Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pepe Soriano

Es candidato al Premio ACE por su trabajo en Mi bella dama, donde interpreta al padre de la bella; y disfrutaremos de su presencia cinematográfica en Angel, la diva y yo", dirigida por Pablo Nisenson

Domingo 24 de septiembre de 2000

1. -Para actuar, ¿hay que ser muy honesto o muy mentiroso? -Hay que tener honestidad para no perder la capacidad crítica frente al personaje; la mentira está en representarlo muy bien.

2. -Me juraron que trota diez kilómetros tres veces por semana. -Sí, yo también lo juro.

3. -¿Y patear la pelota, qué tal se le da? -Se me daba, se me daba. Bastante bien.

4. -¿En qué se siente más fuerte que a los 20? -En la comprensión. ¡Y en la pérdida de casi todas las certezas!

5. -¿Con qué riega sus comidas? -Con vino tinto, si es de buena calidad. O con agua.

6. -¿Vuelve seguido a España? -Sí. Tengo buenas razones: dos hijos casados y varios amigos.

7. -¿Le costó encarnar a Franco? -Fue muy fuerte. Recuerdo cuando me senté, vestido de uniforme, en el mismo escritorio en donde él firmaba sus sentencias a muerte... ¡Me corría hielo por la espalda!

8. -Y ahora, ¿qué tal se siente de borrachín y filósofo? -¡Me divierto mucho! A Doolittle no le importa nada, mientras tenga sus chelines para ir al boliche. Su filosofía es ir mecido por la vida.

9. -A los cinco años, ¿tenía un amor secreto? -No, era público. Una vecina de cuatro. Estábamos siempre juntos, cuando pasábamos todos decían: "Ahí van los novios" .

10. -¿Su mejor frase de velorio? -No, qué feo... nunca sé qué decir.

11. -¿El teatro genera adicción? -Para los que lo hacemos, genera adicción... ¡y también dicción!

12. -¿Intuición o método Stanivslasky? -De todo un poco. Lo primero para mí es rastrear el texto; siempre hay algo que me da la clave. Eso sería algo intuitivo, pero después hay que ir metiendo la técnica.

13. -Sus padres, ¿qué querían que fuese? -Mi madre murió cuando yo era muy chico. Mis abuelos aspiraban a que fuese un profesional... Llegué a hacer unos años de Abogacía, después dejé todo por el teatro.

14. -¿Moja la medialuna en el café? -¡Siempre que puedo!

15. -¿Cuenta hasta diez, o se larga de cabeza? -Antes no contaba nada, después llegaba hasta tres, hasta cinco... Y ahora que ya me molieron un par de veces a trompadas aprendí a contar hasta diez.

16. ¿Qué personaje lo llevó al borde de la locura? -Lisandro. Que en estos días adquiere tanta dimensión, ¿no?, por su lucha en el Senado que lo llevó a la soledad más absoluta y finalmente al suicidio. Después de interpretarlo caí en una gran depresión.

17. -¿Qué es un crítico de espectáculos? -Sófocles dice en Antígona que un crítico es como un eunuco: sabe todo lo que hay que hacer, pero no lo hace. No coincido del todo, ojo...

18. -¿Alguno le dio con un hacha? -No, realmente no.

19. -¿Qué opina de las malas compañías? -¿Qué son las malas compañías? Cuando mis hijos eran adolescentes, pensaba: su madre y yo les damos este material, lo que les ofrezca otro tiene que ser demasiado fuerte para que estos chicos se corrompan. Y apostaba a la libertad.

20. -¿Dónde aprendió a cantar y tocar la viola? -En el barrio. Los domingos en el gueto italiano se juntaban todos a cantar y a tocar. A los cinco años ya me habían puesto una guitarra en la mano.

21. -¿Para dónde enfilaría con la máquina del tiempo? -Para el 3000. ¡Lo de atrás ya lo conozco!

22. -¿Alguna vez se imaginó como voz de un dibujo animado? -¡No! Me lo pidieron como un favor y me enganché. Mi personaje en Cóndor Crux está lleno de nobleza... Yo puse voz a unos textos muy lindos, y sobre eso crearon los dibujos.

23. -¿Dé que se habla en su casa durante la comida? -Se habla todo el día de todo. Mi mujer es psicoanalista.

24. -Cuando discuten, ¿no lo quiere mandar al diván? -No, jamás. Y discutimos poco, porque los dos creemos mucho en la palabra.

25. -¿Ve la vida como una comedia, una tragedia, o una de Stephen King? -La veo como una verdad absoluta... igual que a la muerte.

26. -¿Qué lecturas lo alimentan? -Material de teatro, por supuesto, y mucho de lo que escriben los buenos amigos: como El mandato, de José Pablo Feimann, que terminé hace pocos días.

27. -¿Le pasó de sentirse extranjero en su país? -Sí, con los militares me sentí extranjero, aborrecido y sospechado.

28. -¿Alguna vez le hicieron mal de ojo? -Claro, cómo no. Me lo curaba mi abuela.

29. -¿Por qué suben las burbujas del champagne? -Qué sé yo... ¿Querrán escaparse?

30. -La situación más insólita que le tocó vivir. -Una vez, entrando al teatro para ver a Pavlosky, se me puso adelante una mujer que me agarraba y repetía: "Yo leí todo lo suyo, todo". Se ve que escuchó Soriano y pensó en Osvaldo. Yo quería acomodarme de una vez, pero no sabía cómo escapar de la confusión.

31. -¿Qué hay en su corazón? -Mucha alegría en lo personal... Pero también una gran tristeza por el país. Sencillamente no puedo ver todo lo que pasa y seguir adelante con mis cosas, como si nada.

32. -Victoria: ¿qué le dice esta palabra? -Ah, es mi hijita de seis años, el triunfo de la vida... ¡Todos los hijos debieran llamarse así!

33. -¿Nietos no tiene? -No. La gente en España ya no quiere tener hijos. No es broma; están pidiendo gente de afuera, porque la población se les está volviendo vieja.

34. -¿Mate, café o tes exóticos? -Café y más café.

35. -¿De quién no se perdería ni una película? -De Wody Allen. Toda su cinematografía me fascina.

36. -¿Internet es un laberinto borgeano? -¡Uh, mucho más que eso! Mi mujer y la nena se meten allí. Yo, por ahora, ni loco.

37. -¿Y la exploración del espacio, qué le inspira? -¡Me maravilla! A propósito, yo vi un OVNI estando en Santiago del Estero con amigos. Se veía bajo, casi sobre el río... Una imagen fantástica, que me llenó de esperanza.

38. -Qué nació antes, ¿el dinero o la poesía? -La poesía, estoy seguro.

39. -¿Cuándo se vuelve Otello? -Cuando me veo en el espejo, la miro a mi mujer y pienso: ¿Cómo puede ser que esta mina tan linda esté conmigo?

40. -Y de Hamlet, ¿qué tiene? -No comparto la duda de Hamlet tal como está planteada; para mí, habría que cambiarle la coma para que quedase: Ser o no, ser es la cuestión.

Cecilia Madrazo

Te puede interesar