Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El dueño de los premios: en una misma semana fue galardonado en Londres y en Huelva

Caetano, director de lujo

Espectáculos

El cineasta inaugurará hoy con "La cautiva" el ciclo "Cuentos de película", de Canal 7

 
 

No es que Adrián Caetano se mueva en cámara lenta, pero algo en su forma de ser, alguna cadencia esencialmente uruguaya, contrasta con la velocidad a la que se desplaza Buenos Aires. Por eso es difícil, ahora, viéndolo moverse por su casa, imaginarlo en un frenético estado de cinco días seguidos de grabación en Pergamino, donde hizo desde la primera hasta la última toma de "La cautiva". Pero así fue. Todo había surgido del concurso lanzado por Canal 7 y el Instituto de Cine con el objetivo de que realizadores locales llevasen piezas de la literatura argentina a la pantalla chica. Caetano fue uno de los diez ganadores y el primero en poner manos a la obra. Por eso será su trabajo el que inaugure, hoy, a las 22, por Canal 7, el ciclo "Cuentos de película".

A la distancia, Adrián Caetano lamenta no haber tenido más tiempo para hacer "La cautiva". Será éste, en parte, el reclamo que todo director de cine, acostumbrado a otros ritmos, le hará a la televisión, pero también será una justa descripción de las dificultades que afronta la pantalla chica de estos días.

Sin embargo, no es para este joven cineasta, responsable de "Pizza, birra, faso" -junto a Bruno Stagnaro-, la primera experiencia de trabajo con mucho talento y poco presupuesto. Caetano sabe muy bien cómo superar obstáculos y no es extraño que, con 31 años, aprendiera a hacer ficción televisiva en cinco días.

"Yo estoy contento con el resultado. Y como balance te digo que lo que te da la TV es ritmo y mucho entrenamiento para resolver cosas en lo inmediato, para no andar perdiendo el tiempo. Por un lado, estaba la infraestructura de Canal 7. Si uno la traduce en voluntad, el aporte de parte de la gente es enorme. Pero también es cierto que sacrificás muchísimas cosas. Aunque, bueno, desde que empecé a filmar debo haber hecho una sola película en la que no sacrifiqué nada.

-¿Y fue...?

- "La expresión del deseo", un mediometraje. En "Bolivia" sacrifiqué más y "Pizza..." fue una experiencia diferente. Pero todo el tiempo uno es preso de un presupuesto.

-En Pergamino comentaste que hacer "La cautiva" te servía para darte cuenta de que no querés "parar de filmar nunca más".

-Como que había tenido un tiempo largo sin hacer nada. Eso es lo que más le agradezco a "La cautiva", la posibilidad de poder seguir contando algo. Además, el cine es una profesión que no se puede ejercer cada tres años. Yo siento que me puedo olvidar de dirigir, que un día no voy a saber cómo era. No me siento un director consolidado en la carrera. Yo he hecho apenas tres películas. No he hecho una cantidad como para decir: "Soy un director".

Modestia y bohemia

Si Adrián Caetano no fuese Adrián Caetano, si Adrián Caetano fuese otro director de la industria del cine local, difícilmente hubiera dicho "he hecho apenas tres películas" y "no me siento un director consolidado". Porque "Pizza, birra, faso", su primer largo, fue la ganadora del Festival de Cine de Mar del Plata 97, el Cóndor de Plata 98, el premio Fipresci y el Gran Prix del Fribourg International Film Festival 98, de Suiza; y el Golden Kikito del Gramado Film Festival 98, de Brasil.

Su segundo film, "Bolivia", aún no estrenado en la Argentina -el día que se estrene será como el final de una gran aventura-, ya ganó el premio de la Crítica Joven dentro de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, el premio mejor film latino del Festival de San Sebastián, y hace tan sólo unos días, el premio de la crítica internacional en el Festival de Londres y una mención especial del jurado del Festival de Huelva.

