Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Operaron a un bebe dentro del útero

Ciencia/Salud

La intervención se realizó en mayo, en el Cemic; el chiquito nació el martes por la madrugada y no necesitó cuidados intensivos

Fue un varoncito y pesó 2,600 kilogramos. Nació por cesárea a la 0.46 del martes. Los médicos que participaron en el parto cuentan que no fue necesario ningún cuidado especial y que al día siguiente el bebe se prendió a la teta de su madre. Podría decirse que fue un parto normal.

Pero hay un detalle: Dante es el primer bebe que fue operado antes de nacer en la Argentina, en una forma compleja de intervención que sólo había sido realizada en los Estados Unidos.

El 29 de mayo, un equipo del Centro de Diagnóstico y Tratamiento Fetal, del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas Norberto Quirno (Cemic), lo operó dentro del útero de su madre para corregir una malformación llamada mielomeningocele. Los niños con este problema sufren severas discapacidades, como imposibilidad de controlar los esfínteres y de caminar.

"Los estudios realizados luego del parto revelan que Dante puede mover las piernas y que tiene control de esfínteres", dijo a La Nación Santiago Lippold, jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Cemic.

Un examen de rutina

"Ya en la semana 16 del embarazo, nuestro médico, Jorge Hammer, halló algo mal en un examen de rutina", recuerda Sergio, de 35 años, hoy feliz papá de Dante. Luego de varios estudios más específicos se llegó al diagnóstico de mielomeningocele o espina bífida, una anomalía del cierre de la columna vertebral que afecta a uno de cada 1000 chicos vivos nacidos en la Argentina.

"En el día 21 de la gestación, la médula espinal se cierra desde el medio hacia los extremos, pero a veces, por una predisposición genética o por déficit de ácido fólico, queda abierta -explica Lippold- . Hoy se sabe que el contacto del líquido amniótico con la zona expuesta produce un efecto tóxico que agrava la lesión, sobre todo si persiste hasta el final del embarazo."

No poder caminar o controlar esfínteres son algunas de las más frecuentes discapacidades a que puede dar lugar el agravamiento de dicha lesión en la médula espinal. Es por eso que hace no más de diez años el doctor Michael Harrison -cirujano de la Universidad de California, en San Francisco, Estados Unidos, que apadrina el programa de cirugía fetal del Cemic- desarrolló la cirugía intrauterina que permite corregir el mielomeningocele durante el embarazo.

"Nada iba a opacar el deseo de tener a nuestro primer hijo, pensamos con Silvina (su esposa, de 37 años) -continúa Sergio-. En vez de tomar una actitud negativa, estuvimos atentos a las posibles soluciones." Silvina y Sergio se dividieron las tareas: "Ella se concentró en estar anímicamente bien y yo me ocupé de hablar con los médicos".

Cuando se encontraron con que en el Cemic existía un equipo que estaba preparado para realizar una operación intrauterina que podía corregir el problema de Dante, Sergio y Silvina no dudaron. "Teníamos que pensar en él y no en nosotros -dice Sergio-. Hacer lo mejor que estuviese en nuestras manos, aun cuando eso implicase asumir riesgos para Silvina y para Dante."

En estos casos, la madre tiene que someterse a dos cesáreas: una para operar al bebe y otra para el nacimiento, ya que luego de la primera intervención no se puede hacer trabajo de parto. "Pero más allá de los riesgos que implica toda operación, la cirugía fetal puede hacer que el parto se adelante, aunque el bebe no está listo para nacer", explica el doctor Marcelo Martínez Ferro, cirujano infantil del programa de cirugía fetal del Cemic.

"Tomamos la decisión apenas supimos de esta posibilidad -recuerda Sergio-. Teníamos la oportunidad de hacer algo por Dante y no íbamos a desperdiciarla."

"La cirugía duró aproximadamente cinco horas y media -cuenta el doctor Lippold-. Se realizó una abertura en la panza de la mamá, como cualquier cesárea, y se expuso el útero hacia afuera; se lo abrió y se realizó una incisión en la bolsa. Allí, sin sacar al bebe, se corrigió el mielomeningocele."

De la compleja intervención participaron los doctores Michael Harrison, Santiago Lippold, Marcelo Martínez Ferro, Graciela Zuccaro, Aldo Vizcaíno, Adrián Clavelli, Jorge Borel, Roberto Bonetto y Daniel Saint Genez.

La operación que se realizó durante el quinto mes de embarazo fue un éxito. Silvina debió luego mantenerse en reposo durante el resto del embarazo, bajo seguimiento ecográfico. La segunda cesárea, programada para el primer fin de semana de agosto, debió ser adelantada pues Silvina rompió bolsa el lunes.

Dante nació al día siguiente con 2,600 kilogramos y ante la sorpresa del equipo médico no requirió ningún cuidado especial. "Lo vivimos como un embarazo normal -asegura Sergio-. Para nosotros todo esto ha sido un aprendizaje; nunca nos preguntamos por qué nos pasaba esto; en todo caso, nos preguntábamos para qué."

Si todo sigue como hasta ahora, el lunes, Silvina, Sergio y Dante se irán a su casa, como ellos dicen, "llenos de alegría". .

Por Sebastián A. Ríos De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División