Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una cámara reúne a las compañías del sector

Se incrementa la utilización del factoring en la Argentina

Economía

Las empresas obtienen financiamiento a partir de la venta de sus facturas

Nacido en 1840, en los Estados Unidos, el factoring ha tenido un gran desarrollo internacional, a punto tal que durante el año último se concretaron transacciones por unos US$ 650.000 millones.

En la Argentina tan sólo ahora aparece en una forma mucho más institucionalizada con la participación de entidades financieras de prestigio y otras sociedades creadas específicamente para desarrollarlo.

¿De qué se trata? La definición técnica señala que es un contrato permanente celebrado entre una empresa especializada o sociedad de factoring, y otra compañía o sociedad comercial por medio de la cual la primera se obliga a comprar a un precio preestablecido una determinada masa de créditos que esta última obtiene por su labor habitual.

En este negocio intervienen tres actores diferentes. El primero de ellos es el cliente. Se trata, generalmente, de un proveedor de bienes o servicios por los cuales ha emitido una factura de crédito o conformada, o ha recibido un cheque de pago diferido, un pagaré o instrumento de crédito, cuyos plazos de cobranza oscilan entre los 15 y los 180 días. Estos títulos de crédito son los que podrá ceder con responsabilidad o sin ella a una empresa especializada o sociedad de factoring, la cual le adelantará los fondos y se encargará de cobrarlos a su vencimiento.

El segundo participante es el deudor, es decir, aquella empresa que ha recibido los bienes o servicios y está obligada a pagarle a la especializada o sociedad de factoring los títulos de crédito, comúnmente cheques, a su vencimiento. El restante es el banco o sociedad especializada en factoring, cuya tarea es adelantarle los fondos al cliente y que recibirá del deudor, al vencimiento de los pagarés, cheques u otros instrumentos de crédito, las sumas nominales.

En concordancia con el crecimiento de la actividad, nació la Cámara Argentina de Factoring, cuya comisión directiva quedó integrada por: presidente, Ricardo F. Fiorito; vicepresidente, Héctor N. Fernández Saavedra; secretario, Francisco Susmel; tesorero, Ernesto Lenhard; vocal titular, Fernán Peralta Ramos, y vocal suplente, José A. Emperador.

"En la Argentina nació hace 4 o 5 años, en forma desorganizada y bastante informal", dijo Fiorito a LA NACION, y puntualizó que "se quiere institucionalizar el instrumento financiero. Queremos hacer algo formal, donde al cliente se le brinde factoring a una tasa razonable."

-¿Qué volumen de negocios se mueve en esta actividad?

-En 2000 se hicieron operaciones por alrededor de 1800 millones de dólares, lo que representó un aumento del 21% respecto del año anterior.

-¿Cómo espera que evolucione?

-Según nuestros cálculos, si comparamos con lo que ocurre en la mayoría de los países, tendríamos que estar haciendo ocho veces más negocios, es decir, arriba de los 10.000 millones de dólares al año.

-Recientemente fue aprobada la ley de factoring, ¿qué influencia tendrá para el sector?

-La ley de factoring ayuda, pero está muy puesta para los bancos, pero a las empresas más chicas no les sirve tanto. La Cámara tendrá que trabajar bastante e ir al Congreso a explicar, ya que la competencia mejora el producto final y éste es un instrumento rápido y seguro. .

Por Horacio Daniel Heugas De la Redacción de LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdoutsEl tiempo