Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Se cumplen hoy 15 años del peor accidente nuclear en tiempos de paz

Las secuelas de Chernobyl aún afectan a millones de personas

El Mundo

Sólo a partir de 2016 se sabrá el número real de enfermos por la radiación recibida

Por   | LA NACION

Hace tiempo que las historias explosivas sobre llamas voraces y nubes radiactivas dejaron de ocupar los titulares de los diarios. Pero son más de siete millones las personas que no pueden darse el lujo de olvidar. Especialmente hoy, cuando se cumplen 15 años del día en que la tapa del cuarto reactor de la planta nuclear de Chernobyl saltó por los aires y, en una milésima de segundo, cambió sus vidas para siempre.

Los efectos de la radiactividad, de hecho, han superado todas las previsiones y la verdadera magnitud de los daños se va conociendo tres lustros después del peor accidente de la historia nuclear. Aun cuando la central ucraniana haya sido cerrada definitivamente en diciembre último, Europa no deja de temblar ante el peligro que suponen las grietas del "sarcófago" que cubre al reactor averiado, cuyas estructuras amenazan con derrumbarse y exponer un magma radiactivo de 160 toneladas.

Como si fuera poco, un informe de la ONU reveló que sólo a partir de 2016 se sabrá el número total de personas propensas a desarrollar enfermedades graves a raíz de la radiación a la que fueron expuestas. Y que las víctimas más vulnerables son los niños y bebes que aún no habían nacido en el momento de la explosión.

Es el caso que asola a la región bielorrusa de Gomel, en la frontera con Ucrania, donde ya se han detectado 50.000 niños y adolescentes con cáncer de tiroides, y donde se teme que los casos de tumores y deformaciones genéticas sigan en aumento. De acuerdo con el Ministerio de Emergencias de ese país, el 80% de la población sufre problemas de salud, desde cáncer hasta deficiencias vitamínicas. No hay que olvidar que Bielorrusia ha sido el país más castigado por el infierno nuclear que estalló en la madrugada del 26 de abril de 1986, ya que el 70% de las sustancias radiactivas liberadas ese día a la atmósfera se depositaron en sus bosques, campos, lagos y pueblos.

Secuelas psicológicas

En total, el horror de Chernobyl contaminó más de 160.000 kilómetros cuadrados, afectó a 7 millones de personas, mató a otras miles (las cifras varían de 30.000 a 300.000), y dejó 375.000 evacuados. Además, según el Research and Development Institute of Power Engineering, su costo total alcanzaría los 358.000 millones de dólares (lo que equivale a unas 100 centrales nucleares), entre gastos de tratamiento médico, descontaminación, realojamiento de la población perjudicada (hubo que levantar de cero nuevos pueblos y ciudades) y electricidad que se ha dejado de producir.

Pero, más allá de los agujeros que la tragedia de Chernobyl dejó en las economías regionales, de los ríos y tierras que envenenó y de las personas que asesinó, los efectos psicológicos continúan siendo hoy una de sus secuelas más dañinas.

En este sentido, la ex Unión Soviética llevó a millones de personas a desconfiar profundamente de las autoridades. Cuando, horas después de la catástrofe, la nube de combustible atómico se extendía sobre Ucrania, Rusia, Bielorrusia y partes de Europa, el Kremlin se esforzaba por ocultar lo inocultable. Sólo admitió los hechos luego de que una central sueca detectó la fuga radiactiva y dio la voz de alarma, pero para muchos ya era demasiado tarde.

Por eso, no es de extrañar que 15 años después haya gente que mire con recelo y suspicacia cualquier tipo de información pública, desde las etiquetas que aseguran que un alimento está libre de radiación hasta los estudios que garantizan que una zona está limpia de contaminación. No son pocos los que sospechan que son blanco de nuevos engaños y que creen vivir bajo peligro permanente. Algunos no quieren tener hijos. Incluso, muchas mujeres que tuvieron que mudarse de la zona de la infamia mantienen el dato en secreto por temor a que nadie quiera casarse con ellas. Millones de personas, en definitiva, aún conviven con el pánico y el trauma de Chernobyl. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTensión racial en Estados UnidosImpuesto a las GananciasSuperclásico