Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Desechos que ponen en riesgo la vida

En Morón, un crematorio emite gases tóxicos y nauseabundos; un relleno de Zárate, seriamente cuestionado

Lunes 15 de octubre de 2001

El negocio ilegal de disposición de residuos tóxicos podría sufrir un golpe a raíz de lo que los tres sorprendidos por la cámara sorpresa confesaron a Telenoche Investiga el miércoles último: que montaron una empresa que dice disponer de la basura cuando en realidad la entierran o la queman en lugares inapropiados.

Tres hombres, empresarios de la basura, dan confianza a un total desconocido que les va a ofrecer una operación de transporte y disposición de desechos tóxicos provenientes de transformadores eléctricos. Es mentira, pero es la carnada perfecta. Y ellos la aceptan y le proponen simular que los van a exportar a Mozambique. En realidad, cuentan a la cámara oculta, irán a parar a un relleno sanitario y se cobrará como si se hubiera realizado la disposición.

Antonio Aguirre, uno de los tres socios señalados y denunciados en el informe, que se centró sobre la venta de armas, asegura ser el dueño del crematorio más cuestionado de Morón, además de socio en la International Waste Group, desde la que se ofrecen servicios de exportación de tóxicos peligrosos a países del Tercer Mundo.

Muchas familias viven de los desechos de un basural en San Pedro
Muchas familias viven de los desechos de un basural en San Pedro. Foto: Archivo

La Asociación Vecinal Moronense (AVN) asegura que ese crematorio "ha condenado a la población a emisiones tóxicas, humos, olores nauseabundos, cenizas y desechos grasientos" desde hace diez años, y que a pesar de sus denuncias ante el juzgado N°3 de Morón nunca se investigó el destino final de lo que se quema en los tres hornos, habilitados sólo para sustancias orgánicas (cadáveres).

Gladys Enciso, de la comisión directiva de AVM, dice: "Estamos condenados a muerte lenta, a sufrir broncoespasmos, enfermedades de la piel o cáncer. Las cenizas se acumulan a 30 cuadras a la redonda; hay vapores viscosos, la grasitud se impregna en las viviendas. Cuando queman cadáveres hay un tipo de humo, cuando incineran otras sustancias los humos son rojizos o negros. Entran camionetas sin identificación y dejan bultos sospechosos".

En marzo de 2000 una inspección encontró toneladas de residuos patogénicos esperando ser quemados, pero nunca se realizó el allanamiento y en un operativo furtivo se llevaron bolsas y tambores a San Isidro y, de allí, a Escobar. Como una broma del destino, los hornos lindan con la dirección de Bromatología y el matadero local.

"A cielo abierto"

Según Verónica Odriozola, de la campaña de tóxicos de la organización Greenpeace, ante la presión de las denuncias, en una operación de seguimiento de los residuos hospitalarios que iban tratar en ese crematorio se vio que "fueron arrojados en un basural de Escobar, a cielo abierto".

El resultado de la incineración de tóxicos son dioxinas, furanos, mercurio y otros metales pesados. La proximidad con el matadero Ganadero San Roque, donde cuelgan las reses al aire para consumo humano, agrega un toque macabro al asunto.

Volviendo a la cámara oculta, la empresa declarada como miembro del International Waste Group es usada como pantalla para supuestamente exportar residuos tóxicos a Mozambique, según la investigación de Canal 13, cuando los containers se utilizaron -se afirma- para contrabandear armas.

El interrogante es ahora éste: si la empresa ofrecía servicios a otras para deshacerse de los residuos tóxicos, por ejemplo el bifenilo policlorado (PCB) de los transformadores eléctricos, por el que se consulta en la investigación, y luego no los transportaba, ¿dónde están hoy esos desechos? ¿En el crematorio o enterrados por la zona norte?

Ellos confiesan en cámara que los enterraban en la planta Hera Ailinco, en Zárate. Esta empresa cuenta con permiso para la disposición final de residuos industriales y patológicos mediante incineración , y para operar un relleno de seguridad con tratamiento de estabilización previa, en un landfill de Zárate. Sus actividades están registradas con el legajo 1329, con fecha de vencimiento 9 del actual, en el registro de operadores de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental, de acuerdo con la ley nacional de Residuos Peligrosos 24.051.

Es interesante poner la lupa sobre la doble función de Antonio Aguirre como dueño del crematorio de Morón y como integrante del International Waste Group de Zárate, porque ambos incineradores están denunciados ante la Justicia por causar perjuicios a los vecinos. Y sin embargo no hubo controles para verificar su funcionamiento.

De acuerdo con Odriozola, "no se puede estimar la cantidad de residuos que dicen exportar y terminan enterrando en el relleno de Zárate. Ellos declaran llevar a cabo una operatoria que no cumplen. Habría que investigar a Hera Ailinco para saber el destino de esos tóxicos".

En la Comisión de Protección del Medio Ambiente de Zárate, su presidente, Jorge Santoro, explicó a LA NACION que los vecinos venían resistiendo la instalación desde 1994, cuando apareció el proyecto original del Invap. "No se trata de oponerse al tratamiento de residuos per se , si no de lograr que se efectúen controles fehacientes ", dijo Santoro.

Hubo casos como el recurso que presentó Santoro contra la Secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires y contra Hera Ailinco por la disposición en Zárate de 150 camiones con tierra contaminada con pilas, traída de Jesús María, en Córdoba, en septiembre de 2000.

¿Si hay pruebas de que se depositó PCB de transformadores en el relleno? Dice Santoro: "No hay información sobre esto porque es un delito privado y no hay papeles que lo certifiquen".

En el eje Campana-Zárate, además de Hera Ailinco, funcionan otras dos empresas de disposición de desechos industriales, Petacol y Soluciones Químicas, y la central nuclear Atucha I. Muchos se preguntan por la salud del acuífero Puelche, del que extrae el agua la industria cervecera local.

Te puede interesar