0

La edad avanzada abre el debate de la capacidad de los líderes para gobernar

La mayoría de los Estados no limita el acceso al poder de los aspirantes longevos
Adam Taylor
0
13 de enero de 2018  

WASHINGTON.-¿Cuándo se es demasiado viejo para ser un líder mundial? Los votantes de Malasia muy pronto tendrán que sopesar esa pregunta, tras la decisión de la alianza opositora de elegir al ex primer ministro Mahathir Mohamad para que enfrente a Najib Razak, al actual primer ministro sumido en el escándalo.

A los 92 años, Mahathir es casi 30 años más viejo que Najib. Fue el primer ministro malasio que ocupó más tiempo ese cargo, desde 1981 hasta 2003. Si gana las elecciones, previstas para antes de agosto, Mahathir se convertirá en el jefe de Estado o de gobierno más anciano del mundo.

Si se incluye a los gobernantes hereditarios y los líderes autocráticos, en ese ranking hay mucha más competencia. La reina británica Isabel II, de 91 años, ostenta el título de líder más viejo del mundo, un puesto que le arrebató el año pasado al zimbabuense Robert Mugabe cuando lo depusieron a los 93 años de edad. El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, tiene 91 años y es el líder elegido en funciones más anciano del mundo.

La decisión de Mahathir de competir refleja el estado actual de la política en Malasia, en particular, por su oposición pública a su exaliado Najib, quien está involucrado en un megamillonario escándalo de corrupción relacionado con un fondo de desarrollo del Estado. Se cree que de ser elegido, Mahathir usará su poder para indultar a otra importante figura opositora, Anwar Ibrahim, quien cumple una condena de cinco años de prisión por cargos de sodomía, una causa que según sus seguidores tiene motivaciones políticas.

Si lo indultan, Ibrahim, de 70 años, podría competir para primer ministro y eventualmente suceder a Mahathir, su exaliado, y luego rival, y ahora otra vez aliado.

Al mismo tiempo, las elecciones en Malasia también se enmarcan en el debate mundial sobre la edad máxima de los jefes de Estado. Esa discusión ha sido especialmente acalorada en Estados Unidos, donde en 2016 se enfrentaron Donald Trump, por entonces de 70 años, y Hillary Clinton, de 69, los dos candidatos de mayor edad de una campaña presidencial norteamericana, con la excepción de la reelección de Donald Reagan en 1985.

Algunos opositores a Trump argumentan que la edad del presidente, sumada a su mala alimentación y su poco ejercicio físico, han afectado negativamente sus capacidades cognitivas. Esa idea ha cobrado fuerza tras la aparición del nuevo libro Fire and Fury, que retrata a Trump como un hombre infantil e incapaz de concentrarse en las responsabilidades de su cargo.

La Casa Blanca ha desmentido tajantemente esa idea, y el propio Trump ha asegurado ser "un genio muy estable". Su gobierno también tildó de "ridículos" a quienes hicieron notar que en un discurso del mes pasado, el presidente parecía arrastrar las palabras.

Por supuesto que tener en el cargo a un mandatario de edad tiene sus beneficios: cuentan con la sabiduría acumulada tras largas décadas de moverse en los más altos niveles de la toma de decisiones, concitan apoyo y la gente los conoce. Pero tampoco caben dudas de que ser jefe de Estado conlleva una carga de trabajo y una exigencia de viajes que pueden ser difíciles de cumplir para los candidatos de mayor edad.

Desde una miraba global, ha habido algunos mandatarios cuya edad parece haber afectado su labor. Antes de ser depuesto, Mugabe era famoso por quedarse dormido en medio de reuniones de alto nivel. El año pasado, cuando se vio forzado a renunciar, los líderes de la intentona argumentaron que su "avanzada edad" le hacía físicamente imposible seguir a cargo del gobierno.

En Estados Unidos, hacia el final de su segundo mandato, Reagan solía olvidarse las cosas, lo que generó especulaciones sobre su salud mental en la opinión pública norteamericana. Tras dejar el cargo, a Reagan le diagnosticaron Alzheimer, y su hijo posteriormente declaró que ya había manifestado síntomas de la enfermedad cuando era presidente.

Sin embargo, es infrecuente que se ponga límite a la edad de los jefes de Estado o de gobierno. Por el contrario, la mayoría de los países suelen establecer algún tipo de requerimiento de edad mínima para postularse para un cargo. Durante los últimos años, el mundo ha sido testigo de un auge de líderes jóvenes. El presidente francés, Emmanuel Macron, llegó al cargo a los 39 años, mientras que el líder norcoreano Kin Jong-un, tiene actualmente 34 años. El líder más joven del mundo es Sebastian Kurz, elegido canciller de Austria el año pasado: tenía 31 años.

Los expertos suelen coincidir en que la edad por sí sola no sirve para determinar ni la salud ni la capacidad de alguien para trabajar. El año pasado, Mahathir concedió una entrevista al diario Strait Times, donde explicó que su secreto para verse siempre joven (el periódico señalaba que efectivamente su aspecto había cambiado muy poco en los últimos 12 años), era muy sencilla: no comer de más.

Pero la preocupación de los votantes malasios tal vez no sea que Mahathir haya cambiado mucho, sino más bien que no haya cambiado lo suficiente. Durante sus 22 años como primer ministro, Mahathir tenía la temible reputación de ser un líder autoritario con pocas pulgas para los valores liberales, y fueron sus prácticas las que allanaron el camino para el ascenso de Najib. Y desde su regreso a la arena política, Mahathir no ha expresado el menor arrepentimiento por sus excesos del pasado.

Uno en el poder; el otro, aspirante

Mahathir ben Mohamad

Candidato a Premier en Malasia

El ex premier (1981-2003) tiene 92 años y competirá por el cargo antes de agosto; tuvo una reputación de líder autoritario que sigue intacta, según sus críticos

Beji Caid Essebsi

Presidente tunecino

Con 91 años, Essebsi es el líder elegido en funciones más anciano del mundo. En los últimos días, el país, epicentro de la "primavera árabe" vive una ola de protestas por el aumento de los precios de la comida

Traducción Jaime Arrambide

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.