Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un elogio romántico de la noche y la poesía

Sábado 13 de enero de 2018
0

"Pero yo me vuelvo hacia la noche; la santa, indecible, misteriosa noche. Lejos queda el mundo...", escribe Novalis en el primero de los seis poemas que componen Himnos a la noche, título reciente de la colección Zona de Tesoros de Interzona. Compilados y traducidos por Pablo Gianera, los textos escogidos son deliciosos: primero, el bellísimo poema dedicado a los laberintos de la noche, definido en el prólogo como un desdoblamiento "entre la luz y la oscuridad, el sueño y el despertar, la historia y la eternidad, la soledad y la vida nueva...".

Luego, fragmentos de su inconclusa "enciclopedia" integrada por entradas breves que revelan una mirada definitiva sobre el universo poético: "La poesía es realidad absoluta. Este es el núcleo de mi filosofía. Cuanto más poético, más verdadero". Citas de sus diarios, un monólogo en prosa y otros dos poemas ("El extranjero" y "Cuando figuras y números ya no sean") completan un libro cautivante que, como sello de la colección, tiene una figura geométrica en la tapa. Las siete letras de Novalis forman un símbolo perfecto de luz y oscuridad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas