Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La voz de los especialistas también cuenta

Libros que abordan la historia de una banda pero desde una visión externa

Viernes 12 de enero de 2018
SEGUIR
LA NACION
0

Si las vacaciones son una licencia que nos tomamos una vez en el año, que sea en más de un sentido. No solo una licencia del trabajo, sino también de otros lugares comunes a los que recurrimos como: "tarde de playa, momento ideal para la literatura de ficción". No. Dejemos en paz a Sidney Sheldon. Probemos con esa música que no entra por los oídos. El año pasado dejó una amplia variedad de publicaciones musicales escritas por periodistas e investigadores, que vale la pena tener en cuenta.

El periodista Fernando Sánchez publicó Los Auténticos Decadentes (Titanes en el hit: una biografía oral), un libro en el que construye la historia de treinta años de la banda a través de una minuciosa compilación de testimonios. La descripción "una biografía oral" es muy precisa y acertada.

Todo es real; es una biografía autorizada, aunque toca temas políticamente incorrectos que las autorizadas suelen evitar. Al mismo tiempo tiene momentos que parecen de ficción. Esos que solo pueden ser parte de la vida de los Decadentes. Y también hay reflexiones de los músicos y de su entorno sobre el tiempo que llevan en la ruta.

Página 365, Omar Kayan, road & production manager de la banda, habla de dos de los integrantes, Jorge Serrano y el saxofonista Pablo Rodríguez: "El más reconocido es Jorge. Y Pablo Rodríguez, que viene del palo del jazz, es muy respetado dentro del ambiente de los músicos. Pablo es, entre comillas, el que transó: el músico grosso que fue a tocar con los Decadentes. (...) Tiene una mirada muy particular de la banda. Una noche en Prix D'Ami, terminaron de tocar y bajó muy emocionado: '¡Son los reyes del sainete!', me dijo. Yo trabajé con el Flaco [Pablo], el Pollo Raffo y todos esos músicos del carajo de [el grupo] El Güevo. Cuando terminan un show el concepto es otro. Ahora, cuando baja con los Decadentes, el Flaco está emocionado. Verlo es fuerte". En general, Los Auténticos Decadentes son una experiencia fuerte que Sánchez sabe retratar con mucha fidelidad en este libro, sin pretender analizar.

Babasónicos, Arrogante rock. ¿Pero este libro es nuevo? Nos suena de algún lado. Sí, salió hace diez años, lo escribió otro periodista, Roque Casciero. Tiene, de algún modo, cierto parentesco con el de los Decadentes, porque lo que predomina es la palabra de los protagonistas. También está adelantado en su título: "Conversaciones con Babasónicos". Está dividido en cuatro segmentos. Los tres primeros corresponden a la edición original. El último al bonus de los últimos diez años, una década en la que hubo mucho para contar.

Entre otras cosas, la muerte de uno de sus integrantes, Gabo, cambió la vida de Babasónicos. Su partida fue cuando el grupo tenía un disco grabado y se preparaba para viajar a Londres, a mezclarlo.

"Estábamos en shock, pero seguimos adelante -explicaba Mariano Domínguez-. El hecho de que Gabo hubiera ido a grabar y se hubiera involucrado tanto cuando estaba superenfermo de algún modo nos impulsaba. (...) Gabo tenía un rol muy definido, era muy importante en la composición, muy importante en la producción de la música, y al él salir del ADN de la banda, la banda tuvo que recomponerse".

El hecho de no modificar las tres primeras partes del libro fue una decisión, para nada menor, que debió tomar Casciero: "Fue una elección deliberada no revisarlo ni 'remasterizarlo', porque el riesgo era que las ideas de entonces tuvieran una mirada diferente una década más tarde -escribió para el prólogo el autor, en agosto pasado-. No hubiese sido una diferencia radical, de cualquier modo, pero no solo Babasónicos cambió: el rock ocupa hoy otro lugar en la cultura".

¿Y por qué no llevar estos libros a la playa? Incluso la pieza escrita por la investigadora uruguaya Silvia Sabaj, que buceó en los turbulentos mares de la poesía de su compatriota Eduardo Darnauchans. El Darno, como lo llamaban sus allegados, fue un personaje lleno de contrastes que, sin embargo, no impidieron la construcción de una estética única y, hasta ahora, a diez años de su muerte, irrepetible. Fue el artista de una elite y, al mismo tiempo, un referente del canto popular uruguayo, en el sentido más amplio de la definición. "Atormentado y a la vez luminoso", como se lo define en la contratapa del libro. En Danauchans poesía y compromiso de un cantor popular uruguayo, Silvia Sabaj hace un detallado análisis de su obra poética.

Por último, pero no menos importante, el libro que escribieron en dúo dos personajes de esta casa periodística, Humphrey Inzillo y Gabriel Plaza. Se trata de La Bomba de Tiempo, ritual y ritmo. El siempre ingenioso percusionista Santiago Vázquez creó a partir de un lenguaje de señas un bloque de percusión que creció, se multiplicó y maduró incluso luego de la partida de este músico, que se dedicó a otros proyectos.

Inzillo y Plaza cuentan minuciosamente ese proceso, desde la primera inspiración de Vázquez (la mezcla de tambores que escuchó en Salvador de Bahía con un lenguaje de señas para improvisación dirigida, similar al de Butch Norris) hasta ese ritual multitudinario que cada lunes encabeza la "elite" de 16 percusionistas en Ciudad Cultural Konex. Un corazón que late y nunca se detiene, en medio del barrio del Abasto.

Los que quieran volver al rock tienen otra alternativa: Charly García. Para la serie de trabajos que publica El Gourmet Musical, Roque Di Pietro escribió Esta noche toca Charly, un viaje por los recitales de Charly García (1956-1993).

Un rumor de voces que me gritan

Martín E. Graziano

Esta noche toca Charly (Gourmet Musical), de Roque Di Pietro explora los conciertos de Charly García entre 1956 y 1993.

En el mapa del rock & roll todavía se sostiene la estatua de La Paradoja Definitiva: una música esencialmente performática (Sergio A. Pujol dixit) cuya historia está contada a través de los discos. Una cultura hecha de sudor y de gestos contada en la cápsula presurizada del estudio de grabación. Atento a la contradicción, Roque Di Pietro se metió en camisa de once varas: reconstruir la obra del artista argentino que hizo del escenario la cama y el living de su propia casa.

Fiel a la tradición de la editorial Gourmet Musical, Esta noche toca Charly es un monumental trabajo de investigación. Un volumen de más de seiscientas páginas con archivo fotográfico, un profuso índice temático y una nueva valoración para la nota al pie. La obsesión por el dato, en este caso, no es un berretín. Al margen de las anécdotas (siempre jugosas, siempre simbólicas), detrás se agazapa el respeto por el oficio y el pensamiento. Cuando Di Pietro reconstruye el recital de diciembre de 1983 donde García se bajó icónicamente sus pantalones en el club Atenas de Córdoba (incluye un enlace hacia Google Images para ver la única fotografía del episodio), no se merodea en el morbo de la época. El episodio, en las páginas del libro, cifra el desafío y la ruptura con las expectativas de su propio público que significó la edición de Clics Modernos.

Vista con esta perspectiva, la parábola es estremecedora. Desde el 6 de octubre de 1956 hasta el 17 de diciembre de 1993: es decir, desde el niño que toca "Al claro de luna" en la muestra anual del Conservatorio Thibaud-Piazzini ("luego de que su compañera Norma Marseglia interpretara -quizás únicamente con su mano derecha- el tema infantil 'Cu Cu'") hasta el monstruo omnipotente que, apostado sobre el escenario en 360º de la cancha de Ferro, se abstiene de cantar no pocos versos y toca un Korg escrachado con aerosol. Ahí, en la antesala de La Hija de la Lágrima, el relato se interrumpe. No es casual. Menos que un libro, el período Say No More merece un caleidoscopio.

Un libro necesario, atrapante y conmovedor

Humphrey Inzillo

Los Auténticos Decadentes. Titanes en el hit: Una biografía oral (Planeta), de Fernando Sánchez

Conocemos sus canciones. Las llevamos bajo la piel porque nos acompañan desde hace tres décadas. Las cantamos en la cancha, en los casamientos, con nuestros hijos e hijas, en la ducha y hasta en los sueños. Los Auténticos Decadentes son más que la Armada Brancaleone del rock argentino y los soldados de plomo de la alegría del pueblo. Hace tiempo que Jorge Serrano, especialmente, es reivindicado como uno de los grandes compositores de las últimas décadas. Y Cucho Parisi, su frontman atorrante, es algo así como una celebridad. Sin embargo, incluso para muchos fans, Los Auténticos Decadentes son una entidad en si misma, una big band que funciona como más que la suma de las partes. Fernando Sanchez, que a mediados de los 90 reivindicó al grupo como un exponente del arte de vanguardia y lo posicionó en otro sitio frente a la intelligentzia rockera, entrega un libro necesario, atrapante y conmovedor. A la par que reconstruye, a partir de la voz de los protagonistas, una historia cronológica, le dedica un capítulo a cada uno de los 12 músicos del grupo, siguiendo esa dinámica horizontalidad que es la mantiene viva a la banda a lo largo de tanto tiempo. Así, por ejemplo, descubrimos la lucidez del percusionista Gastón Bernardou y de Nito Montecchia (guitarrista y manager), la cinefilia del bajista Pablo Armesto o la increíble historia de vida del percusionista Eduardo Trípodi. La joda, esa entidad intrínseca al grupo, está omnipresente en el relato. Pero también la fuerza de trabajo y la convicción que tuvieron desde un principio para que un impensado proyecto que unía el punk con la música tropical, se convirtiera en una empresa próspera y una máquina de felicidad.

El amor a la palabra

Humphrey Inzillo

Darnauchans. Poesía y compromiso de un cantor popular uruguayo (Ediciones del Empedrado), de SiIvia Sabaj

"Conocí muchos cantautores en mi vida. Pocos o ninguno con el amor a la palabra que vi en Eduardo Darnauchans. Ese amor no estaba circunscripto solo al momento creativo, sino que vivía en él hora tras hora, día tras día. Intentó impregnármelo porque también poseía un ánimo didáctico, un impulso magisterial que muchos como yo intentamos absorber con mayor o menor suerte", escribe Fernando Cabrera en el prólogo de este libro de la montevideana Silvia Sabaj, investigadora y docente de Literatura. Se trata de un ensayo enfocado en el aspecto literario de la obra del autor de "Como los desconsolados", "Entre el micrófono y la penumbra" y otros temas claves en la música popular uruguaya. Cantautor y poeta, el Darno fue el artista elegido para talonear a Bob Dylan (uno de sus grandes referentes) cuando se presentó en Montevideo en 1991. Sabaj le hace honor a la impronta didáctica de Darnauchans que Cabrera menciona en su texto, y pone al artista en su contexto histórico y sociocultural (con el país en dictadura y la emergencia del Canto Popular Uruguayo). Luego, disecciona las letras de sus canciones, estudiando los neologismos, buceando en las anécdotas o las historias íntimas que las dispararon, abriendo un nuevo universo para la interpretación de su obra. ß Humphrey Inzillo

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas