Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boyle, experto en jóvenes

Domingo 30 de enero de 2000

MAUI.- Danny Boyle puso el ojo en DiCaprio para el papel de Richard, personaje central de "La playa", capturado por el desborde de juventud y de pasión que el actor le transmitió en 1997 desde la pantalla, en las escenas del magnánimo transatlántico hundiéndose junto con el lujo y las banalidades de sus pasajeros.

"Fue muy significativo para mí -explica Boyle- el papel de Leo en "Titanic", no por la película en sí y los Oscar y todo lo que ha significado en la historia del cine, sino por la sencillez con que él interpretó a este joven pobre, de pueblo, que provisto de su audacia vivió tal vez la mayor experiencia de su vida dentro de ese lujoso barco, que le era ajeno en todo sentido. Por supuesto que ya antes -sigue- su personaje de "¿A quién ama Gilbert Grape?" (en el que DiCaprio interpreta a un adolescente con problemas mentales) me había dado la pauta de qué tipo de actor es Leo, y por eso pensé en él, sin duda alguna, cuando llegó el momento de hacer "La playa"."

-En su "Trainspotting" y "Vidas sin reglas", el tema de la juventud y sus complejidades es muy recurrente. ¿Cuál es la fascinación con la gente joven?

-¡Me gusta la juventud! Creo que la mayoría de la gente que va al cine oscila entre los 18 y los 28 años; el cine es una forma de arte para ellos. También me parece que es la edad más interesante en la gente, especialmente porque hay muchos descubrimientos y frustraciones en ese período de juventud, mucha energía... Es también el último paso antes de la madurez, cuando la gente se vuelve más tranquila, las cosas logran su estabilidad, la gente se doméstica y, la verdad es que, al menos en materia de cine, a la gente no le gusta ver películas "domésticas".

-¿Cuáles son las ventajas, para un director tradicionalmente europeo, de filmar en Hollywood?

-Hollywood, sin duda, te da la posibilidad de que tus películas se vean en todo el mundo, y eso es maravilloso, ya que creo que el cine es una expresión del género humano, más allá de que se filme en un país determinado o sobre una cultura en especial. Por otro lado, hay también aspectos negativos, que son los que probablemente todo el mundo sabe. Si uno quiere filmar en Hollywood hay que hacerlo a su manera, con sus propias reglas y hasta, en algún punto, con un mensaje que a veces no es exactamente el que uno quería transmitir, y con ese punto hay que tener especial cuidado. Lo interesante es ver hasta dónde uno puede mantener su propia identidad.

También la gente con quien trabajás es muy importante, y depende también de cuánto estén ellos o no adaptados a las normas triviales de Hollywood, el grado de identidad que tendrá el film. Gente como Leo te permite trabajar manteniendo tu propia personalidad, igual que Cameron Diaz. Eso redunda en films con una temática interesante, y con un presupuesto que te permite distribuirla en el nivel mundial. Ojalá hubieran muchas más posibilidades para directores europeos, o latinoamericanos, que tienen otras cosas que decirle al mundo. Es hora de dejar de darle a la gente películas vacías de acción "a lo Bruce Willis".

-En ese sentido, ¿cree que "Trainspotting" marcó una diferencia?

-Yo creo que sí... Espero que sí. Hay mucha gente, también norteamericanos, como los hermanos Coen, que tienen una temática inteligente, diferente, un cine creativo. Pero, lamentablemente, también ellos tienen su techo presupuestario, y sus películas no recaudan más de 20 o 30 millones. Es muy triste que tantos buenos directores no puedan ubicarse en la escena fuerte de la industria del cine.

Te puede interesar