Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Boxeo: murió Goyo Peralta, el clásico rival de Bonavena

Deportiva

El sanjuanino Gregorio Peralta , ex campeón argentino de los semipesados, falleció anteanoche en Rosario, a los 66 años, a causa de un paro cardiorrespiratorio. Peralta, protagonista de célebres duelos con Oscar Ringo Bonavena, estaba internado desde hacía un mes por problemas neurológicos crónicos. Sus restos fueron inhumados ayer por la tarde en el cementerio de El Salvador, de Rosario.

// // //

El boxeo de la Argentina perdió a uno de sus notables. Irrepetible por estilo, por talento, por personalidad, por ideología y por historia. Hijo de un militar, Gregorio, uno de los componentes del batallón boxístico familiar, comenzó a practicar en la actividad por decreto paternal. Casi sin saber de qué se trataba. Ignorando hasta dónde llegaría. De San Juan, donde nació el 8 de mayo de 1936, a la provincia de Buenos Aires y de la lucha a la fama a paso firme.

Junto a los hermanos Alfredo y Tino Porzio y a su leal entrenador, Héctor Nesci, vivió sus mejores tiempos, en aquellos días bohemios del Luna Park. Su pinta y su clase lo convirtieron en el boxeador favorito de las mujeres en los años 60.

Aquel Peralta que aceptó todos los desafíos del momento marcó su primer gran suceso cuando, en su debut en los Estados Unidos, venció por puntos al campeón mundial de los semipesados Willie Pastrano, en Miami. Fue el 29 de septiembre de 1963 y no estuvo el título en juego.

El destino no le jugó una buena carta en el desquite. Una seria herida en un ojo determinó la derrota por knock-out técnico en el sexto round y la bohemia de Nueva Orleáns devoró su ilusión mundialista.

Su relación con el Luna Park comenzó a desgastarse después de perder el título argentino pesado ante Oscar Bonavena. En ese momento nació el último gran clásico del boxeo nacional.

En un Luna Park como nunca, con 25.236 espectadores , Goyo perdía en 12 rounds algo más que un combate y el título argentino. Perdía su idilio con el públicó, que jamás toleró que un villano como Bonavena le quitase la corona.

Cuatro años después se enfrentaron en El Cilindro, de Montevideo, en la recordada pelea de las cuerdas flojas , en la que Goyo sacó ventajas a pesar del empate final. Fue el 8 de agosto de 1969.

Bonavena-Peralta constituye uno de los cuatro clásicos de la historia del boxeo argentino , ubicado junto con Justo Suarez v. Julio Mocoroa, José María Gatica v. Alfredo Prada, y Eduardo Lausse v. Andrés Selpa.

No tenía estructura física para el peso pesado, pero desafíó a los mejores: fue gran rival de George Foreman, a quien le dio dura lucha en 1970 y 1971, perdiendo por puntos y por KOT en el último round, respectivamente. Incluso, estuvo a un paso de pelear por la corona pesada ante Jimmy Ellis, en la cancha de Boca, pero la desorganización frustró su sueño.

Su recta final fue en Madrid, alentado por Juan Domingo Perón. Peralta, difusor del credo peronista, cerró su campaña en España. En 1972 hizo una exhibición con Muhammad Alí y, radicado en Alemania, efectuó sus últimas peleas. Le puso fin a su carrera el 17 de noviembre de 1973, empatando con Ron Lyle.

Más tarde volvió a la Argentina, solo y sin su familia, radicada en Europa. Encontró en Rosario su espacio, su silencio y su ocaso. Encontró, además, un amor -grande y anónimo - que lo acompañó hasta el momento de su muerte. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015