Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Opción terapéutica: se utilizaría en aquellos casos en los que falla la medicación

Un tratamiento para fibromas, en debate

Ciencia/Salud

Se bloquean las arterias que los abastecen con unas partículas diminutas. Algunos especialistas no lo consideran conveniente

Los miomas o fibromas uterinos son tumores benignos del útero. Si bien no son claras las causas exactas del origen de estas lesiones, los científicos creen que pueden estar ligadas a una predisposición genética y una influencia hormonal.

Un nuevo tratamiento permitiría reducir los fibromas por medio del bloqueo de las arterias que los alimentan: se trata de la embolización con pequeñísimas partículas de polivinil-alcohol gelificadas. En los Estados Unidos ya se realizaron más de 4000 embolizaciones, con un índice de complicaciones inferior al 1%.Pero en el medio local, aunque se emplea en los servicios de ginecología de instituciones como los hospitales Naval e Italiano, no hay aún acuerdo médico acerca de sus beneficios y de los posibles riesgos a largo plazo.

Según datos del National Health Interview Survey de los Estados Unidos, los miomas uterinos ocupan el tercer lugar entre las afecciones ginecológicas, con aproximadamente 9,2 mujeres afectadas de cada 1000.

"Se estima que entre un 20 y un 50% de las mujeres tiene miomas uterinos (o fibromas). Pero esta tasa parece ser muy inferior a las cifras reales, y una respuesta puede ser que la mayoría es asintomática y, por lo tanto, muchas pacientes afectadas no son diagnosticadas si no se someten a un control periódico. Un estudio del epidemiólogo norteamericano Kristen Kjerulff mostró que un 40 por ciento de las mujeres de un grupo de control estaba afectado por miomas uterinos", detalla el doctor Fabio Sobral, médico especialista en ginecología y obstetricia, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Laparoscópica.

Los síntomas

Los fibromas pueden aparecer en una mujer a los 20 años, su evolución es lenta y generalmente comienza a presentar síntomas sólo a los 30 o 40 años. "Aunque se trata de una patología benigna, la intervención quirúrgica tradicional o a través de otros métodos modernos menos invasivos sólo está indicada en casos en los que la sintomatología o el tamaño del fibroma así lo requieren", explica la doctora Patricia Cides, médica de planta de la División de Ginecología del Hospital General de Agudos Ramos Mejía.

La especialista agrega que a veces el tratamiento con hormonas es suficiente, o ayuda a disminuir el tamaño del mioma antes de extirparlo. "Además, cerca de la menopausia habitualmente estos miomas disminuyen de tamaño, por lo que a veces se prefiere esperar antes de indicar algún tratamiento", subraya.

Los especialistas coinciden en los siguientes síntomas:

  • Ciclos menstruales prolongados y abundantes, que pueden incluso provocar anemia. Este es uno de los síntomas más frecuentes asociado con los fibromas.
  • Metrorragia (hemorragia uterina) entre ciclos.
  • Intensos dolores menstruales, semejantes a calambres.
  • Dolor pelviano, distensión, debido a la masa fibroide o a su peso, que comprime las estructuras pelvianas vecinas.
  • Dolor de espalda, flancos o incluso de las piernas, debido a la compresión de estructuras nerviosas.
  • Dolor durante el acto sexual.
  • Presión en el sistema urinario, con aumento de la frecuencia miccional, incluyendo la necesidad de levantarse a orinar por las noches.
  • Compresión del intestino, provocando constipación o alteraciones del hábito intestinal.
  • Distensión abdominal, haciendo creer un inexistente aumento de peso.
  • También se pueden presentar abortos recurrentes o infertilidad.

La nueva técnica

Si una mujer presenta miomas, pero no síntomas, muy probablemente su médico decida una conducta expectante, controlando el útero y los fibromas en cada examen ginecológico, y monitoreando los síntomas.

"Para aquellos casos en los que el tratamiento médico fracasa, la embolización uterina es un nuevo tratamiento no quirúrgico, que lleva a la retracción y disminución de tamaño de los fibromas", afirma del doctor Schönholz.

El objetivo de la embolización uterina es cortar la circulación de sangre al fibroma, por medio de la utilización de agentes bloqueantes (embolizantes) que impiden que éste siga creciendo. Este procedimiento lo realiza un radiólogo cirujano intervencionista, especialmente entrenado en esta y otras técnicas mínimamente invasivas.

1.- Con anestesia local, se hace una punción en la ingle para acceder a la arteria femoral e insertar un pequeño tubo (catéter).

2.- El radiólogo guía el catéter hacia las arterias que alimentan el útero y los fibromas. Se realiza una arteriografía, es decir, se obtienen imágenes radiológicas de la vascularización del útero.

3.- Una vez alcanzada la ubicación deseada del catéter se inyectan unas partículas plásticas de polivinil-alcohol gelificadas , del tamaño de un grano de arena, dentro de estas arterias. Estas partículas se adhieren a los fibromas. No pueden viajar a otra parte del organismo (los fibromas actúan como una esponja, absorbiéndolos).

4.- Luego de la embolización se realiza una nueva arteriografía para confirmar los resultados. La punción se comprime durante unos minutos y se coloca un simple vendaje. Como resultado de la restricción de flujo, el fibroma (o los fibromas) comienza a disminuir de tamaño por necrosis (muerte de tejido).

Para el doctor Schönholz, "el procedimiento de embolización uterina presenta notables ventajas sobre otros, como por ejemplo la histerectomía (resección quirúrgica de todo el útero)". El 60 por ciento de las mujeres que se practican una histerectomía pierde también los ovarios, y de esta manera la posibilidad de reproducir. "La embolización uterina usualmente requiere una noche de hospitalización, aunque algunas mujeres retornan a su hogar el mismo día. La recuperación total lleva generalmente dos semanas", afirma el doctor Schönholz. .

Por Mariana Nirino
TEMAS DE HOYCristina KirchnerTensión racial en Estados UnidosImpuesto a las GananciasSuperclásico