Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hallaron el pasaporte de un terrorista

El FBI no reveló la identidad ni el origen; fueron detenidos otros cuatro testigos

Lunes 17 de septiembre de 2001

NUEVA YORK.- El pasaporte de uno de los terroristas suicidas que se estrelló contra las Torres Gemelas fue encontrado a varias cuadras del World Trade Center, según lo anunció ayer el FBI. Los investigadores, que no revelaron la identidad ni el origen del documento, revelaron además que dos nuevos testigos materiales de los atentados fueron ayer detenidos, aunque los detalles fueron mantenidos en reserva.

En sus dos anteriores arrestos, el FBI había detenido también a dos testigos de los ataques a las Torres Gemelas. Uno de ellos, arrestado el viernes último en Nueva York, fue identificado como un colaborador de uno de los hermanos del millonario saudita Osama ben Laden, principal sospechoso de los atentados, y su detención se realizó para evitar que abandone el país.

Por otra parte, el diario The New York Times informó ayer que algunos de los suicidas podrían haber recibido adiestramiento militar en los Estados Unidos.

El tema es controvertido, pues muchos de los nombres de los terroristas coinciden con los de ex militares estadounidenses o estudiantes de escuelas castrenses.

El jefe de la policía de Nueva York, Bernard Kerik, aclaró ayer que entre los cuerpos que fueron rescatados de los escombros de las dos torres no están los de los kamikazes. La policía admite que esos cuerpos posiblemente nunca sean identificados a menos que se recurra a estudios de ADN.

Los agentes federales dijeron que dos de los 19 suicidas que participaron en los atentados no eran desconocidos para los servicios de inteligencia estadounidenses, pues habían sido filmados. Khalid Al-Midhar y Nawaq Alhamzi, dos terroristas presuntamente sauditas, estaban a bordo del avión que atacó el Pentágono.

En enero de 2000, Al-Midhar fue filmado en Kuala Lumpur, junto a otros sospechosos. El 21 de agosto de ese año, el Servicio Nacional de Inmigración informó que ambos habían ingresado en los Estados Unidos.

El FBI está buscando aún a un centenar de personas dentro de los Estados Unidos para completar el cuadro de sospechas que ha trazado, dijeron fuentes de la investigación.

Algunos de los secuestradores habrían utilizado computadoras en las bibliotecas públicas del sur de Florida para comunicarse entre sí y coordinar detalles antes de los atentados, informó el FBI.

Agencias ANSA, AFP y Reuters

Te puede interesar