Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciclo modelo para la TV pública, alejada del rating

Miércoles 06 de febrero de 2002
SEGUIR
LA NACION

"Pensándolo bien", programa dedicado a la ciencia coproducido por el Ministerio de Educación. Conducción: Cristina Mucci. Coordinación general: Mariana Podetti y Horacio Tignanelli. Producción ejecutiva: Virginia Gallo. Por Canal 7, los sábados, a las 18. Nuestra opinión: bueno.

Con raras excepciones, hoy casi desaparecidas de la programación, la ciencia fue desplazada de la TV abierta para instalarse cómodamente en el cable, constituyéndose en la materia prima de buena parte de la mejor oferta, en términos de calidad y con la siempre actualizada fórmula del documental, a disposición de los televidentes.

Esta propuesta generosa en títulos y en temas tuvo durante algunos años una módica correspondencia en la pantalla abierta gracias, sobre todo, a "La aventura del hombre". Pero nunca fue acompañada por un espacio de discusión sobre temas científicos y educativos, pensados desde una mirada local, con un carácter parecido al que adquieren los programas de debate sobre cuestiones literarias, hoy tan difundidos en algunos canales de cable consagrados a la cultura.

Desde esta perspectiva, "Pensándolo bien" asoma como una idea plausible y a la vez como un ejemplo inequívoco del tipo de contenidos que habría que tener en cuenta cada vez que se piensa en un modelo de televisión pública ajena a los vaivenes del rating y de las contingencias de la actualidad.

En el armado del atractivo diseño escenográfico y en la música incidental con aires jazzísticos confiada a Pedro Aznar se aprecia a las claras la intención de los responsables del programa de evitar el riesgo más inmediato que afronta esta clase de iniciativas: la de caer en el tedio y acotar el interés de lo dicho y mostrado sólo al estrecho ámbito de la comunidad científica.

Si estos programas adquieren sentido es precisamente porque logran divulgar, con el lenguaje más llano posible, cuestiones de ardua comprensión y complejo análisis. La voluntad de debatir es manifiesta, sobre todo desde el momento en que el tema elegido comienza a discutirse en el estudio tras una muy somera presentación.

Falta de llaneza

No estaría de más sostener las deliberaciones entre los panelistas con más elementos visuales como los utilizados en la introducción. Y a la vez le haría muy bien al debate la convocatoria de alguna persona ajena al quehacer científico y con manejo de términos de sentido común, con el suficiente equilibrio para que los interrogantes del hombre común también lleguen a cuestiones tan apasionantes como la clonación o el futuro del aprendizaje.

Como conductora, Cristina Mucci es prolija, didáctica y sabe conducir con destreza las discusiones. Pero el compromiso que siempre supo exhibir en "Los siete locos" (aquel atractivo programa dedicado a los libros que supo pasar por la TV abierta en otros tiempos) aquí se transforma en cierta frialdad que a veces no invita a un compromiso activo por parte del televidente. El exceso de formalidad no es el mejor aliado para una fórmula que la TV abierta casi abandonó y que, con los medios adecuados y un nuevo envase, podría reinstalarse cómodamente en ese lugar.

Te puede interesar