Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El accidente aéreo: cayó un Cessna Caravan en un descampado

Tragedia en Roque Pérez: diez muertos

Información general

En el avión viajaba el presidente del grupo Techint, Agostino Rocca, y el secretario general de La Nación , Germán Sopeña

 
 

Germán Sopeña, secretario general de Redacción del diario La Nación ; Agostino Rocca, presidente del grupo empresario Techint; José Luis Fonrouge, director de la Administración Nacional de Parques Nacionales, y otras siete personas murieron ayer al estrellarse el avión Cessna en el que viajaban rumbo a la Patagonia.

La aeronave se precipitó a tierra a las 5.15, en un campo inundado con 30 centímetros de agua que pertenece a la estancia El Socorro, situada en el paraje Tronconi, a 11 kilómetros de la ciudad bonaerense de Roque Pérez, 160 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Buenos Aires.

Ninguno de los diez ocupantes del avión Cessna 208 B Caravan, matrícula LV-WSC, sobrevivió.

Según informaron fuentes policiales, además de Sopeña, Rocca y Fonrouge, en el accidente fallecieron María Helena y Carola, esposa e hija del funcionario de Parques Nacionales; el piloto de la aeronave, Raúl Tejedor, de 40 años, Alfredo Fragueiro, empresario turístico, e Inés, una de sus hijas; Federica Marchetti, una abogada italiana amiga de la familia Rocca, Adrián Giménez Hutton, abogado y escritor, autor del libro "La Patagonia de Chatwin".

De acuerdo con fuentes de la Fuerza Aérea Argentina, el avión con los nueve pasajeros y un piloto a bordo había despegado a las 4.15 desde el aeródromo de San Fernando, rumbo a la ciudad santacruceña de El Calafate, situada a orillas del lago Argentino, donde llegarían luego de realizar una escala en la ciudad de Trelew, en Chubut.

El plan de vuelo diagramado por Tejedor preveía llegar a los 12.000 pies, unos 3960 metros, para tomar la velocidad de crucero. Según las fuentes, pocos minutos después de las 5 se produjo la última comunicación por radio entre el control Ezeiza y el avión.

En el mencionado contacto el controlador del tráfico aéreo autorizó al piloto a ascender a la altura de crucero que había solicitado. A las 5.15 desapareció de la pantalla del radar el eco del vuelo, sin que mediara ningún pedido de auxilio. Hasta ese momento se habían concretado cinco comunicaciones entre el avión y los controladores de vuelo en tierra, desde que la aeronave levantó vuelo.

Entonces, los operadores del control Ezeiza intentaron establecer, sin éxito, el contacto radial con la aeronave. Al no tener señales del avión, la Fuerza Aérea puso en marcha el operativo de búsqueda y comunicó a la policía bonaerense las coordenadas Sur 35° 28´ 40" y Oeste 59° 16´ 28", donde se había estrellado el avión. Dicha información fue obtenida merced al rastreador satelital que poseía la aeronave.

A las 8.20, un grupo de policías de la comisaría de Roque Pérez encontró los restos del avión, con el fuselaje pintado de blanco y bordó, en los anegados campos de la estancia El Socorro, perteneciente a una familia de apellido Tronconi.

Hasta allí llegaron policías y bomberos de Roque Pérez, luego de recibir un llamado de un puestero del mencionado establecimiento rural, quien avisó por teléfono a la comisaría local que había escuchado fallas en el motor de un avión que sobrevolaba la zona y luego una fuerte explosión.

Según indicaron fuentes policiales, la aeronave se habría estrellado luego de intentar un aterrizaje de emergencia. El avión quedó completamente destrozado y ninguno de los diez pasajeros sobrevivió. La aeronave cayó de punta, rebotó contra el piso y saltó veinte metros.

Los primeros testigos en llegar a lugar del accidente dijeron que la tierra presentaba rastros de haber sido roturada , lo que indicaría que la hélice del avión habría funcionado hasta el momento del choque.

Las fuentes indicaron que los cuerpos de al menos siete de las víctimas estaban esparcidos en un radio de cinco metros alrededor de la aeronave. Mientras que las otras tres víctimas quedaron aprisionadas en la parte delantera del avión, hasta que, a las 18.30, los bomberos y los policías lograron rescatarlas, después de cortar el fuselaje.

Luego, los cadáveres fueron trasladados hacia el hospital Marsetti,s de Cañuelas, por orden del juez federal de Azul, Juan José Comparato. Mientras que los restos del avión eran recogidos por miembros de la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil. Todo el operativo de rescate de los cuerpos fue seguido paso a paso por Jorge Casanovas y Ramón Oreste Verón, los ministros de Justicia y de Seguridad, respectivamente, de Buenos Aires.

Una misión patriótica

Al llegar a El Calafate, el grupo planeaba trasladarse a Punta Bandera, donde realizarían un homenaje al perito Francisco P. Moreno, en el mismo peñón en el que el explorador colocó la primera bandera argentina que flameó en esa zona de los Andes patagónicos, el 13 de marzo de 1877.

Durante la última visita de Sopeña por los glaciares patagónicos, advirtió que en dicho paraje no quedaban vestigios de aquella bandera colocada con pasión por Moreno hace 124 años. Así, como secretario general del diario La Nación , Sopeña impulsó el proyecto de volver a colocar allí un pabellón que hiciera honor al nombre con que se conoce ese cabo del lago Argentino.

Inicialmente, Hernán Lombardi, secretario de Turismo de la Nación, planeaba participar del viaje, pero a último momento decidió no abordar la aeronave porque debía reunirse con el presidente de la Nación, Fernando de la Rúa. Enterado del accidente, el primer mandatario se comunicó ayer con autoridades de La Nación para transmitirles su consternación por el fallecimiento de Sopeña. En esa comunicación, De la Rúa resaltó la calidad humana y profesional de Sopeña e hizo saber que se ponía a disposición de la familia del periodista para todo lo concerniente al traslado de sus restos a Buenos Aires. .

TEMAS DE HOYElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidiosInseguridadNarcotráfico