Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco claves para mejorar la visibilidad al manejar

Tener una visión clara cuando se conduce es imprescindible para evitar problemas y accidentes. Desde el parabrisas hasta las ópticas, Marcelo Ambrosini cuenta cuáles son los elementos que colaboran para tener el mejor panorama posible

Sábado 13 de enero de 2018
0

Claridad

¿Qué tener en cuenta?

Una buena visibilidad tanto en ruta como en autopistas, avenidas o calles es fundamental para evitar o disminuir accidentes y otros inconvenientes producidos por la mala visión. Por eso, tener el parabrisas en buen estado y limpio es vital a la hora de salir con el auto. Pero no sólo debemos chequear algo tan simple a la vista, sino que también hay que verificar el estado de las escobillas limpiaparabrisas, el nivel del depósito de líquido lavaparabrisas (los comúnmente llamados sapitos) y su correcto funcionamiento (pueden taparse y no rociar el agua normalmente).

Parabrisas

¿Cómo cuidarlo?

Los parabrisas están desarrollados para tener una altísima durabilidad en condiciones de uso normal. Por eso, deben utilizarse productos específicos para su limpieza (por ejemplo, líquidos lavaparabrisas) y evitar recurrir a detergentes comunes porque pueden dañar el sistema de las escobillas u obturarlo. Igualmente, si se limpia a mano conviene utilizar productos como limpia vidrios que dejan la superficie limpia y evita depósitos de grasa o aureolas. Hay que realizar este proceso en el parabrisas por fuera y por dentro, dejando las superficies bien secas y libres de grasa.

Escobillas

¿Cómo son y cómo funcionan?

Las escobillas deben tener el Certificado de Homologación de Autopartes de Seguridad que avala que se le realizaron los tests correspondientes, entre ellos el de duración ante la exposición a los rayos UV. El sistema está pensado para adaptarse al formato del parabrisas y ejercer presión, y su acción eficaz depende de su diseño. El borde reversible está hecho de goma y tiene que asegurar la máxima flexibilidad cuando la escobilla cambia de ángulo al final de cada barrido. El borde de goma en contacto con el cristal está cubierto de un compuesto a base de grafito no adherente.

Mantenimiento

¿Cómo se protegen las escobillas?

Ver que no posean deformaciones, roturas u otros daños. Al lavar el auto, limpiar los flejes de goma sólo con un paño humedecido (no usar kerosene u otros productos). Llenar el sapito con líquidos que cumplan las reglamentaciones de la Anmat y no usar agua sola, detergentes, lavavajillas, hidrocarburos, etcétera. Cambiarlas cuando el borde de goma de la escobilla esté quebrada, rota o rasgada o si genera mala visibilidad (formación de fajas o líneas), produce ruido o trepidación o visión nublada durante el barrido. Se sugiere reemplazar las escobillas una vez al año.

Iluminación

¿Qué hay que tener en cuenta respecto de las ópticas?

En cuanto a las ópticas, son de vital importancia porque ayudan a la conducción, no solamente durante la noche sino también de día en rutas y autopistas (permiten ser vistos por los autos que vienen de frente). Por eso, igual que los llamados faros antiniebla, también deben ser limpiadas frecuentemente. Además hay que calibrarlas en altura para que el conductor no sólo tenga un buen ángulo de luz sino que evite encandilar a quienes vienen circulando por la mano contraria.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas