Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuatro argentinos que en 2018 se jugarán a todo o nada por el título

Castaño -único campeón-, Matthysse, Narváez y Reveco protagonizarán combates mundialistas; en 2017, sólo hubo dos compatriotas con chances

Viernes 12 de enero de 2018
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Matthysse va por el título welter de la AMB
Matthysse va por el título welter de la AMB. Foto: AFP

En la línea de tiempo del boxeo argentino, el año 2017 figurará como uno de los más escasos en cantidad de peleas mundialistas protagonizadas por púgiles nacionales en las últimas cuatro décadas. Solo el triunfo de Brian Castaño ante el marfileño Michel Soro (corona superwelter AMB) y la derrota de Jonathan Barros contra el galés Lee Selby (título pluma de la FIB), conforman los antecedentes de un año verdaderamente pobre. Sin embargo, hablar de crisis es una exagerada falacia propia de los que quieren verlo de rodillas. Nada de lo que pasó es ajeno a los 95 años de historia transcurridos con altibajos.

El arranque de 2018 asoma intenso y esperanzador, más allá de que la esencia negociadora predomine por sobre la deportiva e inmole a muchas de las jóvenes promesas. Con Brian Castaño como abanderado pugilístico y único campeón mundial, el boxeo argentino encontró en la vigencia de Lucas Matthysse , Omar Narváez y Juan Carlos Reveco una gran oportunidad para reposicionarse en el primer nivel mundial e ingresar, en solo noventa días, al selecto grupo de los diez países con más campeones mundiales en actividad (Estados Unidos, Japón y México, componen el podio). Si bien el camino no es para nada fácil, las posibilidades de revertir la pobre imagen brindada en 2017 son reales.

Quien tendrá la responsabilidad de iniciar el derrotero será Lucas Matthysse, que el 27 de enero, en el Forum de Los Ángeles, se enfrentará al tailandés Tewa Kiram (38-0, 28KO), por el cetro welter AMB vacante. A los 35 años y con un récord de 38 triunfos (35KO) y cuatro derrotas, el chubutense afrontará la tercera chance mundialista en pos de consagrarse monarca regular (fue campeón interino superligero en 2012). En 2014, ante el norteamericano Danny García, en Las Vegas, cayó por puntos en la unificación del título superligero CMB; y en 2015, contra el ucraniano Viktor Postol, se quedó en las puertas de la gloria tras perder por nocaut en 11º round. Dueño de una técnica exquisita y una fuerte pegada, La Máquina -como lo apodan- buscará reverdecer laureles ante Kiram y aprovechar los últimos jirones de un talento que no escapa al paso del tiempo.

El 10 de febrero, tan solo trece días después del combate de Matthysse, otro chubutense afrontará la chance de volver a ser campeón mundial. Omar Narváez se enfrentará en Londres al sudafricano Zoloni Tete (26-3, 21KO), dueño del cinturón gallo OMB. Con un récord de 47 triunfos, dos derrotas y dos empates, el Huracán -ex campeón mosca y supermosca OMB- buscará convertirse en el primer púgil argentino en lograr tres coronas mundiales en diferentes pesos. Si bien su técnica y su físico lucen intactos a los 42 años, la condición de visitante lo obliga a redoblar esfuerzos contra un rival trece años menor, de buena línea técnica y fuerte pegada. ¿Podrá Narváez hacer historia? El último argentino que ganó en Londres por un título mundial fue Pablo Chacón ante el colombiano Víctor Polo, hace 16 años.

El tercer argentino que saldrá a escena será el mendocino Juan Carlos Reveco (38-3, 19KO), que en el mes de marzo -resta confirmar día- combatirá contra el filipino Donnie Nietes, campeón mundial de la categoría mosca FIB, en Filipinas. El Cotón -por su estilo boxístico y el clima hostil que significa pelear de visitante- es el compatriota que afrontará el compromiso más complicado de los tres que buscan volver a ser campeones del mundo. Nietes tiene 34 años y una foja de servicio de 40 triunfos (22 KO), una derrota y cuatro empates. Su boxeo pulcro, eficaz y preciso le alcanzan para ser catalogado como uno de los mejores en su peso.

Por su parte, el bonaerense Brian Castaño -actualmente el único campeón mundial que tiene Argentina- realizará el 3 de marzo la segunda defensa de su corona superwelter AMB ante el francés Cedric Vitu (46-2-1, 19KO), en París. A los 28, con un récord invicto de 14 triunfos, Castaño volverá a tierras francesas, donde en julio del año pasado derrotó de manera contundente al local Michel Soro. El combate contra Vitu, Nº 12 del ranking AMB, representa una buena oportunidad para que Brian reafirme la condición de uno de los mejores del mundo en su peso y se consagre como la figura pugilística nacional, tras los retiros de Marcos Maidana y Maravilla Martínez.

Más allá de las estructuras que lo rodean, el boxeo argentino sigue demostrando su gran poder de reinvención gracias al sacrificio de los deportistas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas