Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Torque, el equipo uruguayo fundado hace 10 años que llegó a Primera y fue comprado por Manchester City

El club nació a fines de 2007, como un sueño familiar de Raúl Aquino, un empresario uruguayo que en la década de los ochenta se instaló en Cancún

Jueves 11 de enero de 2018
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: CA Torque

Cuando juega el Club Atlético Torque, flamante campeón de la segunda uruguaya, en la tribuna hay una sola bandera, de fondo celeste y letras negras: "El día que me muera te alentaré desde el infierno". Bruno Sosa, también dueño de la única cuenta partidaria que informa sobre el club en Twitter, es el hincha de un club por ahora sin socios que la confeccionó y el encargado de colgarla en cada partido. "Antes era hincha de un grande de Uruguay y, aunque todavía me tiran los colores, Torque se ganó mi corazón. Yo lo seguía en la C y en 2012, cuando subieron a segunda, me hice hincha", afirma Sosa.

Torque nació el 26 de diciembre de 2007 como un sueño familiar de Raúl Aquino, un empresario uruguayo que en la década de los ochenta se instaló en Cancún, y su hijo. "La idea surgió durante el transcurso de la Copa América de Venezuela. La mentalidad fue siempre de hacer algo diferente, de tener un club sin vicios", recuerda Pablo Nikitov, pariente de los Aquino, socio fundador y actual integrante de la comisión directiva.

"Torque nació el 26 de diciembre de 2007 como un sueño familiar de Raúl Aquino, un empresario uruguayo que en la década de los ochenta se instaló en Cancún, y su hijo."

Esa noche, en el baño del Mercado del Puerto, se eligió el nombre de un club que ahora está en boca de todos. Junto a Aquino estaba el argentino Marcelo Yaurreche, responsable futbolístico de aquella gestación y a la postre el primer entrenador, secretario y delegado del club: "El nombre lo elegí yo. Soy técnico electromecánico y Torque significa un momento de fuerza. Estábamos con Aquino en el baño del Mercado del Puerto, me preguntó cómo le podíamos poner al equipo que se estaba formando y le dije, 'pongámosle Torque'", rememoró Yaurreche, ya desvinculado del club, en una entrevista con el portal uruguayo Referí.

Una década después, Torque es propiedad del City Football Group, un imperio de origen emiratí con capital en Manchester. La corona ostenta seis joyas diseminadas en cuatro continentes y 17 husos horarios: el imbatible Manchester City de Pep Guardiola es su buque insignia; posee la totalidad del Melbourne City y de Torque; tiene el 80% del New York City, el 44.3% del Girona y el 20% del Yokohama Marinos.

"Esta oportunidad nos pareció interesante y, principalmente, seria. Pensamos en que nos iba a permitir posicionar el club en un lugar donde nosotros no íbamos a poder llegar", reflexiona Nikitov. "Desde que llegaron todo es positivo. Nos emocionó porque sabíamos que podíamos contar con cosas que no teníamos. Sabíamos que era para mejor", agrega Sosa.

Como todo club del City Football Group, Torque tiene su propia estructura: Luis Bruno es su director general y Germán Brunati el encargado del área deportiva.

"Todas las decisiones futbolísticas las toma la dirección deportiva, integrada por gente del City. Ellos eligen a los jugadores y al cuerpo técnico", explica Bruno, quien fue dirigente de Nacional entre 2009 y 2016. Nexo para concretar el vínculo entre el CFG y Torque, viaja dos veces al año a Manchester: "Allá se hace una puesta a punto, se marcan los lineamientos, se trabaja en la comunicación del club, en el marketing. Se unifican principios". "Torque rompió un mito, porque Torque ascendió jugando no solo a la uruguaya sino también con tenencia, buen juego, dinámica. Queremos que el club pueda hacer en primera lo mismo que hizo en segunda, que en un país donde el 90% lo abarca Nacional y Peñarol, a nosotros nos vean como un club diferente", profundiza Bruno.

Foto: CA Torque

Torque es la pata sudamericana del CFG por varios motivos, futbolísticos y legales: Uruguay es uno de los países que más jugadores profesionales per cápita genera en el mundo y su legislación permite el ingreso de sociedades anónimas. El desembarco del CFG tiene un objetivo primordial: captar y desarrollar talento. "Se trata de lograr un equilibrio entre tratar de que Torque llegue a lo más alto y proveer de jugadores al resto de los clubes del grupo", aporta Bruno.

Valentín Castellanos podría ser una de esas gemas. Nació en Mendoza hace 19 años, hizo inferiores en Independiente Rivadavia hasta que lo dejó libre, llegó a Murialdo y, tras probarse con éxito en River y Lanús pero sin la posibilidad de quedarse en ninguno de los dos clubes por razones meramente dirigenciales, a los 17 cruzó la Cordillera para jugar en la Universidad de Chile. Sin lugar en el club chileno, en junio Torque se lo llevó a préstamo por 18 meses con opción de compra. En diciembre viajó a Manchester: "No fue una prueba, era para que disfrutemos y para que conozcamos el fútbol europeo".

"Torque y el fútbol uruguayo son una vidriera importante. Yo soy extremo, acá me piden que encare mucho, tengo buen mano a mano y soy fuerte en el uno contra uno", narra Taty.

El caso del australiano Aaron Mooy puede ejemplificar el objetivo del CFG con la compra de Torque e incluso convertirse en un faro para la ilusión de los jóvenes sudamericanos: Mooy jugaba en el Western Sydney Wanderers hasta que la poderosa red de scouts del grupo lo identificó y recomendó su incorporación al Melbourne City.

Mooy fue el jugador del año del equipo australiano durante dos temporadas y el Manchester City desembolsó 480.000 euros por su pase. En el gigante inglés no jugó ni un partido e inmediatamente fue cedido al Huddersfield Town, en donde se convirtió en una de mas estrellas del equipo que logró el ascenso a la Premier League. Un año después de su arribo a Manchester, Mooy fue vendido por 10 millones de euros.

Mientras ofrece la ilusión de una carrera similar o aún mejor que la de Mooy, Torque hará historia en febrero: será el club más joven en debutar en la Primera División uruguaya. El argentino Pablo Marini, quien en 2017 dirigió durante dos meses a Unión de Santa Fe tras tres años en México, será su técnico.

Tras su elección, él también viajó a Manchester: "En la primera reunión expuse mi forma de jugar, tuvimos muchas similitudes de ideas y conceptos. Nos confirmaron y fui a Manchester. Me quedé 10 días. Tuvimos muchísimas reuniones, incluso hablé con Guardiola pero en una charla meramente social. La idea nuestra es seguir la línea de los equipos que tuvimos en México con tres objetivos: el principal, mantenernos en primera; después, el trabajo sobre determinados juveniles y, el tercero, clasificar a un torneo internacional".

No será una faena sencilla: "En segunda teníamos un presupuesto alto pero para primera es un presupuesto medio. Mucha gente piensa que porque está el City atrás desembolsan plata y ya está, pero no, acá hay un límite para cada área y no podemos pasarnos", anticipa Bruno. Con ansiedad, Torque espera por su debut en primera con la ilusión de que su campaña le haga honor a su nombre y revolucione al casi siempre polarizado fútbol uruguayo.


Torque hará historia en febrero: será el club más joven en debutar en la Primera División uruguaya. El argentino Pablo Marini, quien en 2017 dirigió durante dos meses a Unión de Santa Fe tras tres años en México, será su técnico.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas