Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿YA NO HAY MÁS ESTACIONES PARA LA MODA?

La industria se rige por un nuevo concepto de temporalidad y las marcas cada vez hacen menos colecciones discriminadas en verano-invierno

.
.. Foto: Ilustración de Paula Romani
Sábado 13 de enero de 2018
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Uno de los cambios que más impactaron a la industria de la moda fue la reformulación de la segmentación clásica de las colecciones por temporadas. Novedosas maneras para comercializar, el cambio climático y un sistema democrático para seguir las tendencias pusieron en jaque los cimientos de una estructura que, desde los años 20, se mantuvo tradicional. Dos líneas al año, definidas en primavera-verano y otoño-invierno, delimitaban la imagen a seguir en los próximos meses, gesto que mutó: la rapidez y el acceso ilimitado a la información trastocaron los ciclos de producción y consumo.

"Las temporadas están cambiando, el clima se ha vuelto impredecible debido al calentamiento global, el auge de la moda rápida y una demanda de elementos claves de varias temporadas que se pueden mezclar y combinar, en sintonía también al boom de viajes que ha generado compradores sin temporada", señala Catalina Marin, consultora de tendencias de WGSN Latam.

Las tendencias ya no llegan de las capitales productoras de la moda, sino que se nutren en un presente permanente. La diseñadora de calzado Sylvie Geronimi resalta la importancia de la identidad de marca para atraer el interés del cliente: "Por eso Chanel nunca dejó las perlas; Louis Vuitton, el keep all y Hermès insiste con el bolso Kelly, además surgen los derivados de los clásicos y reediciones de modelos", señala la zapatera que cada temporada lanza quince modelos nuevos, reedita cinco y mantiene cinco clásicos de su repertorio.

Desfiles del aquí y ahora

Históricamente, todo en la moda sucedía en las pasarelas y seis meses después aterrizaba en las boutiques, por lo que las tendencias estaban activas en ese lapso antes de alterar algunos rasgos que indicaran la novedad para la nueva temporada. En la rapidez de la información, las llamadas colecciones de entretiempo tomaron mayor relevancia, pues llegaban antes y se mantenían más tiempo en los locales. Así, el resort resultó la estética ideal para definir el momento actual. Esta línea es más sencilla y llamativa, combina lo atemporal y gestiona las inquietudes de una moda interestacional. "De acuerdo a las macrotendencias de 2018/2019 de WGSN, las temporadas se están volviendo más un estado mental que una fecha de calendario", asegura la pronosticadora colombiana Catalina Marin.

Movimiento constante

Vero Alfie, una de las fundadoras del trend forescasting Visiones, cuenta de su marca: "Estamos yendo hacia seis colecciones anuales y si bien los cambios climáticos son importantes, es el retail lo que está difícil; el cliente necesita ver el cambio permanente. Por eso, una colección se presenta en seis etapas y los productos se lanzan acorde al clima". Insiste en el recambio: "Mi propuesta son colecciones que entran y salen de la tienda. Esto pertenece al sistema de comercialización estadounidense y hace cinco años se percibe a nivel global ya que la visibilidad online se puso fuerte y fue necesario cambiar los escenarios. Si una marca está con novedad permanente va a vender mejor que si pone toda la colección junta".

Otro punto de vista fue impulsado por Burberry cuando, a través de la modalidad see now, buy now desde septiembre de 2016, anunció la eliminación de las denominaciones estacionales por colecciones mixtas llamadas febrero y septiembre.

Por su parte, la diseñadora Victoria Becci, cuya firma comprende exclusivamente colecciones sin temporada y de venta online, explica: "Por supuesto que van a existir los ítems de moda porque así lo requiere el mercado, pero apuntamos a piezas atemporales, durables y a la novedad semanal. Si la mujer entra a la web y no ve propuestas nuevas, se aburre y no compra".

La moda se sustenta en lo nuevo y la legitimación de las redes sociales modifican calendarios y hacen sentir todo como antiguo o ya visto. A cada instante una nueva imagen nutre las pantallas con otra posibilidad. "La mujer va en busca de un estilo propio, quiere divertirse, es mucho más libre y osada que hace tres años. Quiere consumir nuevas cosas pero usando la moda del momento, por eso esto no es la muerte de la moda, sino una libertad absoluta en el vestir", finaliza Vero Alfie.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas