pretensiones. España compartirá el Grupo B con Portugal, Marruecos e Irán. En el juego de las proyecciones, la ruta mundialista podría encontrar a la Argentina y España en los cuartos de final.

En cambio el choque con Italia, tres días antes, el 24, probablemente en Basilea o en Zurich, despierta algún malestar. ¿Por qué? El cuerpo técnico prefería a un seleccionado que estuviese clasificado para la Copa en Rusia. Alguien en igualdad competitiva, con una tensión parecida, con resguardos y precauciones similares. Pero la Azzurra fue eliminada por Suecia en el repechaje. Italia, con el entrenador todavía vacante tras la destitución de Gian Piero Ventura y una danza de candidatos que va desde Antonio Conte hasta Massimiliano Allegri, pasando por Carlo Ancelotti y Roberto Mancini entre otros, no pondría nada en peligro. Los riesgos (impacto anímico, lesiones o críticas) solo afectarían a la Argentina. Idealmente, Sampaoli buscaba un adversario nórdico, un oponente con características futbolísticas emparentadas con Islandia, el rival del debut en la Copa del Mundo, el 16 de junio, en el Otkrytie Arena, de Moscú.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas