Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Editorial II

Los abogados, auxiliares de la Justicia

Opinión

EL abogado es aquel que, en representación de alguien, intercede para lograr que se realice un mínimo de justicia en un caso concreto. Es el primer juez de un caso, a quien le compete decir si habrá o no razón en un reclamo; si la hay, qué posibilidades existen de lograr el reconocimiento de ese derecho, y cuando no le asiste la razón al cliente, cuáles son las consecuencias personales o patrimoniales que puede acarrearle un eventual rechazo. No es un juez, pues no está llamado a decir cuál es el derecho aplicable al caso con el imperio de una sentencia, pero sin duda debe abocarse a su estudio y anticipar en su análisis el camino por seguir.

Con lo dicho resulta fácil comprender que el abogado es un engranaje fundamental del sistema judicial, tanto para lograr la resolución del conflicto concreto, por vía de la sentencia que se procura, como para contribuir al progreso social en su conjunto, planteando casos límite que obligan a nuevas interpretaciones no previstas por la ley cuando se enfrenta a situaciones sociales o económicas novedosas. En este último sentido es un importante agente del cambio en las sociedades. Es y debe ser también un guardián de la libertad y de la vigencia de la Constitución Nacional.

Como parte del sistema judicial se lo considera un auxiliar de la Justicia, a la que debe su máxima lealtad, sin perjuicio de su primera obligación hacia su cliente. El arte de abogar consiste también en saber transitar esa dualidad entre la lealtad al cliente, la debida al tribunal y la que corresponde al colega que defiende a la otra parte. La justicia del caso es tarea del juez, pero su correcta presentación es misión y obligación del abogado. No siempre es fácil ni grato este camino del abogado y es justo reconocerlo así.

Al conmemorarse ayer el Día del Abogado, con motivo del aniversario del nacimiento del autor de las "Bases...", es oportuno exhortar a todos los miembros de la noble profesión legal a que consagren su esfuerzo y compromiso en su contribución a la reforma del Poder Judicial en la Argentina, en la cual los sectores más sanos de la ciudadanía están empeñados.

Es la hora de festejar el día haciendo la más lúcida y severa autocrítica, y denunciando las corruptelas de la profesión, rescatando todo lo que de bueno y noble tiene. El abogado, aunque deba transitar entre falsarios, como diría Kypling, debe poder permanecer imperturbable en su misión sin contaminarse por ellos.

Es tiempo también de que los abogados presten su concurso colectivo y abdiquen de toda rémora corporativa, tales como leyes de honorarios notoriamente inequitativas, sistemas de colegiación compulsiva con aportes obligatorios que encarecen los juicios innecesariamente, persecución ideológica a quienes osan criticar fundadamente la profesión por la prensa como acaba de suceder, abuso de chicanas y planteos improcedentes con el solo objeto de demorar las causas o introducir confusión en ellas, laxitud en la interpretación de lo que es el conflicto de intereses de los clientes en pos de un mayor rendimiento económico del estudio o bufete, aprovechamiento de su condición de letrados en perjuicio de los que no lo son, falta de apoyo solidario al pobre y al desvalido, omisión de denunciar o de discutir la constitucionalidad de leyes inicuas, entre tantas otras falencias.

La lista puede ser tan larga como lo es la historia de las miserias humanas, pero la profesión legal ha tenido y merece recobrar sus momentos de gloria. Hay nuevos aires que soplan, nuevas y más humanas formas de realizar la justicia que superan la mera controversia o contienda judicial, y en todas ellas los abogados están especialmente llamados a jugar un papel trascendente.

Hoy, al tiempo de felicitarlos y agradecerles el aporte público y privado que los miembros de la profesión han realizado al país, cabe exhortarlos desde esta columna a apoyar sin desmayos la noble y ciclópea tarea de recuperar la justicia argentina. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División