Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Quién era Tito?

Un nuevo libro dice que el líder balcánico no era Josip Broz, sino su medio hermano Franz

Domingo 17 de septiembre de 2000

No han pasado doce meses desde el último libro acerca de Tito y ya se prepara Hohstapler , que sin duda será un éxito porque pone sobre el tapete lo que nunca tuvo una respuesta concreta: ¿quién fue realmente la persona que se hizo conocido como Tito y que en 1945 tomó el poder en lo que fue Yugoslavia?

Tito, que tan hábilmente jugó al péndulo entre Occidente y Rusia, que pudo romper con el stalinismo en épocas de escalofrío, que fue el líder de la tercera posición y que dejó admirados a unos y otros por cómo pivoteó a través de 35 años en una época y escenario tan complejos como fue la Guerra Fría en Yugoslavia, hoy es un personaje al cual los investigadores quieren sacar del misterio y de la leyenda.

Aleksandar Matutinovic, el médico personal de Tito, escribió ya hace tres años que él siempre dudó de la identidad de su paciente; las razones eran muy concretas. ¿Cómo era posible que una persona que aseguraba ser solamente un herrero se desenvolviera tan bien en todo? ¿Cómo era posible que un hombre criado en una minúscula aldea de principios del siglo XX interpretara a Chopin de un modo tan perfecto? ¿Cómo conocía tan bien la literatura universal y hablaba varios idiomas?

El misterio de la bolsa

"La verdad sobre Josip Broz seguramente está oculta en una bolsa de cuero negro que desapareció después de su muerte", había dicho Matutinovic en su libro.

También el escritor Dobrica Cosic habló del secreto encerrado en la bolsa que siempre permaneció herméticamente cerrada.

Miroslav Todorovic cuenta que Tito jamás se separó de ella y cuando sucedió que se la hubo olvidado, fue capaz de volver desde donde estuviera para recobrarla, como pasó en ocasión de una gira por Africa.

Se presume que contenía la partida de defunción de Davorjanka Paunovic -la más amada entre las dieciséis mujeres con las cuales tuvo hijos-, la partida de casamiento con su viuda Jovanka, y -esto es lo importante- la partida de defunción de Josip Broz con fecha de 1914.

Esta bolsa desapareció después de la muerte del mariscal y ahora se sabe que está en Eslovenia; todos esperan que los eslovenos quieran encontrar su paradero y revelar el contenido.

Si Josip Broz murió en 1914 en el frente ruso como soldado del ejército austrohúngaro, como dice la partida, ¿quién fue el hombre que se posesionó de su identidad?

De seguir a Todorovic, fue su medio hermano Franz quien se apropió de ella. Franz Broz nació en Viena en 1892 como hijo natural de una sirvienta, María (verdaderamente la madre de Josip Broz) y su patrón, el acaudalado Samuel Mayer. Al nacer, el bebé habría sido llevado a la aldea natal de la madre donde pasó su primera infancia. (El mariscal Tito siempre dijo que los mejores recuerdos estaban relacionados con su niñez y su abuelo.) Según los apuntes del libro, cuando Franz creció se fue a Viena con su verdadero padre y allí aprendió todo eso que siempre había sorprendido a Matutinovic y que no condecía con el aldeano que era Josip.

Allí Franz tuvo una educación esmerada, que incluyó el aprendizaje de la música y la esgrima, con lo que obtuvo el segundo lugar en el torneo europeo de 1913. Además jugaba al brigde y cabalgaba como lo había aprendido en la tradicional escuela de Viena.

Para abonar la tesis de su educación en Viena, el sacerdote Walter von Climer había testimoniado en 1961 que estudió teología junto a Franz Broz. Y mostró una fotografía de esa época, en la que se ve a Franz Broz, con el mismo aspecto del que después fuera Tito.

Es el mismo jovencito mimado y sin compromisos que pasó una temporada junto a Miroslav Krleza, Adolfo Hitler y José Ambroz en Pecs, Hungría.

Si todo esto es así, la pregunta más importante sería por qué Franz buscó tener esa personalidad ocultando la suya propia. ¿Fue su condición de hijo ilegítimo de un padre judío o había algún otro motivo?

De este libro surge además que entró en la masonería y que el Vaticano lo proyectó como futuro gobernante de Yugoslavia. Y ésa habría sido la verdadera razón por la cual Stalin no pudo doblegarlo jamás.

Se cierra el círculo

Como un argumento más en la tesis de que Tito no fue Josip sino Franz, Todorovic cita que el verdadero padre de Tito, Samuel Mayer, estuvo confinado en Jasenovac (Jasenovac fue el campo de concentración que tuvo como uno de los responsables a Dinko Sakic, recientemente extraditado de la Argentina y juzgado en Croacia).

Fue ésta la razón, según Todorovic, por la que Tito jamás permitió que ese campo se liberara. ¡Temía que su padre lo fuera a reconocer!

Sin duda que declaraciones tan impactantes harán un hit de este libro que se anuncia para los próximos meses.

Josip Broz, según la versión oficial, murió el 4 de mayo de 1980.

En Zemun, Serbia, existe una tumba con el nombre de Josip Broz y otra, con toda la pompa que su personalidad mereció, en el Palacio de las Flores de Belgrado.

La última novela de la autora es María Josefa Ezcurra, el amor prohibido de Belgrano.

Por Carmen Verlichak Especial para La Nación

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.