Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Alergias bucales: cada cual atiende su juego

Suplemento Salud

Las hay para todos los gustos y paladares. Al oro, al dentífrico, a los alambres ortodóncicos. Para que desaparezcan, hay que proceder a eliminar la causa

Aprendiendo a vivir se va la vida, dijo alguien, y calló que otros aprendizajes pueden determinar que se nos vaya la vida. Las respuestas alérgicas son consecuencia de un aprendizaje por el cual las células del organismo humano que deberían defenderlo contra determinadas invasiones del exterior terminan generando situaciones patológicas, en algunos casos pueden llegar a ser sumamente graves.

Las alergias por contacto constituyen un capítulo medianamente comprendido de la estomatología (estoma=boca). Algunas son inimaginables. ¿O se imagina alguien una alergia por el contacto con oro?

Pues que las hay, las hay, con oro y otras igualmente inimaginables al platino, titanio, paladio, plata, estaño, a algunas aleaciones inoxidables. Las cantidades suficientes para la sensibilización son ínfimas:un mil millonésimo de miligramo muchas veces es suficiente.

Pueden aparecer en la cara, como una urticaria, en las superficies internas (mucosas) de la boca o en los labios.

Un contacto molesto

Muchas alergias por contacto pasan inadvertidas porque se confunden con otras alteraciones de la mucosa bucal. Por ejemplo, es muy común que sean confundidas con una traumatización crónica por trastornos comunes en la boca como dientes fracturados, arreglos rotos, prótesis con partes mal adaptadas o hábitos como mordisquearse los labios o las mejillas.

Sin embargo, no son demasiado frecuentes, probablemente porque la saliva produce una acción de lavado que diluye las partículas causantes ( antígenos ) antes de que penetren la mucosa. También porque la gran cantidad de vasos sanguíneos de la mucosa bucal evacua los antígenos que pudieron penetrar antes de que comience una reacción alérgica, a lo que se agrega que la naturaleza de las mucosas es menos propensa a formar los elementos ( haptenos ) que, combinados, generan el desencadenante de la reacción. Una curiosidad: por caminos similares, en el sistema inmunitario de las mucosas se ha buscado la manera de lograr vacunas contra las caries, por ejemplo, mediante la ingestión, inhalación o enjuague con antígenos derivados de los microbios responsables.

Hay tres clases de alergias bucales por contacto: las causadas por ciertas comidas, las originadas por productos para la higiene bucal y las provocadas por los materiales de uso odontológico restauradores o protéticos.

A pedir de boca

Las reacciones varían según que la sustancia actúe sobre toda la cavidad bucal o sólo sobre una determinada zona. También importa el tipo de material que provoca la alergia. Los hay para todos los gustos:

  • Los buches o los dentífricos pueden provocar como una inflamación generalizada. Las irritaciones se deben a otros componentes de las pastas dentales, generalmente del tipo de control del tártaro.
  • Una amalgama ( emplomadura ), en cambio, provoca una reacción en la mucosa justo en contacto con ella, como si dijéramos un callo blanquecino apenas sobresaliente (técnicamente, liquenoide ). Las mejillas, los costados de la lengua y las encías suelen ser los puntos más afectados.

Los síntomas corrientes son enrojecimiento ( eritema ), engrosamiento ( edema ) y descamación hasta llegar, a veces, a formar una llaga ( úlcera ). En los casos agudos, la persona manifiesta una sensación de que le quema un punto en directa relación con el material causante. La verdadera alergia por contacto es una forma de hipersensibilidad no instantánea, sino del tipo retardado.

  • Otros materiales dentales capaces de causar mucositis alérgica son los acrílicos y los alambres de ortodoncia. La reacción al oro suele ser leve, pero a veces es fuerte y persistente. El aspecto es el liquenoide citado o, a veces, un discreto eritema (rubor).

Las conocidas pruebas alérgicas no se hacen pegando una moneda de oro, sino una sal de oro disuelta con la que se humedece el parche.

  • El acrílico es altamente sensibilizante, tanto en forma de coronas o arreglos como en carácter de prótesis fijas o movibles. Es común que la reacción se generalice, porque las sustancias desprendidas se extienden por toda la boca. En cambio, por su contenido de níquel, los elementos ortodóncicos producen lesiones más localizadas.
  • Los buches y dentífricos suelen actuar por algún producto como la canela o la menta. Es común que estén todas las encías enrojecidas e hinchadas y, a veces, también los labios y la lengua. Las mujeres de entre 30 y 60 años suelen ser las más susceptibles a la alergia por canela. Las lesiones pueden estar localizadas, si se mantuvo el producto en determinado lugar por más tiempo.

Soluciones y tratamientos

El tratamiento es tan simple como quitar la causa, interrumpir el uso de ciertos productos o el consumo de determinados alimentos.

La otra alternativa consiste en una desensibilización mediante inmunoterapia. Aunque no está claro el proceso, consiste en inyectar un extracto del alergeno (causante de la alergia) bajo la piel en dosis gradualmente crecientes. Aún no existen técnicas con la sensibilidad y la especificidad suficientes para asegurar el resultado.

En el caso de los materiales dentales, deben ser cambiados. Cuando las lesiones hayan sido prolongadas, intensas y resulten tan recalcitrantes que no desaparezcan con el retiro de la causa, corresponde aplicar corticosteroides tópicos potentes, como la fluocinonida o el dipropionato de betametasona . El diagnóstico se confirma con los conocidos parches de las pruebas cutáneas.

En una parte de la población, las respuestas alérgicas reflejan una mutua acción entre los genes y el medio, lo que podría conducir a futuras terapias y diagnósticos de los factores ambientales desde el nivel genético. Se puede mirar con cierto optimismo el 2003 cuando quedará completado el genoma humano y la investigación académica e industrial podrá concretar verdaderos progresos en las alergias recalcitrantes.

Mientras tanto es importante consultar al dentista y suministrarle toda la información solicitada para que pueda descartar las afecciones, en ocasiones muchísimo más serias, con las que pueden confundirse las alergias por contacto. .

Por el Dr. Horacio Martínez Para La Nación
TEMAS DE HOYActividad económicaCaso García BelsunceRoberto Gómez BolañosInseguridadCristina Kirchner