Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El rito tradicional que invoca a la Madre Tierra

Comenzaron las ofrendas a la Pachamama

Información general

Se toma caña con ruda y se entierra una olla con comida para pedir protección

Humberto atiende un bar-bodegón a pocas cuadras de la villa del Bajo Flores. En la esquina de la avenida F. de la Cruz y el pasaje La Constancia se lo ve trozando un pollo. Y sonríe.

"Estoy muy bien, feliz", comenta, mientras acerca una botella en cuyo interior flotan ramas y trozos de algún cítrico.

Mucha gente del barrio llega buscando compartir un trago de esa bebida a la que consideran mágica. Entran, saludan, piden un café y, naturalmente, Humberto les sirve una copita de ese brebaje. El bodegón recibe a gente del barrio. A pesar de la difícil situación económica, Humberto no abandona la sonrisa. En ese local siempre hay trabajo con la parrilla al paso.

Lo que toman es ruda macho macerada en caña. Se prepara desde el 1° de agosto del año anterior, y se toma en igual fecha, 365 días después. Según cuenta la leyenda, quien bebe de esa preparación se previene de enfermedades, pero, además, se siente bien.

"Todos los días me preparo para hoy. Yo soy de la provincia de Tucumán y vengo respetando este rito desde muy chico. Hoy es el Día de la Pachamama, que para mí es una señora grande que le da protección y que cura enfermedades", dice.

Humberto presenta a un vecino que porta en una latita de gaseosa la caña preparada para su esposa:

"Se la llevo a mi señora, así no se resfría. Todos los años, el 1° de agosto venimos a tomar la cañita. Nos ayuda a pasar el invierno y no nos enfermamos. Hoy es el día en que empieza la fiesta de la Pachamama", comenta el parroquiano de uno de los pocos lugares de Buenos Aires donde esta celebración se mantiene como un rito.

Resulta ardua la tarea de conseguir la receta exacta (parecería que no se puede dar a conocer) con la que reproducen esta bebida que tanto y tan bien conocen los habitantes del interior del país.

La Pachamama es la principal deidad femenina. Para los quichuas es la Madre Tierra, diosa máxima de los peruanos, bolivianos y del nordeste argentino. Dicen los estudiosos que Pacha es universo, mundo, tiempo, lugar, mientras que Mama significa, precisamente, madre.

Ayer comenzó la celebración, que continuará durante todo el mes. Son numerosos los pueblos que ese día, siguiendo el ritual a rajatabla, entierran en un lugar cerca de la casa una olla de barro con comida cocida, para ofrendar a la Pachamama elementos de la tierra con el fin de madurar los frutos, multiplicar el ganado y amparar al viajero, entre otras cosas. Dicen las creencias que a la Pachamama se la invoca para buscar su protección contra las enfermedades y que, con sus lágrimas, esta madre fecunda la tierra.

Jujuy conserva sus lazos ancestrales

SAN SALVADOR DE JUJUY.- El 1° de agosto se ha convertido en una fecha fundamental para la mayoría de los jujeños. El vigoroso avance de la cultura andina va imponiendo sus costumbres, rituales y fiestas en todo el país. Jujuy conserva lazos ancestrales con los pueblos originarios del Altiplano. Se festeja el Día de la Pachamama, el homenaje a la madre tierra, justo en el momento en que las tierras en barbecho comienzan a prepararse para futuras plantaciones.

Esa impronta agrícola se desarrolla con un curioso ritual: en primer lugar, se cava un agujero en el pedazo de tierra que se quiere homenajear. Luego se prepara la ofrenda, que puede consistir en hojas de coca, granos de maíz, yerba, alcohol o vino, fruta seca y hasta cigarrillos que se prenden y se los deja consumir.

Si es con agradecimiento, cualquier ofrenda vale.

Salta quiere más lluvia

SALTA.- La ceremonia de arrodillarse ante la "apacheta", pozo donde se depositan las ofrendas a la Pachamama, con un profundo sentimiento de acción de gracias y para pedir por las intenciones de cada uno, viene de siglos y en la zona andina salteña mantiene plena vigencia en agosto, que en el calendario incaico marcaba una ruptura del tiempo.

"Creemos en la tierra, es un rito sagrado que hace todo el que vive aquí en la zona, para que no haiga (sic) sequía, que llueva mucho", sostuvo David Córdoba, desde San Antonio de los Cobres.

El hombre es, oriundo de ese pueblo. "El convido me lo enseñó mi abuelo; es una creencia de antes y nosotros creemos", dijo orgulloso.

Las peticiones son variadas y el titular de ese municipio, Martín Viveros confió a LA NACION que él rogó "a la Pacha poder ser intendente".

El funcionario ahora quiere agradecer "por los camiones que pude comprar para la comuna", expresó.

En San Antonio de los Cobres se inició ayer la Sexta Fiesta Nacional de la Pachamama, que se extenderá hasta el domingo próximo. .

Inés María Correa
TEMAS DE HOYTorneo Primera DivisiónCristina KirchnerFrancisco y la ArgentinaElecciones 2015