Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El futuro de Bernard Tomic tras perder en la qualy de Australia: "Solo cuento el dinero, es todo lo que hago, cuento mis millones"

Tomic, un jugador cada vez más polémico
Tomic, un jugador cada vez más polémico.
Domingo 14 de enero de 2018 • 10:41
SEGUIR
LA NACION
0

MELBOURNE.- Bernard Tomic es, probablemente, uno de los mayores talentos desaprovechados de la actualidad en el circuito tenístico. La indisciplina, el desgano y la falta de compromiso atentan, torneo tras torneo, contra el australiano de 25 años. Ex N°17 del mundo en enero de 2016, es una máquina de desperdiciar oportunidades. Trastabilla una y otra vez, una y otra vez. ¿Realmente le importa? Enfrentado con la Federación de tenis de su país, que no le entregó una invitación para el cuadro principal del primer Grand Slam del año, Tomic (actualmente 142°) debió participar de la clasificación y se quedó a un paso del objetivo: cayó en la última rueda frente al italiano Lorenzo Sonego (22 años; 217° del tour) por 6-1, 6-7 (5-7) y 6-4. Claro que ello no fue lo más llamativo: al dejar el court número 8 del Melbourne Park, respondió con sarcasmo a los periodistas que le preguntaron cuáles serían sus próximos planes tenísticos: "Solo cuento el dinero, eso es todo lo que hago. Cuento mis millones".

"Nunca he necesitado la ayuda de Tennis Australia para lograr cosas en mi carrera. Tampoco la necesitaré ahora", había sentenciado Tomic tras conocerse el rechazo de la federación. "Es un punto de vista. No es mi problema. No quiero opinar de ello", añadió, cortante. Si hubiera vencido a Sonego, un turinés que nunca había entrado en un grande, Tomic hubiese jugado el cuadro principal del Abierto de Australia por décima vez consecutiva. Pero no podrá hacerlo y para el público de Melbourne será toda una novedad. Es verdad, sin embargo, que muchos australianos están hartos de sus conductas y le perdieron el respeto. No así con Nick Kyrgios, que más allá de varias equivocaciones periféricas al tenis, tiene el crédito abierto.

Tomic, que ya de por sí tiene un ranking que no condice con su categoría, caerá todavía más en las posiciones ya que defendía la tercera rueda de Australia 2017.

"Nunca he necesitado la ayuda de Tennis Australia para lograr cosas en mi carrera. Tampoco la necesitaré ahora..."
Tomic

En sus orígenes y en la asfixiante presión que le ejerce su padre, John Tomic, están las claves del comportamiento de Bernard. La relación entre ambos es absolutamente tormentosa. El tenista que lleva ganados 5.200.000 dólares en premios por torneos y tres títulos (Sydney 2013 y Bogotá 2014 y 2015), llegó a pedir que sacaran a su padre de la tribuna en un partido suyo en Miami, frente a David Ferrer, porque lo estaba "molestando". La influencia de su papá fue puesta en tela de juicio por una leyenda del tenis australiano: Lleyton Hewitt . "Es una persona muy dura, demasiado, tanto en el circuito como fuera, y tiene mucha influencia sobre Bernad, lo que le genera mucha presión y a veces hace que se hunda", sentenció el ex N°1 y capitán del equipo australiano de Copa Davis. Peleas en boliches, peleas callejeras y problemas con drogas son parte de un espinoso historial que, sin dudas, perjudica la faceta deportiva de Tomic.

La temporada pasada, en Wimbledon, Tomic dijo que se sentía aburrido durante su partido de la primera ronda, que perdió por 6-4, 6-3 y 6-4 ante el alemán Mischa Zverev. Además, aseguró que había llamado al fisioterapeuta de la ATP durante el encuentro, sabiendo que no estaba lesionado, para intentar romper la concentración de su rival. "Creo que no respeté este deporte demasiado. Sé que voy a jugar otros diez años y que cuando acabe mi carrera no tendré que trabajar de nuevo. Todos jugamos por dinero", admitió. La Federación Internacional de Tenis no se lo permitió pasar y lo sancionó con una multa de 15.000 dólares. Y hasta su patrocinador de raquetas le retiró el apoyo. Desde allí, Tomic jugó muy pocos partidos: perdió en la primera rueda del US Open y Chengdu, en la segunda ronda de Tokio (frente a Diego Schwartzman), cayó en la segunda rueda de la qualy de Amberes, en su debut en Viena y en el segundo desafío en el Challenger de Bratislava. Luego, llegaron estos tres partidos en el Melbourne Park. Nada más.

¿Cuál será el futuro de Tomic? Difícil saberlo. Pero si sigue despilfarrando su carrera -y su dinero- es probable que muy pronto no tenga más "millones" para contar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas