Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Prueban que el vino tinto disminuye el colesterol malo

Miércoles 21 de junio de 2000

MENDOZA.- Estudios realizados por cardiólogos japoneses de la Universidad de Osaka reforzaron las experiencias médicas argentinas que buscan demostrar que la ingesta diaria moderada de vino tinto ayuda a prevenir enfermedades del corazón, por la presencia de polifenoles que actúan como antioxidantes.

Kenei Shimada y Hiroyuki Watanabe expusieron en el XIX Congreso Argentino de Cardiología sus ensayos realizados en diez pacientes sanos cuyas arterias coronarias mostraron una mejor respuesta a los efectos vasodilatadores en los casos en que previamente habían consumido un vaso de vino tinto.

La clave de este hallazgo es la presencia en el vino de polifenoles, sustancias químicas que actúan como antioxidantes en el cuerpo humano y ayudan a disminuir los niveles de colesterol en la sangre. Se comprobó que no es el alcohol el que mejora la vasodilatación en el sistema circulatorio. Para ello, los pacientes sometidos al estudio bebieron un vaso de vodka y otro de vino blanco, pero no mostraron la misma respuesta coronaria.

Shimada dijo a La Nación que "se ha encontrado cierta capacidad de los polifenoles del vino tinto para mejorar la reserva coronaria" y que, incluso, "ayudan a evitar la isquemia miocárdica". Sin embargo, señaló que para dar mayor rigor científico a sus estudios se necesita ampliar esas pruebas durante dos o tres años, con grupos de unas 300 personas sanas que tomen dos o tres vasos de vino tinto por día, para comparar el comportamiento del sistema circulatorio con el de otro grupo igual que no beba vino.

Acuerdo con la Argentina

La presencia de los médicos japoneses en Mendoza para participar en ese congreso también sirvió para poner en marcha las bases de un acuerdo destinado a iniciar por primera vez en la Argentina un estudio con base científica sobre las propiedades del vino tinto elaborado en nuestro país respecto de la prevención de enfermedades cardiovasculares.

De concretarse este proyecto de investigación, se sumarían otros centros de estudios cardiológicos de Buenos Aires, Santa Fe, San Juan y Tucumán, que adoptarían la misma técnica de evaluación de la respuesta coronaria de pacientes sanos y enfermos que consuman la dosis diaria de vino tinto.

Uno de los impulsores de esta iniciativa es el doctor Rodolfo Calvo, ex presidente de la Federación Cardiológica Argentina, quien advirtió: "No hay que distorsionar esta propuesta pensando que se puede inducir al alcoholismo, sino que hablamos del consumo moderado".

Agregó que el Fondo Vitivinícola de Mendoza expresó su interés en apoyar la investigación de experiencias que "han demostrado que los polifenoles del vino tinto actúan sobre el colesterol dañino".

Calvo recordó que "las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud demostraron que las cifras de morbimortalidad cardiovascular fueron mucho menores en los pueblos en los que se consumieron dos o tres vasos de vino por día". En ese sentido, mencionó el estudio llamado la "paradoja francesa", donde se determinó que frente a un aumento en el consumo de alimentos con grasas, el nivel de colesterol no subía siempre que se mantuviera la ingesta diaria y moderada de vino tinto.

En esa misma linea se expresó René Favaloro, el principal orador en el acto de cierre: "Hay que saber que es bueno tomar dos vasos de vino por día, pero no hay que bandearse porque uno de los problemas sociales más importantes de la Argentina es el alcoholismo, que es tanto o más importante que la droga".

Los médicos argentinos interesados en esos estudios presentaron un protocolo de trabajo para los proyectos de investigación de los efectos benéficos del vino tinto en la salud humana.

Sergio Dimaría

Te puede interesar