"El Festival de Londres es importante, ¿no?", tantea Caetano. Es que su cabeza está más ocupada en la supervivencia que en el glamour de las alfombras rojas. Será porque si bien hoy "Bolivia" es pura satisfacción, durante tres años fue un gran problema. Cuenta Caetano que tuvo graves inconvenientes financieros con el primer productor de la película y esto desembocó, hace tres años, entre otras cosas, en la suspensión del rodaje. De ahí en más, hasta el último corte, todo fue sufrir y no poder volver a filmar. Caetano se arrepiente de haber puesto sus cosas "en manos de otros", pero hoy confía en Matías Mosteirín como productor y en Lita Stantic como productora asociada, ambos involucrados en el estreno de "Bolivia" que será seguramente en marzo de 2002.

Pagar en películas

Caetano cuenta que hubiera sido imposible que "Bolivia" llegase a Cannes sin el apoyo del Instituto de Cine. "Y la mejor manera de apoyar al instituto es hacer películas que estén medianamente bien y no andar dibujando presupuestos." La calidad es, por lo tanto, su mayor preocupación. Y también su motivo de tormento, ahora que está por comenzar a rodar "Un oso rojo".

-Estamos ahí... qué sé yo... con los mismos fantasmas que me siguen: problemas presupuestarios.

-Es lo que les pasa a todos.

-Pero "Un oso rojo" es una película que si bien no tiene que hacerse con tres palos verdes, tiene que estar bien hecha para que no quede un desastre. No está pensada para un bajo presupuesto. Cuando encaré la realización de "Un oso rojo" pensé que iba a contar con un montón de posibilidades que hoy no están.

-¿"Un oso rojo" es producción de Lita Stantic?

-Sí. Y nada. Se ve que ahora es un momento difícil para producir...

-¿Con qué presupuesto contás?

-Hay un crédito del instituto de 500.000 o 600.000 pesos y después hay algunos aportes privados. No es que sea un bajo presupuesto. Si tuviera que manejarlo yo solo, sería un montón de plata, pero con una productora atrás se ve que hay gastos que uno no tiene si lo hace por su cuenta.

-Estructurales.

-Gastos estructurales, claro. Pero bueno, qué sé yo, igual hay que hacerla y hay que hacerla bien.

-Pero ahora seguramente tenés una agenda clara para rodaje, posproducción, estreno...

-Sí, eso sí. Se estrenaría en mayo.

-Por lo menos no vas a tardar tres años, como con "Bolivia"...

-No, no, claro. Ahora hay una producción seria y honesta.

"Un oso rojo" será un policial con algo de melodrama. Un hombre, que ha sido encarcelado por robo el día en que su hija cumplía un año, sale de prisión ocho años después. Su hija no lo reconoce, su mujer está con otro y, además, tiene pendiente cobrar su parte del botín. El hombre querrá recuperar lo perdido. "Es un animal, es parco y es bruto -describe Caetano-. No fue ni a la primaria ni a la secundaria y estuvo en cana diez años." Julio Chávez y Soledad Villamil protagonizarán este film, que tendrá "algo de western", con el mago René Lavand como el dueño de un bar.

Luego de "Un oso rojo", Caetano estudia junto al productor de "La cautiva", Pablo Culell, la posibilidad de filmar "Estados Unidos", un guión que escribió hace tres años para hacer "solo y con poca plata".

Caetano está programado para sobrevivir. Dice que necesita "trabajar para poder comer" y no hace falta preguntarle por qué: ahí nomás está su hija Milagros jugando a las muñecas durante la entrevista.

-Claro, tenés a Milagros...

-Y otro más y otro más en camino. Tengo a Milagros, de 5 años, a Luis, que tiene meses, y a Joaquín, que está en camino.

-¡Qué seguidos! Tendrías que hacer películas a ese ritmo.

(Se ríe) -Claro, una película por hijo. Ahora, te digo, yo necesito trabajar para cobrar, así de sencillo, pero no soy un mercenario. .

Miriam Molero
TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo