Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La transición: es el cuarto mandatario en menos de 12 días

Camaño, otro presidente por 48 horas

Política
 
 

El presidente provisional Eduardo Camaño dedicó su corto mandato al frente del Estado, que traspasará hoy a las 12 a Eduardo Duhalde, a garantizar la seguridad interna, en medio del conflicto social originado en la peor crisis política, económica e institucional, y justo en el día del Año Nuevo.

"Lo más importante era la seguridad y darle garantías a la población", dijo anoche Camaño a LA NACION. Es por ello que los hombres más buscados de la gestión de 42 horas fueron el ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli, y el secretario de Seguridad Interior, Juan José Alvarez, ratificados por Camaño al asumir.

Habían sido nombrados por el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, que sólo duró siete días en el poder.

El Gobierno tuvo informes de inteligencia desde anteayer que indicaban que columnas del PJ bonaerense y de la izquierda se acercarían al Congreso. Decían que estaban dispuestas a sostener enfrentamientos.

"Los del PJ eran las columnas de Osvaldo Mércuri y de Alberto Pierri", indicó a LA NACION una alta fuente gubernamental. "Unos irresponsables", dijo ese funcionario respecto de estos aliados políticos de Eduardo Duhalde.

"Por la izquierda, detectamos a Izquierda Unida, el Partido de la Liberación, y el Movimiento Teresa Rodríguez", señaló esa fuente.

En cuanto a su gestión específica, Camaño fue el presidente que aceptó las renuncias de algunos de los ministros de Rodríguez Saá, que la habían presentado en forma colectiva.

También por decreto designó como jefe de Gabinete a Antonio Cafiero, una vieja figura del PJ cuyo nombramiento no puede ser interpretado como un intento de renovación política. En realidad se dedicó a coordinar las medidas administrativas, la firma de los decretos y las gestiones para garantizar la seguridad y preparar la Asamblea Legislativa.

Por otra parte, Camaño confirmó en sus cargos, además de Gabrielli y Alvarez, al secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, y de Deportes y Turismo, Daniel Scioli. Un hombre que colaboró con Camaño en sus 42 horas de gestión fue el ministro de Trabajo bonaerense, Aníbal Fernández, de íntima confianza del Presidente y también oriundo de Quilmes.

En rigor, Camaño asumió anteayer a las 17.45 en el Congreso. Resolvió hacerlo en el Salón de Honor de la Presidencia de la Cámara de Diputados, hacia donde se trasladó el escribano general del Gobierno, Natalio Etchegaray, que le tomó juramento a tres presidentes en menos de diez días (Ramón Puerta, Rodríguez Saá y Camaño).

Permaneció en Balcarce 50 hasta las 22.15, cuando partió para su casa, en Quilmes, a pasar el Año Nuevo con su familia. Llegó justo sobre la hora del brindis, según sus allegados. Cuando salía de la Casa Rosada, rompió el protocolo al darle la mano a los granaderos de la custodia gubernamental, que tuvieron que bajar el sable.

Previamente, Camaño había concedido entrevistas a medios televisivos. Un periodista del programa "Detrás de las Noticias", que se emite por América TV, le preguntó: "¿Le dejaron algo los anteriores, que se fueron tan rápido?". Camaño abrió su cajón y se sorprendió: encontró y levantó una pequeña imagen de la Virgen del Rosario de San Nicolás.

El Presidente tuvo incesantes reuniones durante sus dos días de gestión para acordar el nombramiento de Duhalde. Debieron actuar frente las versiones de que podría haber un cacerolazo justo en la noche de Año Nuevo, lo que finalmente no se cumplió.

"Era un día fundamental para la democracia y no se podía romper, ésa era la consigna", sostuvo una alto funcionario del Gobierno, al explicar que el operativo de 3000 efectivos policiales y de Gendarmería tenía justificativo. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidiosInseguridadNarcotráfico