Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un gesto en la interna de la Alianza

De la Rúa colocó a un alfonsinista en un puesto clave del área social

Política

El jujeño Gerardo Morales reemplazó a Felgueras en la Secretaría de Desarrollo

"Soy un alfonsinista, desde lo afectivo hasta lo político", confesó ayer el nuevo viceministro de Desarrollo Social, Gerardo Morales, mientras sus tres hijos, su esposa y su madre, recién llegados de Jujuy, se sacaban fotos con los espejos del lujoso Salón Blanco como fondo.

Fue tan sólo 15 minutos después de que el Presidente le tomó juramento como reemplazante de Cecilia Felgueras, en lo que se interpretó como un gesto de De la Rúa hacia el titular de la UCR, Raúl Alfonsín.

La confesión de este contador público de 41 años, que nació en Salta pero que pide que lo consideren jujeño, se escuchó por lo bajo en el lujoso Salón Blanco de la Casa de Gobierno, cuando un periodista le preguntó cuán cerca estaba del ex presidente Raúl Alfonsín.

Morales tendrá ahora a su cargo una tarea doble: mantener el frenético nivel de actividad de Felgueras y dedicarse a recorrer el país de punta a punta para prevenir nuevos estallidos sociales.

Así se lo dijo el propio Presidente anteayer, durante una reunión con la ministra de Desarrollo Social, Graciela Ferrnández Meijide, y la propia Felgueras. "No importa que no siempre puedas llevar plata o soluciones concretas; a veces con una palabra alcanza para demostrar a la gente que el Gobierno está cerca de ella", le dijo De la Rúa.

Entre sus futuras acciones, Morales buscará coordinar sus tareas con el ministro de Infraestructura y Vivienda, Nicolás Gallo, que anteayer lanzó un programa para crear empleo por medio de la construcción y compra de 100.000 viviendas.

Antes de tomarle juramento, De la Rúa se tomó unos minutos para agradecer la labor de Felgueras en el Ministerio de Desarrollo Social. "Dedicó su mayor esfuerzo y cumplió con una labor brillante", dijo, antes de estrecharla en un emocionado abrazo.

Fidelidad

"Desde lo afectivo hasta lo político", repitió Morales al graficar su devoción por Alfonsín. Hasta ayer, el flamante funcionario jujeño había manejado las cuentas del Comité Nacional de la UCR. Pero aclaró: "También estoy con este proyecto de la Alianza, por el que trabajé ladrillo tras ladrillo y que es la esperanza de los argentinos".

"Y a De la Rúa, ¿de dónde lo conoce?", quiso saber La Nación . "Desde hace bastante. El siempre tuvo una muy buena acogida en Jujuy, desde la época en que su padre (Antonio de la Rúa) fue interventor de la provincia durante ocho meses, en 1963", recordó el flamante funcionario.

La idea de que De la Rúa cedió un puesto clave de su gobierno a un hombre de Alfonsín para calmar los ánimos del ex presidente (que la semana última había dicho que la gestión aliancista es algo "lenta") fue rápidamente descartada por fuentes con acceso directo al despacho presidencial."De la Rúa siempre dijo que para reemplazar a Cecilia (Felgueras) quería a alguien del interior y, de ser posible, del norte del país", subrayaron.

Morales fue candidato a gobernador de Jujuy en dos ocasiones: en 1995 y el año último, cuando perdió en una dura pulseada contra el peronista Eduardo Fellner.

"Morales ha dado luchas democráticas de extraordinario vigor en nuestra querida provincia de Jujuy _dijo De la Rúa antes de tomarle juramento_. Y esa elección en Jujuy acabó casi en una situación de discusión y de conflicto", deslizó, mientras el gobernador Fellner, especialmente invitado por Morales al acto, lo escuchaba desde un costado.

Para preparar el terreno en esa provincia empobrecida, Morales llamó a su antiguo contrincante tan pronto como se enteró de que sería el viceministro. Fellner se tomó el primer vuelo a Buenos Aires y lo estrechó en un abrazo ante la mirada satisfecha de De la Rúa. .

Gabriela Litre
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina