Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El mundo en alerta: la visión de una artista gráfica

El dibujo de Maitena que recorrió el mundo

El Mundo

A una semana de su publicación, su imagen de la Estatua de la Libertad sigue provocando emoción en miles de lectores

Por   | LA NACION

 
 

Jorge estaba vigilando las tostadas cuando tomó la página de los chistes. Entonces vio el dibujo de Maitena y se quedó helado. "Nos interpretaba a todos, y todos nos unimos en ese triste abrazo en busca de consuelo y esperanza.Y aunque las tostadas se quemaron, no importó", le aseguró a la autora en un mensaje de correo electrónico.

El de Jorge fue tan sólo uno de los cientos, miles de de e-mails que recibió Maitena de todo el mundo, a raíz de su ilustración publicada por LA NACION el jueves último, que fue levantada por innumerables medios y páginas Web (puede obtenerse en www.lanacion.com.ar/destacados ).

Por eso, los mensajes llegaron de perfectos desconocidos, como la norteamericana Christa Harris, que desde California le dijo: "No tienen idea de la importancia que ha tenido para nosotros el apoyo del mundo, y esta imagen lo expresa de manera maravillosamente tierna y compasiva".

Pero también de celebridades, como la escritora española Rosa Montero que, alterada por la situación, confesó, escueta: "Estoy idiota. Sólo quería decirte que tu dibujo es muy conmovedor y elocuente".

Para Maitena es simple: "Fue el momento más gratificante de mi carrera. No tiene nada que ver con publicar en tal revista en Europa o tal recompensa económica. Hice algo que llegó a la gente, que conmovió, tengo mensajes que me llenan de lágrimas -dijo a LA NACION-. Pero el dibujo es muy malo y como cada vez lo reproducen más y más grande, sufro".

Y sacudiendo el pelo platinado que es la marca registrada de la exitosísima dibujante (que también fue guionista de televisión, tuvo un quiosco 24 horas, un restaurante, un bar y tres hijos "no con el mismo marido", según puntualiza en su currículum), aclaró su opinión.

"Tenía que viajar y estaba adelantando trabajo, por lo que lo hice muy rápido, aunque por las posiciones de los cuerpos eran de una cierta complejidad. Así que el dibujo mío que más se ve es el que peor me salió de todos, por lo que supongo que todo tiene que ver con la idea que está detrás y no con la destreza técnica".

-¿Cómo fue el origen de esa idea?

-Me enteré del atentado del martes en un pueblito en Uruguay. Fueron 300 kilómetros y luego el Buquebús, así que no tuve tiempo de cambiar el dibujo que había dejado listo para el día siguiente. El miércoles, cuando abrí el diario y lo vi, tuve una sensación rara, me pareció que un chiste de dos minitas estaba fuera de lugar, que todo el diario hablaba de una cosa y yo no acompañaba. Así que me puse a trabajar. Obviamente me costó muchísimo hacer un chiste, en cambio me salió ese dibujo en seguida y lo mandé.

-¿Hay situaciones en las hay que ponerle un límite al humor?

-Quizás un chiste de humor negro y que tuviese que ver con la situación me hubiese parecido periodísticamente bien, pero yo tengo un límite, que es el dolor de los demás. Por eso hay temas, como el aborto, que tampoco toco en mi trabajo cotidiano. Aunque se les pueda encontrar algún tipo de veta, yo prefiero no hacerlo, pero creo que el límite tiene que estar en cada uno.

-¿Es la primera vez que hace un dibujo de estas características?

-Creo que sí. Hacer un chiste es muy fácil, una vez que se aprendió el mecanismo, aunque no creo que todos mis dibujos sean chistes. Lo que nunca hago es humor gráfico sin texto, pero en este caso se me ocurrió algo que hablaba más sin palabras que con ellas.

-¿Una imagen vale más que mil palabras?

-No sé, pero me doy cuenta de que hay momentos en los que hay demasiadas palabras dando vuelta. María Elena Walsh habló de la necesidad de poder vivir el duelo en paz. Yo sólo creo que, a veces, hay que buscar una forma de comunicar que sea menos ruidosa.

-¿Cómo hay que interpretar al dibujo?

-Yo no interpreto, pero me parece bien que los demás lo hagan. Lo que tenía que decir sobre el atentado lo dije en el dibujo, solo podría agregar que la protagonista es una mujer, porque las ciudades son femeninas, y en ese momento sentí que había algo femenino en el dolor de esa mujer.

-¿Imaginó que la gente iba a reaccionar así?

-Yo no pienso nunca en la gente cuando trabajo. Cuando hago un chiste, sé que si a mí me divierte, siempre se ríe el lector. Aquí fue lo mismo. No es que se me cayeran las lágrimas, pero sentí algo muy conmovedor mientras lo hacía. Igual, nunca pensé que iba a recibir mails de señoras contándome cómo se abrazaron con el marido y lloraron al verlo, o pedidos para comprar el original, hacerlo póster o hasta plastificarlo.

-¿Y ahora va a seguir en esta misma línea?

-No, uno no esta lleno de buenas ideas. .

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaCristina KirchnerLa tragedia del ferry Sewol