Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cambio supone una reingeniería de la familia

Jueves 11 de enero de 2018 • 20:11
PARA LA NACION
0

Nuestra sociedad ha elegido el camino del cambio, y actualmente se puede evidenciar que éstos son profundos. En este contexto, a las familias les cuesta desarrollar su rol de ser padres y en las escuelas se evidencian estas necesidades. Todo cambio es una oportunidad, por ello, estamos en ocasión de comenzar a debatir sobre una "reingeniería de la familia".

"En este mundo moderno, se requiere una enorme flexibilidad para adaptarse y seguir desempeñando exitosamente el rol de padres; pero existen situaciones en las que el sentido común y la formación que hemos recibido, no alcanzan para educar a nuestros hijos como debemos y pretendemos. La realidad nos quita la capacidad de reacción, para llegar a ellos en tiempo y forma", dice el prof. Dr. Edgardo De Vincenzi autor del libro "Hacia una reingeniería de la vida, Una Propuesta Pedagógica Hacia un Hombre Nuevo".

En esta propuesta, la familia es el punto de partida, porque es el primer estadio de la socialización de todo ser humano, las demás esferas de la vida encuentran en ella, su piedra fundamental: la concepción, los estímulos, el puerperio, los cuales son el resultado en la calidad de la personalidad del niño.

El rol de los padres es decisivo para la vida de cualquier persona, porque es fundante de las posibilidades y crecimiento ulteriores. Del ejercicio responsable de la paternidad en la familia, depende que el niño luego, pueda seguir avanzando en la Escuela, la Universidad, la sociedad y el Estado; y que en cada esfera encuentre la posibilidad de realización de su potencial.

En esta reingeniería de la familia, se trata de asumir como propios, todos los desafíos, que implica el hecho de convertirse, en los pilares de la formación de la personalidad del niño, desde el momento mismo de la gestación.

La educación del niño tiene como objetivo, que llegue a ser capaz de convertirse en un ciudadano autónomo y responsable, con las aptitudes y compromiso que exigen la Sociedad y el Estado de una nación democrática, y que él mismo adquiera y desarrolle las capacidades necesarias para ejercer el rol de padre y formador de sus futuras generaciones.

Un hijo es una epopeya a construir, por aquellos que han decidido ser padres. De allí, la importancia de la Escuela para Padres, la cual es fundamental para cimentar la autonomía y resolver los problemas del vivir.

El autor es Rector Emérito en la UAI (Universidad Abierta Interamericana) y Presidente de la Confederación Mundial de Educación (COMED)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas