Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Demuestran que la ansiedad y el pánico tienen origen genético

Estudiaron a 1300 personas en 10 años

Domingo 12 de agosto de 2001

BARCELONA (EFE).- Un grupo de científicos españoles ha identificado una alteración genética que predispone a sufrir ataques de pánico, agorafobia, fobia social y otras manifestaciones de ansiedad. El estudio, publicado ayer en la revista Cell, una de las más influyentes en el ámbito de la biología molecular, fue realizado por investigadores del Centro de Genética Médica y Molecular y el Hospital del Mar, ambos de Barcelona.

Este trabajo brinda la primera evidencia sobre los factores genéticos que predisponen a sufrir afecciones psiquiátricas comunes como la ansiedad, y aporta bases biológicas para el desarrollo de estas dolencias.

La investigación establece una relación entre la ansiedad y la laxitud articular (dolencia consistente en una gran flexibilidad de las articulaciones), al comprobar que el 70% de los pacientes que padecían esta enfermedad tenía ataques de ansiedad.

Causas biológicas

Los estudios comenzaron hace diez años, y la relación entre ambas dolencias se confirmó en un trabajo de investigación posterior realizado en una localidad de 1300 habitantes de la provincia de Barcelona.

Según explicó Antoni Bulbena, responsable del aspecto psiquiátrico de la investigación, los trastornos de ansiedad pueden provocar ataques agudos de pánico, una ansiedad crónica, ser una reacción a un suceso determinado o traducirse en fobias diversas, y su desarrollo tiene una gran relación con antecedentes familiares.

Hasta ahora, no se tenía conocimiento de que la ansiedad tuviera alguna causa biológica, un descubrimiento que se ha podido realizar gracias al mayor conocimiento del genoma humano, aseguró Xavier Estivill, científico que ha llevado la parte genética del descubrimiento.

El causante biológico es una duplicación del cromosoma 15 (denominada DUP25), que se encuentra en más del 95% de los pacientes con trastorno de pánico y sólo en el 7% de la población general. El cromosoma 15 es muy rico en unas secuencias repetitivas que se conocen como duplicones y se encuentran en muchas copias en las regiones del cromosoma donde se produce DUP25.

Estivill puntualizó que no todas las personas que tienen esta duplicación genética desarrollan ansiedad, ya que también influyen factores ambientales, aunque ocurre en el 63% de los casos.

Conocer la causa genética de estas enfermedades podrá cambiar las herramientas de curación desarrollando nuevos fármacos, y aunque en el caso del pánico y la ansiedad no se puede hablar de curación sí es posible una remisión de los síntomas, según los investigadores.

En nuestro ámbito, el doctor Miguel Márquez, jefe del Servicio de Psiquiatría del hospital Francés y Presidente de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad, indicó que se verifican cifras similares de prevalencia a las de otros países.

"Entre el 12 y el 15% de las personas padecen actualmente algún trastorno de ansiedad -dijo el psiquiatra-, pero se estima que del 20 al 25% de la población sufrirá, en algún momento de la vida, un trastorno de ese tipo. Es decir: una de cada cuatro o cinco personas está expuesta al problema."

Inventario de trastornos

Pánico: aparición repentina de ataques de intenso temor, con síntomas como taquicardia, temblores, sudoración, sequedad bucal, miedo a perder la razón. Duran 10 o 15 minutos y se repiten periódicamente.

Agorafobia: miedo a estar en lugares o situaciones que la persona perciba como amenazantes, por imaginar que le sería difícil salir de allí o pedir ayuda. Suele aparecer como consecuencia de la repetición de los ataques de pánico.

Fobia social: temor desmedido a ser evaluado negativamente. Las personas tienen dificultades para ir a reuniones, hablar, relacionarse con superiores y o el sexo opuesto.

Fobias específicas: miedo anormal, irracional y desmedido a situaciones u objetos (animales, viajar en avión, ir en ascensor, etc.).

Trastorno de ansiedad generalizada: ansiedad o preocupación desproporcionada durante más de seis meses frente a problemas que no lo merecen.

Trastorno por stress postraumático: puede aparecer luego de traumas físicos o mentales severos o inusuales, como por ejemplo guerras, violación, secuestro, asalto, tortura, accidentes.

Te puede interesar