Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuga contaminante

Estallan bloques que contenían pilas

Viernes 02 de noviembre de 2001

MENDOZA.- La municipalidad de la ciudad de Mendoza eligió el lugar menos indicado para realizar una riesgosa prueba de almacenamiento de pilas usadas: el gimnasio municipal número uno, donde diariamente concurren cientos de niños.

Y, peor aún, el experimento fracasó porque no se pudo evitar la fuga de sustancias contaminantes cerca de una cancha de fútbol, lo que provocó alarma entre los padres de los niños, aunque no se verificaron casos de afecciones.

La prueba de disposición final de pilas y baterías usadas se hizo entre 1993 y 1994, durante la intendencia de quien es hoy gobernador, Roberto Iglesias. Consistió en invitar a escolares y vecinos a reunir los elementos y entregarlos al municipio, que ordenó construir bloques de hormigón en cuyo interior se colocaron bolsas de plástico que contenían las pilas y baterías agotadas. Esos bloques, finalmente, fueron utilizados como baldosas en el piso de un gimnasio.

El trabajo nunca fue avalado ni monitoreado por ningún organismo oficial ni ambiental. Sin embargo, ninguno de los funcionarios de la administración de Iglesias imaginó que siete años después los bloques de hormigón se quebrarían y permitirían filtraciones de sustancias con un alto grado de toxicidad que, además, pueden llegar a poner en riesgo la salud de las personas.

El actual intendente de la ciudad y ex diputado nacional, Raúl Vicchi, aseguró que "hace un año se hizo un monitoreo de esos elementos y no se encontró ningún indicio de escape ni de contaminación".

Jorge Vega, uno de los padres que descubrió el derrame, dijo a LA NACION que "hace tiempo que el municipio sabía que estaba ocurriendo este derrame porque desde el gimnasio se enviaron cuatro notas a la intendencia para que solucionaran el problema y no hicieron nada".

Y recordó: "El sábado, durante un torneo de fútbol, vi que varios de esos bloques hexagonales tenían el aspecto de haber reventado, y muchos otros estaban hinchados, como a punto de explotar".

Señaló que las pilas sólo estaban cubiertas por una pequeña capa de diez centímetros de hormigón y la mayoría estaba oxidada porque había tomado contacto con el agua.

Te puede interesar