Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El Pontón Recalada, un servicio flotante

Comercio exterior

Es un referente argentino desde 1842

A BORDO DEL PONTON RECALADA (De una enviada especial).- Erardo Daniel Mateo, oficial principal de la Prefectura Naval Argentina nos recibe. "Por aquí«", nos indica. Subimos unas escaleras que conducen al comedor. Es curioso cómo están aferrados los elementos, decorativos y de uso diario, para evitar cualquier deslizamiento producto del movimiento de las olas.

El Pontón Recalada es un buque fondeado a 141 kilómetros del puerto de Buenos Aires que pertenece a la Prefectura Naval Argentina. Se denomina Recalada puesto que aquí recalan los prácticos una vez que condujeron a las embarcaciones hacia ultramar. Aquí se despide a las embarcaciones que navegarán por aguas abiertas y se recibe a aquellos que buscan ingresar en el río de la Plata.

Mucho más

"El práctico encuentra alojamiento, comida y apoyo logístico -señala Mateo-. Pero el pontón es mucho más."

Y es verdad. Las casi treinta personas que conviven allí (están quince días en Recalada y quince en tierra firme), incluidos los cuatro civiles que tienen a su cargo el catering, lo consideran parte de su familia.

Pero Recalada no sólo asiste a los prácticos, también colabora con la estación de Control de Tráfico y Seguridad (Contrase) Buenos Aires, de la Prefectura. A través de estas estaciones resguarda y regula el tráfico fluviomarítimo de aproximadamente 35 kilómetros de litoral marítimo y 2000 kilómetros de canales y ríos navegables.

En el Pontón se obtiene, por sistema radial, datos de los buques y se brinda información de la normativa nacional relacionada con la navegación. Informa sobre las condiciones meteorológicas y, a través del radar, plotea a los buques que se aproximan, dando instrucciones sobre maniobras por realizar y brinda asistencia sanitaria.

Recién horneado

Mientras el aroma a pan recién horneado se pasea por los camarotes de Recalada, Calixto Omar Alvarenga, radioperador de guardia, ayudante de primera, se comunica con otros buques que vienen del océano y esperan ingresar en el río de la Plata. En este momento, el Pontón se convierte en un embajador de la Argentina para los capitanes de las más diversas nacionalidades.

"Hay buques de bandera y capitán suizos, cuando Suiza no tiene costa... hace muy poco, incluso, partió uno de ese país que se llama Bariloche", cuenta el práctico del río de la Plata José Carbini.

Pero si eso llama la atención, qué esperar entonces de encontrar una cancha de fútbol en la bodega de este barco, perfectamente demarcada. Y aros de basquetbal también.

"Se juegan grandes torneos aquí", asegura Mateo.

A la hora del almuerzo, prácticos que esperan su buque u otros que, como nosotros, acaban de llegar, se predisponen a compartir historias.

Entonces, cobran vida viejos capitanes, olas enormes, tormentas oscuras, sogas gastadas, compañeros de río y misteriosas anclas.

Más tarde, la corriente de aire que ingresa en el comedor invita a una caminata por la proa.

El escenario está dado por el río, que empieza a combinarse con el mar, y lejanas siluetas de embarcaciones. Pequeñas grandes historias que navegan...

Imposible olvidar Recalada. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina