Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Quince científicos locales ganaron subsidios por 6 millones de dólares

Cada uno de ellos recibirá cinco cuotas de ochenta mil para sus trabajos de investigación

Miércoles 09 de enero de 2002
SEGUIR
LA NACION

"Me siento complacido de informarle que ha sido seleccionado como investigador internacional del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI) a través de su Competencia 2001 para Argentina, Brasil, Canadá, México y Venezuela (...). El Instituto le asignará un subsidio de 80 mil dólares por año, de un total de 400 mil a lo largo de cinco."

Hace algunas semanas, 15 científicos argentinos recibieron una carta firmada por Peter Bruns, vicedirector de la mayor organización filantrópica del mundo de apoyo a la ciencia. El de los argentinos es el grupo que más subsidios obtuvo entre los de los países que presentaron proyectos de investigación, mientras el país atraviesa la crisis más penosa de su historia.

Como afirma Hugo Luján, que trabaja en la Universidad Nacional de Córdoba en un proyecto de investigación en el área de enfermedades infecciosas y parasitología al que se acaba renovar una asignación, "estos científicos están entre los mejores no sólo de la Argentina, sino del mundo. Todos trabajan más de doce horas por día prácticamente sin reconocimiento."

De microscopios y exilios

Los proyectos seleccionados provienen de laboratorios de varias provincias. En la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Salta trabaja Miguel Angel Basombrío. Como investigador principal del Conicet se dedica desde hace 21 años estudiar la prevención, vacunación experimental y tratamiento de la enfermedad de Chagas. Basombrío destaca que "quienes ganaron este subsidio luchan en universidades paupérrimas o institutos acosados por problemas burocráticos, ganan sueldos de subsistencia y muchos se planteaban la posibilidad de emigrar".

En Mendoza, Luis Mayorga, investigador principal de Conicet y docente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuyo, afirma preocupado: "No he logrado salvar un subsidio para equipamiento con el que iba a suplementar la compra de un microscopio confocal.Todo quedó dentro del "corralito". Cuando se resuelva, devaluación de por medio, la plata que tengo no alcanzará. Es difícil hacer ciencia en la Argentina."

Mayorga estudia los mecanismos moleculares que regulan la fusión de membranas celulares. "El proyecto que presenté trata sobre el estudio de la fusión de membranas que ocurre en el espermatozoide humano cuando se encuentra con el óvulo. Entender los mecanismos moleculares de la fecundación significará un avance en las posibilidades de regulación de la fertilidad, tanto humana como animal."

Como Luján, Alfredo Cáceres trabaja en la Universidad de Córdoba. Estudia la participación de ciertas proteínas en el desarrollo neuronal. "Conocer su función es fundamental para entender el desarrollo normal del sistema nervioso y también la patogenesis de enfermedades neurodegenerativas, como el mal de Alzheimer", afirma.

Otro de los investigadores que trabaja en Córdoba es Hugo Maccioni (60 años, 6 hijos, dos nietos). Se dedica al estudio de los mecanismos que controlan la síntesis de compuestos (glicolípidos) que participan en la regulación del comportamiento social de las células. "Los glicolípidos -explica- adquieren relevancia en algunas situaciones de descontrol asociadas con el crecimiento tumoral. Este conocimiento es fundamental para poder intervenir racionalmente en el control del cáncer, por ejemplo."

Diego de Mendoza (52, dos hijos) es director del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR-Conicet). "Nuestro laboratorio -explica- identificó proteínas que permiten que las bacterias detecten una disminución de la temperatura ambiente y pongan en marcha mecanismos que aumentan la resistencia al frío. El HHMI nos otorgó este subsidio para dilucidar el mecanismo molecular por el cual dichas proteínas actúan como termómetros biológicos. Esto puede ayudar a entender cómo las bacterias sobreviven a bajas temperaturas, un dato clave para la conservación de alimentos."

En Rosario también trabajan Alejandro Vila y Fernando Soncini. Vila es profesor del Departamento de Química Biológica de la Universidad Nacional de Rosario e investigador independiente del Conicet. Especializado en resonancia magnética nuclear en Florencia, aplica esa técnica al estudio de la estructura molecular de las proteínas. "Con el subsidio estudiaremos enzimas que permiten a bacterias resistir la acción de los antibióticos -explica-. Eso podrá ayudar al desarrollo racional de fármacos."

A Soncini le fue renovado su subsidio. "Mi grupo estudia ciertos sistemas bacterianos que reconocen parámetros específicos del ambiente donde se encuentra la bacteria -indica-. De esta manera, controlan la producción de factores necesarios para la colonización de determinados tejidos. Es interesante averiguar cómo engañar a la bacteria para que produzca o deje de producir estos factores durante una infección, y así poder incidir en este proceso."

Chagas, Parkinson y cáncer

En Buenos Aires, tres de los científicos distinguidos trabajan en el Instituto de Genética y Biología Molecular (Ingebi). Mariano Levin investiga distintos aspectos ligados con el mal de Chagas; su proyecto, financiado por el HHMI, se vincula con el estudio de los efectos patológicos que producen los anticuerpos contra el Trypanosoma cruzi (el parásito que causa la enfermedad), generados durante la infección crónica.

"En el modelo animal demostramos que estos anticuerpos inducen cambios en el electrocardiograma de los ratones, hecho que genera un cuadro de muerte prematura semejante a una situación típica en la enfermedad de Chagas, que es la muerte súbita -explica Levin-.Vamos a estudiar los anticuerpos que se forman en pacientes con enfermedad cardíaca de Chagas y que reaccionan frente a receptores cardíacos. Esto nos llevará a desarrollar una serie de modelos experimentales para definir cómo es que los anticuerpos ejercen su acción patogénica, y cómo neutralizar sus efectos."

Levin, además, desarrolló junto con sus colaboradores, con Caritas y el obispado de Añatuya (Santiago del Estero) y con el apoyo de la Fundación Bunge y Born, un programa piloto de tratamiento de la enfermedad de Chagas crónica.

Marcelo Rubinstein, también del Ingebi, estudia un neurotransmisor, la dopamina, que participa en el control del movimiento, del aprendizaje y del estado emocional. "La neurotransmisión dopaminérgica deficiente o excesiva es característica del Parkinson, la esquizofrenia, el déficit de atención y la autoadministración compulsiva de drogas psicoactivas. Estudiar el papel y sitio de acción de estos receptores en el cerebro es fundamental para comprender cómo funciona este sistema complejo y aportar elementos para tratamientos más efectivos."

Ana Belén Elgoyhen volvió al Ingebi en 1995, luego de un posdoctorado en The Salk Institute for Biological Studies, California. Estudia la participación de ciertos receptores en el normal funcionamiento del oído interno. "Identificamos, clonamos y caracterizamos dos tipos de receptores presentes en la cóclea del oído interno -explica-. Son mediadores en la transmisión de información y la modulación que el sistema nervioso central ejerce sobre la audición. Este sistema cumple un papel importante en la regulación de la audición, la detección de sonidos en ambientes ruidosos y la protección del oído interno ante el trauma acústico."

Fernando Goldbaum trabaja en la Fundación Campomar "en el desarrollo de vacunas a partir de la ingeniería de proteínas de un antígeno muy potente y estable de la bacteria Brucella -dice-. Modificamos esta proteína y le insertamos porciones de otras proteínas para desarrollar una respuesta inmune contra esos antígenos insertados. Esto podría servir para desarrollar vacunas sintéticas contra virus, bacterias, parásitos o distintos tipos de cáncer".

Armando Parodi trabaja sobre el control de la calidad del plegamiento de glicoproteínas. "Las proteínas son como piolines, formados por una cantidad variable de aminoácidos. Luego de sintetizadas,se pliegan; es decir, adoptan en el espacio una estructura tridimensional que determina sus propiedades biológicas. Es un procedimiento muy ineficiente: en ciertas proteínas, sólo un porcentaje muy bajo consigue adquirir el plegamiento correcto. Las que se pliegan incorrectamente deben ser destruidas, ya que son un peligro para la vida de la célula. Por ejemplo, la encefalopatía espongiforme bovina (el "mal de la vaca loca") no es más que la acumulación de una proteína que se pliega incorrectamente en una célula que es incapaz de desembarazarse de ella."

Alberto Carlos Frasch, director del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas-Instituto Tecnológico de Chascomús, de la Universidad de San Martín y el Conicet, analiza la biología molecular del Trypanosoma cruzi. "El estudio de estas moléculas que están en la superficie del parásito permitirá identificar las que son esenciales para su supervivencia. Estas últimas podrían ser un blanco ideal para el desarrollo de nuevas drogas o vacunas. Nosotros caracterizamos unas moléculas denominadas mucinas que cubren totalmente al parásito. Las mucinas son necesarias para que el tripanosoma se proteja contra el sistema inmunológico del huésped infectado. Pero hay muchas mucinas diferentes: esta variabilidad es la que confunde temporariamente el sistema inmunológico del huésped y permite que el tripanosoma lo evite."

Alberto Kornblihtt trabaja con su grupo en uno de los problemas centrales de la biología: la diferenciación celular y el mecanismo que hace que ciertos genes produzcan más de una proteína. "Este fenómeno, que se llama splicing o procesamiento alternativo, es más común de lo que se pensaba y se sabe hoy que alrededor de un 40 o 50% de los genes humanos son capaces de producir más de una proteína. Nosotros analizamos cuáles son los mecanismos celulares que permiten a un gen fabricar más de una proteína distinta. El conocimiento de este mecanismo es necesario para entender la diferenciación celular e implica, por ejemplo, comprender el cáncer."

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.