Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un hecho lamentable

Rodrigao, una víctima de la negligencia argentina

Deportiva

El brasileño estuvo tirado 42 minutos sin asistencia médica; sufrió fractura de tibia y peroné

Parecía que Ferro y River disputaban un partido más de la Liga Metropolitana. Pero no. La fatalidad se presentó, anteanoche, en el gimnasio Héctor Etchart cuando el jugador brasileño del equipo de Núñez, Rodrigo Juliani, más conocido como Rodrigao, sufrió una fractura expuesta de tibia y peroné derechas y quedó tendido sin atención durante 42 minutos, tal como se informó en la edición de ayer.

El jugador, de 25 años, fue trasladado al hospital Ramos Mejía, donde se le practicó una toilette quirúrgica (limpieza) y se le colocó un clavo en el talón para estabilizar los huesos. "Dentro de todo, fue una bendición de que no se le haya cortado ninguna arteria -expresó ayer en el hospital el dirigente de River Oscar Silva-. Lo único que rogamos es que no se le produzca ninguna infección."

Para asombro de muchos, Rodrigao ya se mostró de muy buen humor y con mucho optimismo para su recuperación, que demandará varios meses.

Sin embargo, y pese a la buena reacción anímica por la que parece atravesar Rodrigao, lo que despertó el descontento y el repudio públicos fue la falta de atención que sufrió el jugador.

La lesión se produjo en el tercer parcial, cuando River se imponía por dos sets a cero y lideraba el juego por 19 a 14. Fue allí cuando Rodrigao saltó a atacar una pelota y cayó con todo el peso de su cuerpo en la pierna derecha, sin que esta pudiera resistir la presión.

Según se supo, los dirigentes de Ferro se habrían comunicado inmediatamente con la empresa médica que le presta servicio, Ayuda Médica. Pasados los 20 minutos, sin tener noticias del arribo de la unidad asistencial, los dirigentes de River se comunicaron con el SAME, cuyo personal recibió las indicaciones del médico de fútbol de River, Luis Seveso, de trasladar al jugador al hospital Ramos Mejía, donde ya se había preparado el quirófano para recibirlo.

Entre una cosa y la otra, ya habían pasado 40 minutos y Rodrigao seguía tirado en el mismo lugar donde cayó al sufrir la lesión. Sus gritos estremecían tanto a los presentes como a los televidentes (el match fue transmitido por TyC Sports), quienes no podían creer la negligencia en cuanto a la atención al jugador. Es más, muchos, desde sus hogares, llamaron por teléfono a centros de urgencia para solicitar el envío urgente de una ambulancia. Increíble, pero real.

Rodrigo Juliani, el brasileño que el último mes vivió una de sus emociones deportivas más grandes al consagrarse campeón con Olympikus, de Azul, anteanoche sufrió la falta de prevención del deporte argentino. Un caso que debe servir para reflexionar y actuar.

Silencio dirigencial

Desde la dirigencia del voleibol se optó por el silencio tras los graves hechos de anteanoche. Ni los dirigentes de Ferro ni los de la Federación Metropolitana (FMV) respondieron a las llamadas de La Nación. Lo único que se informó es que hoy, a las 19.30, habrá una conferencia de prensa de la FMV.

Los que no eludieron hablar fueron los colegas de Rodrigao. El brasileño Robert Ferreira, de Ferro, estaba conmovido porque fue él quien saltó a bloquear el remate de Rodrigao. "Me agarré la cabeza porque no podía creer lo que le había pasado. Me preocupó la falta de atención que hubo y que la Federación no exija nada para que esto no suceda".

No fue el único que mostró perplejidad. "El tiempo que estuvo tirado fue una eternidad para nosotros", aseguró su compatriota Marcos Dreyer, de River, que anteanoche, sentado en el banco de suplentes, no paraba de llorar por la desgracia de su amigo. .

Leticia Ríos
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico