Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El canje superó los 50.000 millones

La operación, que corrió riesgo en horas de la tarde, se cerró con demora y permite ahorrar 3000 millones al año en intereses

Sábado 01 de diciembre de 2001
SEGUIR
LA NACION

El Gobierno recibió ayer ofertas de canje de bonos públicos nacionales y de préstamos bancarios a las provincias por "más de 50.000 millones", lo que le permitirá ahorrar unos "3000 millones" en el pago de intereses en los próximos años, informó anoche el ministro de Economía, Domingo Cavallo.

"Es un éxito contundente. Esto representa un ahorro de 3000 millones en el pago de intereses de la deuda entra la Nación y las provincias", dijo escuetamente a la prensa en la sede del Palacio de Hacienda.

Cavallo se negó a estimar con mayor precisión a cuánto había llegado la primera etapa de la operación, que fija una tasa de interés tope del 7% anual para una parte de la deuda pública, al sostener que no hubo "tiempo para tener la cifra en detalle".

Pero el resultado que comunicó permite inferir que sobre los 72.000 millones en deuda canjeable (64.500 en bonos de la deuda nacional, más 7500 en créditos bancarios a las provincias), la operación alcanzó un grado de adhesión del 75% cuando aún queda una semana para que se presenten los inversores minoristas con tenencias no superiores a los US$ 100.000.

El éxito de la operación, que se diluye por el saldo que dejó la jornada financiera de ayer, corrió serio peligro a primera hora de la tarde, cuando la corrida se aceleraba y los banqueros se ponían más nerviosos ante la imposibilidad de contar con todos recursos para responder a la fuerte ola de retiros.

Entonces, con tasas interbancarias orillando el 900% anual y el riesgo país en estampida, un grupo de bancos extranjeros virtualmente se amotinó y resolvió no presentar ofertas si el Gobierno no se comprometía a mantener la jurisdicción de los tribunales de Nueva York para dirimir posibles litigios en torno a la deuda.

Las entidades sondearon además la posibilidad de no canjear sus tenencias provinciales (las que más rentabilidad les aportan) por considerar que, de hacerlo, la situación de algunas instituciones puede tornarse inviable. Finalmente primó la postura de concurrir aunque "bajo protesta", confió a LA NACION un banquero que participó de las tratativas.

La actitud quedó al descubierto cuando en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), la entidad encargada de recibir y las presentaciones, dejaron de recibir ofertas por poco más de 70 minutos, lo que generó un corrillo de rumores y profundizó las bajas de precios en los mercados de acciones y bonos.

El incidente reveló una fractura en el seno de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), dado que el Banco Galicia -cuyo presidente, Eduardo Escasany, es además titular de esa entidad- y otros de menor porte pertenecientes a esa cámara no se sumaron al planteo, lo que terminó por debilitar a los más intransigentes y los hizo reconsiderar su situación. La superación de este incidente quedó reflejada en el vuelco que desde entonces dieron los mercados.

Lo concreto fue que, tras varias postergaciones (que totalizaron 5 horas y estuvieron -en parte- relacionadas con ese altercado), la primera etapa del tramo local del canje de deuda concluyó pasadas las 21, "con normalidad", momento en que se remitió la información al Palacio de Hacienda.

El cronograma original preveía que las suscripciones podían incorporarse al sistema informático hasta las 16, pero "ante la cantidad de propuestas enviadas", según justificaban desde Finanzas, se fue prorrogando progresivamente el vencimiento hasta avanzada la noche.

Por esas horas, desde la Quinta de Olivos, donde se encontraba reunido definiendo las medidas con el presidente de la Nación, Fernando De la Rúa; el jefe de Gabinete,Chrystian Colombo, y el titular del Banco Central, Roque Maccarone, el ministro Domingo Cavallo reclamaba ansioso el monto que habían alcanzado las presentaciones con el objeto de poder hacer su anuncio público junto con el paquete, con la ilusión de balancear su efecto ante la opinión pública. Pero sobre el finlo de la medianoche se resolvió dar a conocer sólo el resultado de la operación y dejar el resto de los anuncios para el fin de semana.

Claves de la operación

-¿Qué implica el canje cerrado anoche?

-Los ahorros que el Gobierno logró con esta operación dejan abierta la posibilidad de que pueda cumplir con la política de déficit cero, en la medida que complemente este alivio con otros ajustes presupuestarios.

-¿Qué otros efectos tendrá?

-Al restarle ingresos y rentabilidad a los bancos, tenderá a reducir la oferta de crédito.

-¿La primera etapa de la operación está terminada?

-No. Queda una semana más para que los ahorristas que tengan bonos por un valor no superior a los 100.000 pesos o dólares se presenten. También hasta el próximo viernes podrán canjearse los 22.000 millones que están en circulación de bonos emitidos oportunamente por las provincias.

-¿Qué se debe hacer para canjear?

-Dirigirse a un banco o a un agente de Bolsa con el comprobante de su tenencia de títulos. A los no clientes se les debe abrir una cuenta en la que le serán depositados desde abril los intereses que le corresponderán por su tenencia de los nuevos préstamos garantizados.

-¿Cuál es el riesgo de no canjear?

-Los nuevos instrumentos tendrán privilegio de cobro, por lo que los bonos viejos pasarán a ser en los hechos títulos subordinados. De toda manera, los bonos viejos sirven para pagar impuestos.

-¿Se posterga el vencimiento de los títulos originales?

-Sí, por tres años para los que vencen antes del 31/12/2010. Por ese tiempo adicional los nuevos bonos devengarán intereses.

Te puede interesar