Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inseguridad: derogaron la polémica ley del 2x1

La norma fue eliminada anoche en la Cámara de Diputados por amplia mayoría

Jueves 10 de mayo de 2001

Desde ahora, los delincuentes que caigan presos dejarán de gozar del beneficio del dos por uno, que permitía computar doble, a partir del segundo año de detención, los días que pasan sin una sentencia firme.

La Cámara de Diputados convirtió en ley anoche, por amplia mayoría, las modificaciones a la norma que regula las excarcelaciones, severamente cuestionada porque obligó a dejar en libertad antes de tiempo a una enorme cantidad de presos que volvió a delinquir.

El proyecto había sido aprobado por Diputados y fue modificado hace una semana por el Senado. La Cámara baja, con el apoyo de más de dos tercios de los legisladores, mantuvo la redacción original que habían aprobado en marzo.

El presidente del bloque de la Alianza, Pernacetti, rodeado por diputados de su bancada
El presidente del bloque de la Alianza, Pernacetti, rodeado por diputados de su bancada. Foto: M. Araujo

Entonces, se agrega a la ley un artículo por el que se obliga a los jueces a informar al Consejo de la Magistratura cuando un detenido con prisión preventiva cumpla dos años sin sentencia. Se llevará un registro con esos retrasos, lo que podrá derivar en sanciones a los magistrados.

Con esto se pretende cuidar el derecho a una sentencia rápida que buscaba otorgar la ley original. Los diputados consideran que existirá una presión sobre los jueces para que aceleren la administración de Justicia.

Pese a los reclamos de algunos sectores, quedó sin modificaciones el primer artículo de la ley 24.390, que estipula un plazo máximo de dos años (prorrogable por un año más) para la prisión preventiva. Pasado ese tiempo, el detenido debe ser dejado en libertad.

Sin embargo, se agregó otro artículo que faculta a los fiscales a pedir prórrogas cuando considere que existieron maniobras dilatorias por parte de los abogados defensores.

Una de las principales críticas que cosechó la ley del 2 x1 fue que los defensores interponían infinidad de recursos y apelaciones para estorbar el dictado de una sentencia firme y reducir las condenas.

Así, se pervirtió la finalidad original de la norma, sancionada en 1994 en medio de una gravísima crisis penitenciaria, con violentos motines en cárceles repletas de presos sin condena.

Balance en rojo

El balance de casi siete años de aplicación de la normativa dio cifras lapidarias, según argumentaron diputados de casi todas las bancadas.

Sólo en la provincia de Buenos Aires, el 80 por ciento de los liberados por el beneficio del dos por uno volvió a prisión, mientras las cárceles y comisarías del distrito permanecen ocupadas por una mayoría de reclusos que esperan una sentencia judicial.

"Está claro que esta norma fracaso", concluyó el presidente de la Comisión de Legislación Penal de la Cámara baja, Dámaso Larraburu (PJ-Buenos Aires).

Con él coincidieron sus pares radicalismo Julio Tejerina (UCR) y el cavallista Franco Caviglia.

La derogación del artículo 7 de la ley 24.390 (el que imponía el dos por uno) había provocado un arduo debate en marzo último.

La Alianza prefería limitar ese beneficio pero no eliminarlo, pero la presión del justicialismo y del cavallismo (cuando Domingo Cavallo aún era diputado) torció esa posición.

Dos modificaciones

El Senado se tomó un mes y medio para considerar el proyecto con media sanción de Diputados y le introdujo dos modificaciones: se quitaron la obligación del Consejo de la Magistratura de controlar a los jueces morosos y la facultad de los fiscales de solicitar prórrogas al encarcelamiento en casos de dilaciones voluntarias.

Para los diputados esos cambios son innecesarios, por lo cual necesitaban la aprobación de dos tercios de la Cámara para transformar el proyecto en ley. No hizo falta debate. La aprobación tardó solamente 30 segundos.

Ahora el Consejo de la Magistratura deberá abrir un registro con todos los casos en que se venzan los plazos legales de una prisión preventiva. Los jueces tendrán que entregar un informe en esos casos, donde constarán los motivos que les impidieron cumplir.

La eliminación de la garantía del dos por uno regirá sólo para aquellas personas cuya prisión preventiva haya sido dictada después de la promulgación de la ley.

A los miles de presos que esperan sentencia en las cárceles de todo el país los beneficia la garantía de la ley penal más benigna. Por eso, los propios diputados que apoyaron las modificaciones reconocieron que la norma no generará efectos inmediatos en la crisis de seguridad.

Martín Rodríguez Yebra

Te puede interesar