Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Contrastes

Viernes 12 de enero de 2018
LA NACION
0
Foto: LA NACION

El verano es una temporada aspiracional. Es como habitar una publicidad extendida, en la que hay que mostrar cuántos libros serán leídos, qué fabulosas vacaciones se disfrutan, con sus idílicos y fugaces romances previstos por horóscopos o sus autorretratos en modo zen después de varias siestas que el trajín de la City y los empleos no permitieron. Con esa inspiración se multiplican en las redes las fotos de atardeceres únicos, los menús gourmet, las mesitas de luz trasplantadas al jardín junto a un vaso que promete una exquisitez del buen vivir. Algo así como "imágenes de libertad" que el calendario de este hemisferio condensa entre diciembre y marzo. A la sombra de este esplendor están todos los que aún soportan, irremediablemente, un sol incisivo cumpliendo horarios sobre el hormigón. Esa es la suerte de este oficial chileno, apostado frente al Palacio La Moneda, quien, al menos, recibió una chirola de sombra.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas