Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Poesía de lo soñado y de lo real

BAILEN LAS ESTEPAS Por Susana Szwarc (Ediciones de la Flor)-92 páginas-($ 9)

Miércoles 28 de abril de 1999

ESTE libro de poemas de Susana Szwarc, que fue Premio Unico Municipal para Poesía Inédita (1994/95), evoca una trama hecha de filigranas, de claroscuros e interrogaciones, en la cual escenas brumosas o centelleantes hilvanan un susurrado telón de fondo.

Lo que se susurra en este libro es la infancia en el Chaco natal, a la par de esos fogonazos de la memoria que traen campos de concentración, retazos de Bujara y de la nieve de Siberia, migraciones y destierros que mezclan no sólo los recuerdos sino, inclusive, las lenguas. Como la simbiosis entre el idioma indígena conocido en la niñez ("Olvidadas al volver / gritamos: ñde añamembyre, ¿mba´ere / pikó oré reyá?...") y el hablar de los abuelos ("aaacotkitbá sharé búre óbed bá / está cantando en polaco la abuela / en el horno -muerta- se seca su harina...").

Es -Swarc lo dice en feliz imagen- "la juntura de las lenguas". Porque hay en estos poemas un linaje familiar marcado por pogroms y exilios (no en vano se parafrasean unos célebres versos de Paul Celan); hay también hombres y mujeres tuteándose con trenes, palanganas, migas de pan, sequía; grises o fulgores de la domesticidad; la vida-muerte, en el viejo y en el nuevo hábitat.

Susana Szwarc domina, y ejercita bellamente, la dicha de una escritura capaz de evocar tanto el dolor de la ausencia como la esperanza alojada en lo cotidiano.

También narradora y dramaturga, Szwarc despliega un lenguaje poético colmado de misterio, de sugerencias y de saber verbal, que dúctilmente modula los vaivenes de la conciencia. Madre, padre, hermanas, abuela, conectan la dura infancia con la ratificación de que la vida desgasta, en su vacío y plenitud. Poesía de lo real y lo soñado, en cuyo seno -como en el vivir- "el tiempo no se queda quieto. Sopla".

Jorge Ariel Madrazo

Te puede interesar