Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Algunos apuntes sobre ecoturismo, en el año internacional de esta actividad

Cuidar el medio ambiente, consigna vital

Turismo

Cada vez más gente se suma a la tendencia de viajar por el mundo para proteger los recursos naturales del planeta

MADRID (El País, de Madrid).- Crece constantemente, es joven, y resulta altamente recomendable para tu salud... y la del planeta. ¿Qué es? El ecoturismo. Este es su año, así que lo tienes fácil para apuntarte a la moda de viajar verde, cuidar del maltrecho medio ambiente y... acallar tu conciencia. Apunta estas ideas. La palabreja, el ecoturismo, designa toda forma de ocio basado en la naturaleza, cuyo fin es su observación y disfrute, tanto del entorno como de las culturas tradicionales dominantes.

A la definición básica, las asociaciones ecologistas le dan una vuelta de tuerca: ecoturista es aquel que no sólo respeta el patrimonio natural y cultural, sino que ayuda a preservarlo.

Hasta tal punto que a veces no queda claro dónde acaba esta diversión alternativa y dónde empieza la educación ambiental, que para Greenpeace es la base del cambio de usos (y abusos) respecto del entorno.

La actividad sirve de reflexión y deriva en compromisos con la naturaleza a largo plazo: "Intentamos que la gente que acude a nuestras jornadas no lo deje ahí, sino que se involucre durante todo el año", apunta Joaquín Reina, de Ecologistas en Acción.

El ecoturismo es activo y le echa más imaginación al asunto que el tradicional. Como propina, genera beneficios económicos a las comunidades anfitrionas. Lo que explica que sea un negocio en alza.

De un 2 a un 4% del turismo mundial de 2001 (casi treinta millones de personas) fue verde, según los datos sobre llegadas internacionales de 300 touroperadores de España, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Estados Unidos y Canadá consultados por la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Por propia cuenta

Pero el volumen real fue mayor, ya que, en un muestreo paralelo, la mayoría de los ecoturistas renegaba de los touroperadores y afirmaba que prefería viajar por su cuenta. Luego está el turismo interno, difícil de medir. Por no hablar de las motivaciones ambientales de muchos destinos en países en vías de desarrollo.

Visto lo visto, los únicos porcentajes disponibles son sólo la punta del iceberg, sentencia Eugenio Yunis, jefe de Desarrollo Sostenible del Turismo de la OMT.

El ocio verde ha aumentado en España hasta un 18%, mientras que el tándem clásico sol y playa no ha subido más del 4% anual.

La avanzadilla ha entrado por la puerta de los alojamientos rurales. El grueso de la oferta viene para quedarse: el ecoturista español es, con el italiano, el más joven (20 a 39 años), mientras que el británico o alemán está entre 40 y 55 años.

El ecoturismo vive su año internacional (lo es también de las montañas). Y entre el 19 y el 22 de mayo protagonizó una cumbre mundial en Quebec (Canadá). Sus promotores, la OMT y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente creen necesario un foro para concienciar sobre las bondades de una fórmula joven y, consecuentemente, con problemas a la hora de ser definida, planificada y reglamentada. Uno de los retos es la adopción de ecoetiquetas para separar lo que es respetuoso con la naturaleza de lo que sólo lo parece.

En España, el Grupo Ecologista Mediterráneo (GEM) ha llevado al Bureau Europeo del Medio Ambiente (organización que coordina las acciones de las asociaciones ecologistas) una propuesta de calificación ambiental para las actividades turísticas que se desarrollen en el ámbito de la Unión Europea.

La idea es disponer de un instrumento útil que garantice a los futuros clientes-compradores que lo que están adquiriendo "no ha supuesto un episodio más de destrucción del medio ambiente". Una llamada de atención al estilo de: Sepa usted que ese hotelito tan mono en el que se aloja se alza sobre el cadáver de un ecosistema único. Las actividades que te proponemos tendrían un máximo de calificación ambiental. Las organizan empresas, asociaciones deportivas y, sobre todo, grupos ecologistas. Se distribuyen por toda España, por tierra, mar y aire. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Consejos sanos

1. Disfruta sin degradar. Observa sin interferir ni agredir.

2. Ayuda a preservar el medio. Ecoturismo es, por definición, un turismo activo.

3. Haz de tu experiencia turística una clase de educación ambiental. Reflexiona y aprende.

4. Implícate todo el año, no sólo en tus vacaciones.

5. Comprueba que la actividad en la que vas a embarcarte es realmente respetuosa con el medio ambiente y te va a aportar conocimiento. Asegúrate del compromiso ambiental de la empresa u organización con la que vayas.

6. Denuncia ante los organismos o autoridades competentes si ves una mala práctica en el lugar donde estés.

7. Reduce tu basura. Reutiliza y recicla (y no sólo cuando estés de turismo).

8. Prescinde del coche y el avión todo lo posible. Utiliza el transporte público. Y las piernas y la bicicleta siempre que puedas.

9. Apoya el desarrollo de las comunidades tradicionales que visites: cómprales sus productos, prueba su gastronomía, conoce su patrimonio histórico y cultural.

10. Conciencia a tus conocidos y tu entorno. Si la experiencia ha sido buena y enriquecedora, dale publicidad.

Más información
En el sitio de la Organización Mundial del Turismo: http://www.worldtourism.org Cumbre Mundial del Ecoturismo: http://www.ecotourism2002.org.

Elena Sevillano
TEMAS DE HOYCaso García BelsunceRiver PlateBoca JuniorsImpuesto a las Ganancias