0

¿Por qué la gente buena hace cosas malas?

Bernardo Stamateas
0
11 de enero de 2018  • 01:13

¿Alguna vez te preguntaste por qué la gente buena hace cosas malas? ¿Qué es lo que lleva a alguien bueno a tomar la decisión de hacer algo malo? Las razones son múltiples pero todos los seres humanos tenemos en potencia cosas malas en nuestro interior que jamás haríamos. Podríamos graficarlo así:

Lo cierto es que nadie es completamente bueno ni completamente malo. Todos somos buenos "y" malos. Todos tenemos un Caín y un Abel adentro. Por eso, no podemos poner a los buenos de un lado y a los malos del otro. Esta sería la ilustración:

Si bien todos tenemos una vara fija, también tenemos una que es movible y se mueve para un lado o para el otro dependiendo de las circunstancias, lo cual explica que seamos potencialmente buenos y malos. Lo ejemplificamos de este modo:

Ahora, ¿qué hace que la vara se corra? Podemos mencionar cinco razones:

1.Los sentimientos de invulnerabilidad

Todos somos optimistas por naturaleza y tenemos un "sesgo óptimo" que nos permite esperar lo mejor en cada situación. Pero cuando nos va bien, puede haber excesiva confianza y aparecer lo que llamamos "sesgo de vulnerabilidad". Es decir, el sentimiento de que "nada me va a pasar porque yo soy mejor que los demás". Tal actitud nos puede llevar a hacer lo malo.

2.El efecto aureola

Consiste en poner algo bueno en algo malo para que lo malo no sea tan malo. Por ejemplo, después de una comilona. ¡tomar el café con edulcorante! Es un pensamiento mágico que nos lleva a creer que A (bueno) invalida o santifica B (malo). Como el personaje que vemos en las películas que es un narcotraficante y mata a muchos pero en casa es un buen padre de familia.

3.Lo malo del otro que me hace ver lo malo mío menos malo

Aquí colocamos algo peor al lado de algo malo para que lo malo no parezca tan grave. Es así como muchos se dedican a coleccionar y divulgar las maldades ajenas. Por ejemplo, la persona que dice: "Yo me llevo los lápices de mi trabajo pero, al menos, no soy como esos ricos corruptos y ladrones". Esto es lo que se conoce como "ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio ojo".

4. El efecto manada

Es ir un paso más allá y seguir a la multitud sin evaluar con la razón la conducta que uno va a imitar para determinar si es lógica o no y le conviene a uno. Es decir, que vemos lo que otras personas hacen y lo reproducimos porque tal actitud nos brinda certidumbre frente a un mundoincierto. Pensar de esta manera nos permite ser aceptados por la mayoría pero, sobre todo, nos ahorra el esfuerzo de razonar y ver las consecuencias de nuestras acciones.

5. El efecto compensador

Es darse un premio o una recompensa a uno mismo. La persona piensa: "Me lo merezco porque hice algo bueno". Por ejemplo: "Yo siempre respeté las normas de tránsito, así que en esta ruta merezco manejar a alta velocidad". En el fondo, se establece un código de justicia propio que nos da una licencia moral, lo cual nos lleva a vivir bajo presión y bajo la constante mirada de los demás.

Más allá de estas razones y otras, la diferencia entre el bueno y el malo es que el bueno también es malo pero no ejerce como tal. Pararnos en los valores de honestidad y la verdad nos llevan a crecer como personas, como familias y como sociedad.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.